Sin mascarillas en los aeropuertos por orden gubernamental de mi persona. Por Manuel Artero

El fraudillo habla de sí mismo con la expresión de mi persona y claro está, se le escapa al pronunciar las dos palabras, un sonrisa irónica, que millones de españoles comprendemos a la perfección

Leer más