De la necesaria precisión del maestro relojero que todos añoramos: Homenaje a Ramón. Por Manuel Artero

Mi amigo Ramón es un privilegiado pero no se lo cree, ni alardea de ello, por “solidaridad obrera”. El caso es que supo cambiar de oficio a tiempo. Le conocí hace muchos años como cámara de TVE, periodista audiovisual y sindicalista comprometido por la supervivencia de la televisión pública en Cantabria.

Leer más