Homenaje a Miguel Giménez que nos amplifica la trompeta del apocalipsis de una sociedad que está exhalando sus últimas boqueadas. Por Rafael Gómez de Marcos

Los profanadores de estatuas no conocen hasta qué punto juegan con poderes más allá de su comprensión. El Comendador siempre acaba por presentarse

Leer más