El fumeque, la economía y el ejemplo de la victoria que nos muestra la muy bella, culta e industrial ciudad de Oporto

Leo esta mañana las noticias que aseguran que nuestros políticos ya le han dicho a Mister Adelson que en su proyecto de Gran Casino en la Comunidad de Madrid no se podrá fumar, e intuyo una fatal y paradójica coincidencia: Incluso me puedo imaginar hasta un puñetazo encima de la mesa.

Porque mas allá de la alta política, las decepciones, nuestro chapurreo del inglés  y las perspectivas de futuro, esas olimpiadas acariciadas en Madrid por al menos setenta mil voluntarios, mas la inversión turística y constructora del magnate norteamericano suponían un auténtico y prometedor marco económico en la Comunidad de Madrid, y hoy, desgraciadamente intuyo que, al igual que las Olimpiadas, los casinos se marchan a Japón, pegaditos a ese rebufo inversor en yenes y olvidan, para siempre, nuestro territorio libre de humo y en el que todo lo que huele a ladrillazo y construcción está considerado como anatema social y político.

Y recuerdo ante la pesadilla mis momentos de gloria durante este verano en la muy culta, europea e industrial ciudad de Oporto, porque  estoy seguro que la pequeña pero real historia que les voy a relatar, además de interesante les parecerá reveladora de la íntima y vital conexión que existe entre el futuro prometedor y la tolerancia democrática. Una pequeña franja de vida para todos entre las fronteras impuestas por los mandones, auténticos y egoístas don nadies de la política corrección.

La casa de la música de Oporto

Voy a ello.

La Casa da Música de Oporto se ha convertido desde su finalización en el año 2005 en un icono de la ciudad atlántica. La sala de conciertos fue diseñada por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, y da cabida en la actualidad a la institución del mismo nombre y sus tres orquestas, la Orquestra Nacional do Porto, la Orquestra Barroca y el Remix Ensemble. Su construcción se encuadró en el proyecto Oporto 2001-Capital Europea de la Cultura y ya desde los planos y primeras maquetas despertó la admiración del mundo entero por los retos de ingeniería civil  que planteaba el proyecto.

La sala sinfónica

Por aquí han desfilado los grandes directores, los mejores concertinos y las mas prestigiosas sinfónicas del mundo, y todos ellos, han comido en su restaurante de la séptima planta, y de paso, seguro, han disfrutado de su carta heredera del talento culinario portugués. Grandes hombres y mujeres de talento, cultos. artistas en definitiva, algunos fumadores, que habrán gozado de magníficas sobremesas plenas de humo y discusiones infinitas sobre el talento de Schubert o quizás, el vals desconocido del Tolstoi. Sobre cómo encarar el tercer movimiento de Rachmaninoff o los estacatos necesarios para comunicar en el Concierto para violonchelo de Elgar.

Detalle del interior del restaurante de La Casa de la Música de Oporto.

Porque les reconozco  que cuando la bellísima directora de sala me preguntó de si quería mesa de fumadores o no fumadores, un servidor casi le da un beso. Porque las risas de complicidad nos acompañaron hasta la mesa de fumadores.

– ¿Y cómo lo han conseguido, en este corazón cultural e industrial de la Vieja y Regulada Europa? Le pregunté  a la bella maitrasse.

– Con discreción señor, y la pequeña fortuna de que nuestro ministro de Cultura es fumador. Me respondió ella, con la sonrisa en los labios y estoy seguro,  la íntima satisfacción que proporcionan las batallas ganadas.

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Artículos recomendados

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: