YAK-42 Dolor e indignación

recuerdo las imágenes de TV días después de la tragedia, de restos personales esparcidos por una ladera envuelta en la niebla, en aquellas tierras lejanas de Trebizonda
Recuerdo las imágenes de TV días después de la tragedia del Yak-42, de restos personales esparcidos por una ladera envuelta en la niebla, en aquellas tierras lejanas de Trebizonda

 

Siempre que uno piensa en una autopsia nos viene a la mente la imagen profesional de las películas en las que de inmediato se trasladan los equipos profesionales necesarios al escenario de la tragedia, se acota el espacio, se planta un laboratorio estéril y en la zona de campo se fotografía absolutamente todo y se trata hasta el más mínimo resto con el mimo y cuidado que merece para no desvirtuar la prueba y poder obtener toda la información posible.

 

¿Ocurrió esto en el incidente del YAK-42? ¿Pudo haberse evitado?, estas preguntas martillean las sienes de cualquier compañero y de cualquier ciudadano con un mínimo de humanidad y si no fuera por las consecuencias trágicas de aquel hecho esto se podría comparar con las chistes bélicos de Gila por el mercadeo de las subcontrataciones del avión y la tramoya de intereses que han manejado los responsables políticos.

 

Pensando en el preciso momento del conocimiento de la tragedia en el departamento responsable… ¿se pensó en adoptar alguna medida urgente de cara al envío de equipos forenses en contacto directo con las autoridades turcas? ¿porqué no se hizo? ¿qué medidas se adoptaron?.

“Recuerdo las imágenes de Televisión días después de la tragedia, de restos personales esparcidos por una ladera envuelta en la niebla, en aquellas tierras lejanas de Trebizonda”

 

Dentro de círculos militares siempre se comentaba con humor, entre los mismos usuarios, el estado de los aviones de transporte de personal a las zonas de acción. Afortunadamente y desgraciadamente a la vez,  el soldado, el militar español, siempre ha sido adiestrado en la austeridad, en evitar la queja ante las carencias materiales, y siempre se ha considerado como “forja” el aprender a vivir en situación de necesidad dando lo mejor de nosotros mismos. Esto lo entiende y aplica un militar profesional desde su más tierna formación pero otra cosa es que a costa de los recortes en materia de defensa sufra la seguridad del personal, y más aún, que se dilapide el presupuesto y unos dineros que España ni tiene ni puede tener en el mantenimiento de diecisiete pesebres autonómicos. Pensemos por un momento exclusivamente en la deuda catalana de 56.000 millones de euros que fueran empleados no solamente en Defensa sino también en Seguridad, en Educación o en Sanidad… y no es demagogia, es pura realidad, otro gallo nos cantaría.

 

Dado que ha cobrado actualidad el tema con el informe del Consejo de Estado, relativo al accidente del YAK-42, en el que perecieron 62 compañeros militares, nos podemos permitir bucear un poco al asunto por si fuera posible encontrar algo de interés.

 

Según el pantallazo que más abajo se refleja, correspondiente al informe del Consejo de Estado, vemos que la agencia de la OTAN  conocida con las siglas NAMSA, NATO Maintenance and Supply Agency, contrata a la empresa CHAPMAN FREEBORN AIRMARKETING para encargarse del transporte de las tropas españolas.

Conocemos que la citada empresa, CHAPMAN FREEBORN AIRMARKETING, en 2012 y tras sentencia del TS se niega a pagar la indemnización que corresponde a los familiares de las víctimas y que adelantó el gobierno de España a través de los PGE. Entre otras cosas porque en esas fechas no factura ni un euro tal como hemos podido comprobar en su informe mercantil (2009 es el último año que factura).

Lo curioso del caso es que la empresa hermana de CHAPMAN FREEBORN AIRMARKETING, concretamente CHAPMAN FREEBORN AIRCHARTERING, que si está activa, vivita y coleando en 2015 ha facturado 5,5 millones de euros, percibió una subvención de unos 275.000 euros del Ministerio del Interior cuando el señor Rubalcaba era su ministro, subvención del todo muy rara y que se debería estudiar a fondo en base al real decreto, publicado en el BOE, que la regula y que se adjunta.

Resumiendo, y a la vista de los hechos, la mala gestión de la empresa adjudicataria, CHAPMAN FREEBORN, que permite hasta cuatro subcontrataciones de diferentes líneas aéreas de transporte, subcontrató con VOLGA DNEPR, en SHANNON (IRLANDA); que subcontrató a su vez con ADRIYATIK LTD, en ESTAMBUL (TURQUÍA); que subcontrató a su vez con JTR COMPANY SAL, en Beirut (Líbano) y que, a su vez, subcontrató con UKRAINIAM MEDITERRANEAN AIRLINES, en Kiev (Ucrania), ésta última de la que se debería hablar y no poco, no solo en 2012 no había pagado un solo euros de los más de seis millones a los que fue condenada, sino que encima recibe subvenciones de nuestro erario público. desconocemos si al día de hoy ha pagado lo sentenciado.

 

Como me escribía ayer un querido amigo… ¡ES PARA NOTA. CORNUDOS Y APALEADOS!.

 

En prensa surge la pregunta… ¿cómo se podría haber evitado?… como definía el jurisconsulto romano Ulpiano al definir la Justicia “dando a cada cual lo suyo”, lo correspondiente para cumplir la misión, no ahorrándose en el presupuesto de la contratación de los vuelos de transporte de disciplinadas tropas que no se iban a quejar por el estado de los aparatos pensando en que sería una última prueba, fácil de superar, pensando en que tras unas horas de viaje se sentiría el abrazo de los seres queridos.

 

No sé si aunque la contratación estuviera en manos diferentes al mando de las tropas, alguna máxima autoridad de esa fuerza, empujado por la responsabilidad moral,  dimitió o pensó en dimitir como forma de exigir depuración de responsabilidades, o simplemente pensó que aquello no era cosa suya.

 

Siempre pensé si en aquel dramático viaje de regreso hubo algún militar especialista del Ejército del Aire que a la vista del estado del aparato y su tripulación, se negara a tomar el vuelo, y si sería cotejada su opinión de especialista.

 

A la vista de los graves errores en la selección de restos… ¿cómo se hizo la recogida y cómo se hicieron las autopsias, si se hicieron?…  ¿se firmaron en blanco en el hangar de espera antes de la llegada de los restos?… estas preguntas  me vienen una y otra vez a la memoria cuando recuerdo las imágenes de Televisión días después de la tragedia, de restos personales esparcidos por una ladera envuelta en la niebla, en aquellas tierras lejanas de Trebizonda.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario