José Miguel Contreras: Protejamos la pena de telediario, la manipulación periodística y con ellas nuestros bolsillos

PROTEJAMOS LA PENA DEL TELEDIARIO
José Miguel Contreras: PROTEJAMOS LA PENA DEL TELEDIARIO

 

 

José Miguel Contreras nos brinda en su artículo todo el manual de estilo La Sexta, manual impuesto por el mismo y por García Ferreras en su MÁS PERIODISMO. Defiende a ultranza el paso de la inexistente presunción de inocencia a la presunción de culpabilidad, para ello defiende el tratamiento de las noticias con las técnicas del infoentretenimiento, convirtiéndolas en meras mercancías. Toda una declaración de intenciones de un “catedrático de comunicación” al que le gustan demasiado los negocios, sobre todos si estos no tienen ningún riesgo y les anteceden informaciones privilegiadas cercanas al poder político. Lean, no tiene desperdicio:

 

 

PROTEJAMOS LA PENA DEL TELEDIARIO (José Miguel Contreras)

“… no hay duda de que uno de los momentos televisivos preferidos de muchos espectadores es el de poder ver la llamada “pena del telediario”…
… es habitual escuchar voces públicas que defienden la eliminación de las penas del telediario. El argumento de base es que esas imágenes suponen una condena social de facto, que ignora el principio de la presunción de inocencia. La cuestión no puede ser más absurda. Las imágenes no reflejan la condena sino la detención, porque hay firmes indicios de que ha cometido algún delito. Si el principio de presunción de inocencia se antepusiera a todo, ni siquiera la detención debería tener lugar puesto que no ha habido aún condena. Un disparate.

Lo que sí reflejan esas voces es el daño moral que parece infligir a los corruptos detenidos esas imágenes difundidas incesantemente en las televisiones. He de reconocer que en mi caso me provocan un efecto hipnótico. Siento un alivio cuando las veo. Por un momento, esa reproducción electrónica de la realidad me hace creer que quizá hay justicia y que, de vez en cuando, el que la hace la paga. Pienso que ese castigo público debería formar parte de cualquier condena por un delito que supone el enriquecimiento ilícito, el haber sacado provecho, quebrantando la ley, de la confianza de los ciudadanos y de transformar el servicio público en vehículo para el robo de bienes ajenos.

Propongo por tanto regular un protocolo especial para llevar a cabo la detención de los corruptos. Puedo llegar a entender que se impida el contacto directo a reporteros y ciudadanos con los acusados para evitar altercados e incidentes. Se deberían habilitar unas vallas de seguridad que facilitaran la visibilidad del público asistente. Sin embargo, el paseíllo hasta el vehículo policial habría que reglamentarlo. Deberíamos dejar al menos 200 metros de recorrido obligado, para que el detenido, convenientemente esposado, se dirigiera hasta el coche. Propongo que el desplazamiento lo hiciera en solitario y sin elementos que entorpecieran su marcha. Todo ello, eso sí, perfectamente televisado, con posibilidad de utilizar diferentes tomas y repeticiones con cámaras superlentas, al estilo de los encierros de San Fermín. Incluso, propondría la colocación de una mini cámara que portara el detenido en su solapa que nos permitiera tener una toma subjetiva de gran valor emocional. Una buena selección musical difundida con megafonía sería el toque final perfecto…”.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rafael Gómez de Marcos

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional.

Deja un comentario