La estancada educación española nos lleva a las mas bajas simas de la miseria intelectual y vital

Por qué la educación española sigue estancada
Por qué la educación española sigue estancada

 

A veces me pregunto, casi desde siempre, vamos, desde que tenía unos quince años, ¿por qué a muchos españoles les encanta lo cutre, lo costroso, lo zafio y lo chabacano? No hay más que ver las astracanadas en las películas que producimos, etc… Esta pregunta resulta curiosa y podría alguien objetar que no es cierta, pero basta darse una vuelta por el mundo real para darse cuenta en que no está nada desencaminada.

 

“¿Somos más tontos, los Españoles?, no, lo dudo mucho. Para mi el problema consiste en que no se da valor al estudio, la excelencia, a los mejores, a los que se esfuerzan por saber, a los que leen…”

 

 

A mí en concreto me parece que no por falta de inteligencia ( en algunos casos sí ), sino más bien por falta de sensibilidad o por desprecio de ella. Algunas personas confunde sensibilidad con sensiblería, con falta de hombría y con poco valor como hombre. Por eso esta característica es menos acusada entre las mujeres que en general sí tienen más sensibilidad y empatía y no dudan en mostrarla cuando hace falta, precisamente porque este valor las hace más humanas y candidatas a ser madres.

 

 

La maternidad es pura sensibilidad. La sensibilidad hacia las crías y sus problemas es innata, para ello los bebés tienen esos rasgos redondeados y esos ojos grandes que por lo general, en personas normales incluso hombres, inhiben la agresividad. El feminismo radical llevado a sus extremos es espejo real de esto que argumento. No sé por qué, cuanto más primitiva y vacía de contenidos es la cultura de una sociedad, más aumenta el número de detractores de la sensibilidad.

 

 

En Francia, que es un país con gran cultura; hace muchos años pude comprobar como jóvenes, chicos y chicas entraban en las tiendas de discos y lo mismo salían con canciones de Los Beatles, de Bob Dylan, etc, como con temas de grandes compositores clásicos, nocturnos de Chopin, Sinfonías de Beethoven, Brahms y demás autores clásicos. Además pude ver ojeando programas concurso en televisión Francesa, cómo la media de conocimientos de personas de nivel medio era superior al del nivel medio español.

 

 

¿Somos más tontos, los Españoles?, no, lo dudo mucho. Para mi el problema consiste en que no se da valor al estudio, la excelencia, a los mejores, a los que se esfuerzan por saber, a los que leen. Etc… Es a día de hoy y también sigue ocurriendo en Francia esto que recuerdo. Tengo varios conocidos jóvenes entre chicos y chicas que demuestran un nivel de sensibilidad y educación, superior a la media de sus homólogos españoles; y eso aún teniendo en cuenta que el número de inmigrante de países musulmanes, en los cuales la medida de la cultura es El Corán, con sus postulados pre medievales se ha ido infiltrando en los grupos franceses. Desde la escuela y el instituto más que el saber los temas de memoria, se premia y refuerza a aquellos alumnos que tienen un pensamiento crítico acerca de las cosas y son capaces de valorarlas con su motivación e inteligencia.

 

 

La enseñanza es muy diferente a la Española. Se premia también la competitividad y el esfuerzo y no como aquí en que, por envidia supongo, el resto de compañeros desprecia al que destaca. Esto produce un efecto rebote que se traduce en que para ser considerado y popular e integrarse hay que estar en los grupos de malotes y malotas de manera que el nivel general cae en picado. De esta forma tan absurda el conocimiento, la sensibilidad y el uso de la inteligencia quedan muchas veces por debajo de la línea de flotación de los valores humanos y de la educación. Creo que algunos grupos políticos debieran hacérselo mirar y no poner tantos impedimentos y peros a una reforma en profundidad de la educación y de los valores a inculcar en las nuevas generaciones, también en dar libertad absoluta para la educación concertada o pública y también religiosa o laica, en definitiva son las herramientas que nos pueden rescatar de ese nivel subterráneo en el que andamos como gusanos ciegos arrastrándonos, y no poner impedimentos ideológicos, que solo nos llevan a las mas bajas simas de la miseria intelectual y vital.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario