Para los supervivientes se llamaba churro, media manga, manga entera…

 Se llamaba churro, media manga, manga entera...
Se llamaba churro, media manga, manga entera…

 

 

“Disfrútanos y atesóranos, aprende de nosotros. Cuídanos más y mejor. Hemos sido supervivientes de verdad”

 

 

Un día un joven le preguntó a su abuelo: “¡¡Abuelo!! ¿Cómo pudistéis vivir antes…?

– Sin tecnología avanzada

– Sin Internet

– Sin ordenadores

– Sin televisiones de plasma con 400 canales

– Sin drones

– Sin bitcoins

– Sin móviles

– Sin Facebook, Twitter, sin redes sociales.

El abuelo respondió:

“Al igual que tu generación vive hoy…

– Sin oraciones

– Sin dignidad

– Sin compasión

– Sin vergüenza

– Sin honor

– Sin respeto

– Sin personalidad

– Sin carácter

– Sin amor propio

– Sin modestia

– Sin honra

Nosotros, las personas nacidas entre 1950 y 1980 somos los bendecidos, nuestra vida es una prueba viviente.

👉 Cuando montábamos en bicicleta, nunca usábamos el casco. Nuestras bicicletas antiguas nos llevaban a todas partes, eran unas auténticas campeonas, y si se estropeaban nosotros mismos las arreglábamos.

👉 Después del colegio, hacíamos los deberes y salíamos a jugar hasta el anochecer. Éramos sanos callejeros.

👉 Jugábamos con amigos de verdad, no amigos de Internet. Jugábamos a las chapas, hacíamos carreteras con las manos, jugábamos a las canicas en el “guá” o en el “veo”, jugábamos al peón o a la peonza, jugábamos al yoyó, a la taba, jugábamos a los cromos de fútbol, apostándonos un taco de cromos con la taba y coleccionábamos enteritos los álbumes de cromos de fútbol, jugábamos al dólar, jugábamos partidos de fútbol donde poníamos dos piedras como postes…

👉 Si alguna vez nos sentíamos sedientos, bebíamos agua del grifo, no agua embotellada.

👉 Nunca nos poníamos enfermos, compartiendo el mismo vaso con nuestros amigos. Y teníamos siempre las piernas y brazos magullados con heridas de tanto jugar en la calle y nos echábamos mercromina para curarnos, nada más

👉 Nunca ganábamos peso y comíamos platos de arroz y muchas legumbres y casi siempre platos de cuchara. No habían pizzas ni hamburguesas ni platos elaborados caprichosos, sino que comíamos del puchero de las maravillosas comidas caseras de nuestras madres.

👉 No les pasaron nada a nuestros pies a pesar de andar casi siempre descalzos.

👉 Nunca usamos complementos para mantenernos saludables. Nuestra dieta eran la calle, la alegría y la felicidad

👉 Solíamos crear nuestros propios juguetes y jugar con ellos. Teníamos mucha creatividad e imaginación, hacíamos hasta cabañas y nos metíamos dentro

👉 Nuestros padres no eran ricos, tenían una economía modesta. Pero ellos nos dieron amor, valores, educación y respeto, no caprichos materiales inalcanzables. Pero fuimos unos niños muy felices y nuestra infancia fue maravillosa y no teníamos de nada. Usábamos la ropa de nuestros hermanos mayores que iban pasando de unos a otros igual que los libros de texto en el colegio

👉 Nunca tuvimos teléfonos móviles, DVD, Play Station, Xbox, videojuegos, ordenadores personales, Internet, ni televisiones lujosas con 400 canales… Pero sí tuvimos amigos de verdad. Auténticos amigos. Y veíamos una única televisión en blanco y negro con solo dos canales, nada más, que empezaban a las 3 de la tarde con el telediario. El segundo canal se llamaba UHF

👉 Visitábamos la casa de nuestro amigo sin haber sido invitados y disfrutábamos de la comida con ellos. Para llamarnos no utilizábamos el portero automático de los edificios, sino que nos avisábamos a voces por las ventanas. Los vecinos de un bloque nos conocíamos todos y éramos como una gran familia. Y si alguien alguna vez necesitaba ayuda todo el mundo se volcaba

👉 Los familiares vivían cerca para disfrutar el tiempo de la familia. La familia estaba siempre unida y siempre comíamos todos juntos, padres e hijos, y hablábamos en la mesa de todas nuestras cosas diarias, tanto los mayores como los pequeños

👉 Es posible que hayamos estado en fotos en blanco y negro, pero puedes encontrar recuerdos muy coloridos en esas fotos. No teníamos móviles lujosos para hacer buenas fotos, habían las típicas cámaras fotográficas de la época y aquellas fotos en blanco y negro eran una fiesta cuando se revelaban

👉 Somos una generación única y más comprensiva, educada en valores y respetuosa, porque somos la última generación que escuchó a nuestros padres…

Y también la primera que tuvo que escuchar a nuestros hijos…

Pero abuelo ¿Realmente pudistéis vivir así, vuestra vida era así?

Por supuesto, y no cambiaría nunca aquella vida que yo tuve con la que tú tienes ahora.

¡Somos una edición LIMITADA! Disfrútanos y atesóranos, aprende de nosotros. Cuídanos más y mejor. Hemos sido supervivientes de verdad.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Javier M. B.

Javier M. B.

Mi nombre completo es Javier Muñoz Bargueño y me considero amigo de mis amigos, idealista, romántico, vehemente, nostálgico, sentimental, sensible, sencillo, nada materialista, creyente. Mis pasiones: los animales, la literatura. Soy amante de España con todas las palabras, de sus gentes, de sus pueblos, de su historia, geografía, de su gastronomía, etc. Demócrata y liberal convencido. Cristiano, como seña de identidad. Conversador y polemista respetuoso, nunca intolerante. Mi frase favorita: "No es más feliz quién más tiene sino quién menos necesita"

2 comentarios sobre “Para los supervivientes se llamaba churro, media manga, manga entera…

  • el 7 diciembre 2017 a las 11:47
    Permalink

    Tiene vd muchísima suerte. Su abuelo es un gran retratista y vd un buen y fiel intérprete.
    Gracias.

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 7 diciembre 2017 a las 18:34
    Permalink

    Javier, le puedo asegurar que los que nacimos en el 49 -como es mi caso-, incluso los de antes, presentes o por desgracia ausentes, también. Jajajaja
    Me había llegado esto por Whats App en forma de vídeo, pero me alegro de verlo por aquí escrito. Coincido con las ideas de ese abuelo y, salvo en lo de los animales -me gusta la Zoología, pero no tenerlos- también en el perfil con que nos obsequia.
    Espero seguir leyendo sus publicaciones.

    Respuesta

Deja un comentario