Otra vez Gure Esku Dago, el derecho a decidir y las cartas de extorsión: Esto no es ser vasco, es ser alimañas. Por Eugenio Narbaiza

Guare Esku
Carta a los propietarios de bares y restaurantes del Casco Viejo de Vitoria, en la que se solicitaba apoyar la dinámica Gure Esku Dago y el derecho a decidir

“El nacionalismo soberanista vasco, ha comenzado una nueva fase de presión a la sociedad de la comunidad autónoma, con actos reivindicativos del derecho de autodeterminación y apelando al derecho a decidir”

 

 

El nacionalismo soberanista vasco, ha comenzado una nueva fase de presión a la sociedad de la comunidad autónoma, con actos reivindicativos del derecho de autodeterminación y apelando al derecho a decidir sobre su futuro por parte de los ciudadanos, con la creación de una plataforma, que con la denominación GURE ESKU DAGO (Está en nuestras manos) ha iniciado una serie de actos reivindicativos, con el desarrollo de una cadena humana que unía simbólicamente las tres capitales vascas y cuyo centro de reunión fue Vitoria, la considerada como la sede oficial del gobierno autonómico. En este acto reivindicativo del nacionalismo soberanista vasco, estuvieron presentes en calidad de organizadores distintos dirigentes del PNV, fundamentalmente guipuzcoanos, el sector más independentista del partido, así como líderes vascos de Podemos y distintos responsables de la izquierda abertzale, quienes contaron con la cobertura de la televisión autonómica como aparato de propaganda, al realizar una programación especial para difundir la necesidad del derecho a decidir de los vascos.

Casco Viejo de Vitoria
Casco Viejo de Vitoria

“Días antes de la celebración de esta cadena humana, distintos responsables de la plataforma soberanista, dirigieron una carta a los propietarios de bares y restaurantes del Casco Viejo de Vitoria, en la que se solicitaba apoyar la dinámica Gure Esku Dago”

Días antes de la celebración de esta cadena humana, distintos responsables de la plataforma soberanista, dirigieron una carta a los propietarios de bares y restaurantes del Casco Viejo de Vitoria, en la que se solicitaba apoyar la dinámica Gure Esku dago y el derecho a decidir, aportando el 10% de su recaudación del día a esta plataforma, a cambio de proporcionarles una decoración adecuada desde la organización, para lo cual, miembros de la misma, pasarían por los locales entre los días 6 y 9 , a fin de conocer su compromiso con la causa soberanista.

Ante esta situación que genera miedo y preocupación entre los hosteleros vitorianos del casco viejo, puesto que consideran que, si no aportan dinero a Gure Esku Dago, quedarían marcados, el portavoz de los populares vascos Borja Samper ha manifestado que con las formas utilizadas por los responsables de esta plataforma, en el País Vasco, se ha iniciado una nueva forma de impuesto revolucionario, con la complicidad en este caso, del partido que rige los destinos del gobierno regional, dada la activa participación de miembros del Euskadi Buru Batzar de esta formación como Joseba Eguibar, presidente de la provincia de Guipúzcoa y hombre destacado del partido fundado por Sabino Arana.

20180610161210_gure-esku-dago-ortuzar-at_foto610x342
Gure Esku Dago 2018. De una vez por todas, cabe preguntarse de qué lado está el PNV

“Otra vez. Todo el mundo se había hecho ilusiones que con la disolución de la banda terrorista ETA, la comunidad autónoma vasca, entraría en una fase de normalización de la convivencia”

Otra vez. Todo el mundo se había hecho ilusiones que con la disolución de la banda terrorista ETA, la comunidad autónoma vasca, entraría en una fase de normalización de la convivencia y que, por fin, ese miedo generado desde el nacionalismo radical vasco durante casi medio siglo, se habría acabado. Algunos, que conocemos al monstruo separatista, opresor de la libertad y que durante décadas ha discriminado a los ciudadanos en condición de su ideología hasta el punto de generar una limpieza étnica inducida, veníamos advirtiendo que ETA no se ha acabado, que con dejar de matar, la izquierda abertzale no ha terminado con la materialización de sus fines y que en el P.Vasco sigue sin haber libertad. Prueba de ello es la actuación de una de esas plataformas, casi siempre creadas desde ámbitos proetarras, como ya hicieran en su día con la Autovía de Leizaran, el euskera, gestoras pro amnistía, presos u otras excusas reivindicativas, en las que de una manera supuestamente amigable pero coercitiva, piden financiación económica a los ciudadanos para sus fines. Esto no es nuevo, puesto que dada la condición de vasco de quien escribe este artículo, no es sorprendente lo sucedido el pasado domingo en Vitoria, puesto que basta retrotraerse a la década de los 80 y 90 para comprobar cómo estos sectores del radicalismo vasco, tenían casi tomados por la fuerza los cascos viejos de las tres capitales vascas, en donde pancartas pro etarras eran habituales, o la existencia de huchas en los establecimientos de hostelería, puestas casi por obligación, en las que se solicitaba dinero para las gestoras pro amnistía o para el viaje de los familiares de presos de ETA. En esta ocasión y esto sí que es grave, esta plataforma ha contado con la colaboración de la televisión autonómica vasca, que, a pesar de nutrirse del impuesto de nacionalistas o no nacionalistas, ha emitido programas especiales y publicidad institucional en favor de esta plataforma secesionista que exige el derecho a decidir.

De una vez por todas, cabe preguntarse de qué lado está el PNV. Si está en favor de crear un clima de convivencia en la comunidad vasca, en donde puedan convivir nacionalistas y no nacionalistas, en paz o libertad o si seguirá siendo ese partido que de una u otra manera sigue controlando la sociedad, dejando hacer a los “hijos de ETA” porque solo son “unos chicos revoltosos” para seguir teniendo coaccionados y amedrentados a una parte de la sociedad que se siente española y que defiende la necesidad de poder tener el derecho a sentirse libres, sin ser discriminados por su manera de pensar.

Que difícil resulta ser vasco, amar a la tierra que te vio nacer porque tus mayores te han enseñado a sentirla, pero desde el amor a la España de la que forma parte, porque se crea el triste estigma de que, por ser vasco, parece que eres uno de esos asesinos etarras que no respetan la libertad de opinión o el derecho a la vida o por defender tus creencias de que las tierras vascas son parte de España resulta que eres un traidor a tu tierra y tus raíces. Hoy solo quiero reivindicar el ser vasco como algo digno, hermoso, dentro de ese espacio común y compartido llamado España y quiero acordarme de esos 300 mil paisanos que cada vez que vemos cosas de estas, nos sangra el alma, porque ser vasco, es símbolo de nobleza, gallardía y honradez y no tiene nada que ver con esos que, para imponer sus ideas, han matado, han coaccionado y quieren tener a la sociedad atemorizada para cumplir con sus objetivos políticos. Eso no es ser vasco, es ser alimañas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

3 comentarios sobre “Otra vez Gure Esku Dago, el derecho a decidir y las cartas de extorsión: Esto no es ser vasco, es ser alimañas. Por Eugenio Narbaiza

  • el 15 junio 2018 a las 12:20
    Permalink

    El día que vi aOrtuza la risas que tenía en Francia con Otegui , dije aquí hay gato encerrado.Visto esto tenía razon…

    Respuesta
  • el 16 junio 2018 a las 16:36
    Permalink

    Hace 45 años que conozco a esos individuos. Eran, son y serán peor de lo que dice usted. Solo engañan al que quiere ser engañado.

    Respuesta

Deja un comentario