Pablo Casado, nuevo presidente del PP: Sin tutelas ni tutías. España es lo único importante. Por Eugenio Narbaiza

Pablo casado en el congreso
Pablo casado en el decimonoveno Congreso Nacional Extraordinario del PP

“Pablo Casado resultó vencedor en las 25 mesas electorales en las que se depositaron los votos, obteniendo un resultado del 57,56% del total de los votos escrutados”

Pablo Casado Blanco, es desde ayer, el nuevo presidente nacional del PP al haber obtenido el 57,56% de los votos de los 3075 compromisarios participantes en el decimonoveno Congreso Nacional Extraordinario, que han celebrado los populares en Madrid.

En este Congreso nacional, convocado expresamente para la elección del liderazgo de los populares, la primera jornada celebrada el pasado viernes, tuvo como característica fundamental homenajear al presidente saliente del partido, Mariano Rajoy, quien después de haber `perdido la moción de censura planteada por Pedro Sánchez, decidió retirarse de la vida política, convocando un congreso extraordinario que designara a su sustituto en la presidencia del partido y que fuera capaz de dar un nuevo impulso a una formación popular, desorientada y frustrada por lo sucedido en el Congreso de los Diputados.

En la segunda jornada durante, el día clave de la designación del nuevo líder, el congreso extraordinario comenzó con las intervenciones de los dos candidatos en liza para la presidencia, Soraya Sáez de Santamaria y Pablo Casado, quienes expresaron ante los candidatos las líneas maestras de lo que podía ser su presidencia en el caso de ser ganadores, así como desarrollaron ante sus compromisarios, su intención de llevar a cabo una renovación del partido, desde la unidad, con la idea clara de llevar a cabo una integración de todos los sectores del partido, para posteriormente, intentar recuperar ese voto perdido, cuantificado en tres millones de votos, que serían necesarios para que en próximas elecciones, los populares, obtuvieran una mayoría suficiente en el computo electoral nacional. De las dos intervenciones de los candidatos en liza, cabe destacar la expectación que generó el discurso de Pablo Casado, quien se presentaba ante los compromisarios de su partido en la segunda posición en la batalla de la primera parte de las primarias. Su discurso, lleno de fuerza, ilusión, integración, renovación, partiendo del tronco del ideario desde la fundación de la formación popular, se centró en la necesidad de defender lo que siempre ha defendido el PP, pero desde unas nuevas maneras, en las que aseguraba que pretende contar con todos, para hacer que el partido vuelva a ser ganador y sea el motor de la prosperidad y de la recuperación de esos valores que siempre han caracterizado a los populares. En este sentido, se podría decir, que Pablo Casado, supo conjugar su imagen de un político de una nueva generación que, desarrollando el sentido y significado de dos frases muy asentadas en el seno de los populares, define cuáles son sus objetivos: “Sin tutelas ni tutías, España es lo único importante”, logrando que, durante su intervención, en cinco ocasiones, todos los asistentes al Congreso, le dedicaran una cerrada ovación, cargada de aprobación hacia las palabras del candidato, que no dejó ni un tema del ideario de los populares sin tocar, ni una sola comunidad autónoma española sin mencionar, animando a sus dirigentes a retomar con fuerza el trabajo que los lleve a ganar las contiendas electorales que se avecinan en 2019.

Posteriormente y con el retraso propio de este tipo de acontecimientos, después de que se cerraran las urnas que estuvieron abiertas durante hora y media para que los compromisarios depositaran su voto, a lo largo del recuento, Pablo Casado resultó vencedor en las 25 mesas electorales en las que se depositaron los votos, obteniendo un resultado del 57,56% del total de los votos escrutados con un total de 1701 votos a favor, mientras que Soraya Sáez de Santamaria, obtenía 1250 votos, que no le resultaban suficientes para llegar a su objetivo de ser la presidente del PP.

pablo casado con bandera
El PP en sí mismo es una ideología, la de los “populares”, es decir la de estar al servicio de España

” Con la elección de Pablo Casado como nuevo presidente de la formación, solo se puede decir que el centro derecha español ha superado uno de los obstáculos importantes que el horizonte le había puesto en el camino”

Analizando el desarrollo de este 19 Congreso Extraordinario del `PP, en el que ha salido elegido Pablo Casado como nuevo presidente de la formación, solo se puede decir que el centro derecha español ha superado uno de los obstáculos importantes que el horizonte le había puesto en el camino. Todo eran temores y miedos sobre cual podía ser el resultado de este congreso, en el que la primera fuerza política española se jugaba no solo su futuro, sino su supervivencia en el mapa político español, pero ha quedado completamente claro que, con la nueva presidencia de Pablo Casado, el PP ha llevado a cabo un relevo generacional modélico, con responsabilidad, sentido de estado y con la clara evidencia de que se pretenden mantener los valores de siempre, centrados en el servicio a España, tal y como se viene reflejando desde su fundación, cuando Manuel Fraga Iribarne se presentó ante la sociedad española con un lema tan válido en aquel entonces, como hoy en día, ese lema de “España es lo único importante”. No se puede concebir un partido de centro derecha en España, capacitado para gobernar, sin que tenga en valor sus principios e ideario y en este sentido, por lo menos en su discurso de acceso a la presidencia del primer partido de España, Pablo Casado ha demostrado claramente que además de tenerlos, los ejerce, algo que para sectores importantes del electorado de centro derecha, no solo es necesario, sino imprescindible.

Pablo Casado, a la vez que necesita tiempo para llevar a cabo sus objetivos como presidente del partido, necesita la ayuda que se precisa para configurar un proyecto que por lo observado en el Congreso y por lo que se palpa en sectores de la sociedad que no son de izquierdas, ha insuflado alegría, esperanza y nuevos aires a un partido que sabe gobernar, sacar a España de atolladeros importantes y lo que es más importante, siendo uno de los pilares básicos de la sociedad democrática española. Algunos pueden decir que el PP se ha derechizado, otros incluso desde el mismo partido, se han permitido el infame despropósito de calificar al equipo del nuevo presidente como de extrema derecha, lo cierto, es que solo hacen el ridículo, porque el PP en sí mismo es una ideología, la de los “populares”, es decir la de estar al servicio de España, para sacar las castañas del fuego. FELICIDADES PRESIDENTE CASADO

Share on Facebook77Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Un comentario sobre “Pablo Casado, nuevo presidente del PP: Sin tutelas ni tutías. España es lo único importante. Por Eugenio Narbaiza

  • el 23 julio 2018 a las 9:05
    Permalink

    Como el autor sabe no soy de esa misma ideología pero la creo necesaria o imprescindible. Mi voto, si lo hubiera tenido, era en esa dirección. Gente joven y preparada, espero que Casado y Sánchez sean capaces de entenderse aunque sea en mínimos, en los grandes temas nacionales, como en otros países.

    Y algo muy importante. Rajoy cuya fama era, como buen gallego, de dejar pasar las cosas y el tiempo para a veces decidir in extremis, ha tenido un gran valor y responsabilidad de cambiar los métodos de sucesión poco democráticos antes, en un modo intachable aunque mejorable en el futuro, retirándose con dignidad y dejar que el PP recupere toda su fuerza. Felicito a Pablo y a Eugenio por este excelente artículo/reflexión.

    Respuesta

Deja un comentario