Llorando frente a la gumía ¿Hay alguien por ahí a quién le importe la Libertad? Por Rodolfo Arévalo

Llorando frente a la gumía
Llorando frente a la gumía
Tengo ganas de dirigir este artículo a alguna persona en concreto de las que se toman,
los temas importantes y el futuro en serio,
por eso te lo dedico a ti Manuel Artero, amigo, colega y editor.

“¿Hay alguien por ahí a quien le importe aunque sea una nada, tirando a nada en absoluto, o sea a una mierda, el futuro de sus hijos y nietos?”

¿Hay alguien por ahí a quien le importe aunque sea una nada, tirando a nada en absoluto, o sea a una mierda, el futuro de sus hijos y nietos y si son relativamente jóvenes de treinta para abajo su propio futuro? Al parecer no y es descorazonador que en menos de tres o cuatro generaciones, idiotizadas por la tecnología y por las comunicaciones, el personal haya perdido el gusto por la profundización en los temas de su vida y de su cultura. No es extensible a todos pero sí a una gran mayoría. Están entregados a los Dioses del Dinero que cae, del cielo de las empresas, como el maná en forma de sueldos paupérrimos, que les obligan a mendigar a la familia. Pero nada, que importancia tiene, mientras yo sea libre de cagarme en la autoridad si quiero, de robar si quiero y hasta de matar si me apetece porque estas acciones no tienen castigos ejemplares, muy necesarios para combatirlos. ¡Además puedo disponer del mejor teléfono móvil del mundo!. Por un coste muy asequible a mi sueldo de pobre. Los hay, por cierto que valen casi como un ordenador, siendo en temas profesionales de verdad, absolutamente inútiles. Al parecer las compañías de telefonía le han tomado el pulso a este personal tan vacío de contenido intelectual y moral que dan pena. Pues eso, que tiramos con pólvora del Rey que es gratis y mientras controlan nuestras mentes con las redes sociales.

Muchos de los que están ahí solo lo están para decir tonterías, como lo guapos que salen en el Selfie o lo que van a comer el Domingo o que su tía Ramona se va a operar de las tetas, cuando no son personajes interesados en manipular hasta el tuétano, en la dirección que quieren, engañando al personal como los trolls de Podemos. Pero bueno, hasta aquí puede parecer lo que toca. Lo que toca a una sociedad de encefalograma plano. Si al final lo que quieren los humanos es vivir en unas habitaciones de hotel tubo como las japonesas y mal perder su tiempo y su vida de casa al transporte público, de ahí a trabajar una pila de horas, “y ojo que hay mucho parado” que dice el jefe y del trabajo al transporte Carménico público y así día tras día, bienvenidos sean a la sociedad del bien estar.

No van a morir de hambre, pero si tienen un mínimo de intelecto sí, morirán de aburrimiento. Pero que más da, podemos follar ¿no? ¿no es lo más importante? O hacernos unas pajillas los rechazados y las feministas rabiosas ¿no? A la mayor parte solo les importa el fútbol que les venden desde los medios todas las semanas de miércoles a domingo, incluso algún día más. “Qué peste”. Y luego hay quién se toma a broma el que haya personas, que como no leen ni les han enseñado el placer de la lectura, recurren a los manidos documentales de la 2. Y es la pura realidad, los hay, a los de la dos y a los de canales como el Nacional Geográfico, Historia y más… 

Fuera del fútbol están las telenovelas para amas de casa que gustan de la lágrima fácil. Pero no, en esos programas documentales no verás temas como la lenta invasión del Islam de Europa no, se lo quieren ahorrar a las personas cortitas que creen que fascismo es defender su Cultura y su forma de vida, también se creen que los populismos de izquierda les darán una vida igualitaria y justa. Esa es la razón por la que todos los documentales contra el fascismo hablan de Alemania y la segunda guerra mundial, pero no hablan de la URSS y de la época de Lenin y Stalin donde se masacro a veinticinco millones de ciudadanos simplemente por la leve sospecha de ser contrario al régimen, denunciados por vecinos e incluso padres e hijos a mayor gloria de otro fascismo de signo socialista.

“Denunciadlo o seréis los únicos responsables. Que vuestros hijos os lo demanden y maldigan llorando frente a una gumía”

Y no me extiendo acerca del resto de países que han ido cayendo bajo la bota Comunista. Me da vergüenza hablar de más de ciento veinte o treinta millones de personas asesinadas en nombre de una ideología falsa desde la base y que todavía se jacta de valer para algo. Pues si, si que vale para limpiarse el culo con sus panfletos y consignas. Por eso queridos y apreciados tontitos de baba, ausentes de la realidad y peregrinos hacia vuestra propia hecatombe, que nunca decís nada cuando hay gente que no para de repetir argumentos sólidos para pedir a los políticos que hagan algo con la inmigración musulmana, que no se puedan nacionalizar ni ellos ni sus hijos, y que por otra parte se pida la ilegalización de los partidos populisto comunistas, tal como los nazis, resulta febrilmente incomprensible y agotador. Pues si bonitos de cara, no seréis tildados de fascistas, pero olvidaos de un futuro digno para vosotros, vuestros hijos y nietos. Y recordad, no es fascista el que denuncia una situación y pide soluciones, arbitradas por ley dentro del marco legal, sino aquel que acepta ese fascismo procedente, en este caso del Comunismo y de la Teocracia Islámica, y se limita a mirar para otro lado. Denunciadlo o seréis los únicos responsables. Que vuestros hijos os lo demanden y maldigan llorando frente a una gumía.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario