Fernández de la Vega, el Feminismo y las tutelas políticas. Por Ana Castells

Feminismo, libertad de elección y tutelas políticas
Fernández de la Vega, Feminismo, libertad de elección y tutelas políticas

«El discurso/mitin de Fernández de la Vega, tan soberbia e intolerante como siempre, era que las mujeres estamos oprimidas y tenemos complejo de incompetentes desde los seis años»

He asistido a un acto de reivindicación feminista (a veces hay que hacer cosas por los amigos…) en el que participaban y exponían sus ideas sobre la situación de la mujer tres mujeres «relevantes»…

El discurso/mitin de Fernández de la Vega, tan soberbia e intolerante como siempre, era que las mujeres estamos oprimidas y tenemos complejo de incompetentes desde los seis años por culpa del modelo (de la sociedad) o sea, de los ciudadanos, de las personas que formamos esa sociedad y la única forma de revertir la situación era desde la política, o sea que ella nos diga como ser y vivir.

Por suerte las otras dos mujeres no debían su relevancia social a la política, a pertenecer a ningún partido, sino a su formación, a su esfuerzo personal, a su capacidad de iniciativa y trabajo,a haber hecho algo que la sociedad consideró útil y valioso y las convirtió así en referentes.

Una de ellas, Cristina Garmendia, hablo de que su padre (¡un hombre¡) le dijo que si quería ser libre debía formarse y trabajar para no depender de nadie, ¡de nadie, tampoco de los políticos¡

La otra mujer, Sarah Harmon, preside una de las más importantes empresas tecnológicas en España, nunca le dijeron que debía aprender a ser una buena ama de casa, le dijeron que si se formaba y trabajaba podría escoger la vida que quisiese llevar. Durante años fue la única mujer en las reuniones de alta dirección pero no pensó nunca que era distinta del resto de asistentes por ser mujer ni que por esa razón su voz valía menos…

A pesar de estos dos magníficos ejemplos, De la Vega insistió en que la educación familiar no era importante que lo importante era cambiar el modelo, o sea, la política.

«¿Debe la política decirnos cómo debemos ser y pensar o debe limitarse a ofrecer igualdad de trato a todos los ciudadanos y dejar así que cada uno escoja libremente su forma de vida?»

¿Debe la política decirnos cómo debemos ser y pensar o debe limitarse a ofrecer igualdad de trato a todos los ciudadanos y dejar así que cada uno escoja libremente su forma de vida? ¡Libertad de elección, esa palabra que tanto detestan los políticos de derechas y de izquierdas!

Jamás se me ocurriría ponerme de ejemplo de nada pero sí a mi padre, ¡otro hombre! que nunca estableció diferencia de trato entre sus dos hijos de distinto sexo, ni mi madre que nunca me afeó que me subiese a los árboles o me pelease con los chicos de mi barrio (a menudo ganándoles,,,) y a pesar de haber asistido a un colegio religioso nunca sentí ese complejo de inferioridad que, según de la Vega, tenemos todas obligatoriamente ya a los seis años.

Que cada uno juzgue si es «el modelo» o los valores familiares lo que configura nuestra situación como mujeres en el mundo, un mundo, el nuestro, en el que la igualdad en la educación y ante la ley ya están garantizados, depende de cada una de nosotras escoger como lo aprovechamos. Sin necesidad de tutelas políticas.

Ana Castells

Ana Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Deja un comentario