Alcaldesas, lo más florido del patatal nacional. Por Vicky Bautista Vidal

Ya está por aquí Santa Claus! Aunque si es de izquierdas es más de recibir que de dar. Por Linda Galmor
Ya está por aquí Santa Claus! Aunque si es de izquierdas es más de recibir que de dar. Por Linda Galmor

“Los rebaños humanos  pasan la hoja del periódico tranquilamente cuando ven a la doña madrileña, por ejemplo, hacerse fotos con una bolsa de basura en la mano, con guantes y bolso, de marca eso sí”

Se acercan las Navidades. Son tiempos de unión familiar, villancicos, compras, ventas y el momento más especial del año, el que esperan los alcaldes y “alcaldas” -se me perdone la licencia, pero si se carcajean de mí, estoy en todo mi derecho de reírme de ellas también-.

Me gustaría saber por qué, una señora corriente que ya peina canas acordes con la moda del momento, debe de sentir un impulso irrefrenable de agresiva discordia y luchar por mantener una ecuanimidad que no tiene, cuándo en verdad, desearía propinar un certero puntapié a las sillas vacías del torpe nacimiento-escupitajo que ha lanzado una de las “alcaldas” más ineptas que España ha tenido.


Porque si, señora okupa venida a más, usted insulta a la ciudadanía, creyente o no, gastándose pocos euros en reírse de ella.


Y la ira se desata cuando se comprueba que aun, nadie, ha tenido el detalle de patear las sillitas, encima feísimas, que algún artista de su cuerda ha plantado en ese lugar de Barcelona, ofendiendo de un tirón a los verdaderos artistas de arte religioso, a la religión, al personal y a todo lo que se mueva que no lleve una flauta y un perro.

El Belén de las sillas vacías de Ada Colau
El Belén de las sillas vacías de Ada Colau

“Indignación que alcanza al ciudadano templado que ni siquiera es capaz de tirar algún huevo pocho, abuchear o ignorar esas provocaciones de alcaldesas”


Después de las patochadas de años anteriores en Valencia, Madrid, ahora en Barcelona, una, que a veces pierde un poco los nervios gracias a la fauna y a la flora política de estos tiempos circenses, se hace cruces al imaginar por donde saldrán los irrepetibles este año para poder quedarse con el personal. Indignación que alcanza al ciudadano templado que ni siquiera es capaz de tirar algún huevo pocho, abuchear o ignorar esas provocaciones. O sea, dar señales de que está vivo, de que hay sangre corriendo por las venas de los rebaños humanos que miran el momento y pasan la hoja del periódico tranquilamente cuando ven a la doña madrileña, por ejemplo, hacerse fotos con una bolsa de basura en la mano, con guantes y bolso, de marca eso sí, que los ediles comunistas y socialistas son superpijos, enfermedad esta, el pijerío, que les ataca a los pocos días de ostentar el cargo de lo que sea que ostenten, y demostrar no sé que cosas dando a entender sin pudor que la ciudadanía, esa masa compacta de memos a los que manipula, debería lanzarse a las calles a imitarla, previo pago, por supuesto, del riguroso impuesto de recogida de basuras que ella, tan pulcra en economía, utilizará para fostiar la Gran Vía, cambiar el nombre de calles que honraban a auténticos personajes para poner el de fantoches resucitados; figurones de los tiempos oscuros que procuraron la rebelión de la gente de bien en la detestable guerra civil, donde esos “héroes”, mataron a mansalva y sin discriminación, además de procurar muchos desaguisados más que enrabietan, por lo que se ve, tan solo a alguna señora canosa y nada más.


Esperemos pues las sorpresas de las fiestas navideñas con las que nos asombra cada año algún alcalde o varios y veamos que nuevas majaderías hacen buenas a las sillas deificadas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario