La hora de la verdad en Andalucía… Y en España. Por Fernando M. Gracia Climent

Increíble pero cierto. Todas las encuestas dan ganadora a la Susi. Por Linda Galmor
Increíble pero cierto. Todas las encuestas dan ganadora a la Susi. Por Linda Galmor

“Estamos ante una gran oportunidad de volver a ver si algo cambia realmente, o lo está haciendo, en la política de Andalucía y su régimen de casi 40 años”

 

Estamos ante una gran oportunidad de volver a ver si algo ha cambiado realmente, o lo está haciendo, en la política de Andalucía y su régimen de casi 40 años con una supuesta e hipotética alternativa que no ha llegado a consolidarse nunca o el continuismo. Y por otro lado de ver como van a encajar las nuevas piezas del puzle en que se está convirtiendo la política de este país, hablando de España. Una política que, guste o no, está y estará presente, cada vez más, en cuestiones cotidianas como el empleo, el coste de la energía, la calidad de nuestra sanidad y educación, …

La defensa de los intereses de los andaluces requiere de diligencia a la hora de escoger que propuestas programáticas son necesarias, interesantes, creíbles, realizables y oportunas y por ese criterio de calidad y honestidad decidir el voto. Con corazón, pero con cabeza.

Del arco de partidos elegible solo, por desgracia nos llega una parte. Interesante sería poder conocer todas las propuestas. Pero nos centraremos en un plano menos ideal, pero, por el contrario, bastante más realista.

Los hasta 5 escaños pronosticados en algunas encuestas para Vox hacen temblar los cimientos del Partido Popular en su sede nacional de Génova. Además de competir con Ciudadanos se topa de frente con la realidad que se está materializando de la nueva formación emergente dirigida por Santiago Abascal y que parece estar consiguiendo algo que no consigue el PP desde hace tiempo, e incluso en lo que C´s ha perdido tirón, y esto es el ilusionar a cierto sector del electorado. ¿Será por ello que desde la formación azul se ha pasado a la ofensiva con la lanza del “voto útil”? Seguramente piensen que el abanderar a la derecha pasa por usar tan ya manida táctica que se puede y se ha vuelto ya en contra. Viejas recetas en una nueva escena política… algo no cuadra en la ecuación.

Cuando la mayor parte de los estudios demoscópicos señalan una subida muy importante de Ciudadanos, hasta duplicar su presencia en el Parlamento andaluz, Susana Díaz puede tener garantizada la continuidad en el poder, aunque pierda media docena de escaños de los 47 con que cuenta ahora gracias a una ley electoral que muchos han ofertado cambiar, hasta su llegada a los círculos de poder donde ello se olvida. Que cosas. La misma historia de siempre.

Claro, teniendo en cuenta todas estas cuestiones, y alguna más, en las que entraré ahora después, ¿es previsible una gran movilización del electorado o todo lo contrario, una gran abstención? No me acabo de atrever a tomar partido en la respuesta a tal cuestión. Pero hay síntomas ciertamente preocupantes y hasta definitorios de lo que puede acaecer el 2D en la llamada “fiesta de la democracia”.

Será cosa mía o no se acaba de notar el ambiente típico de campaña electoral. También llama la atención, y lo dijo Susana Díaz el otro día, que los demás partidos con actual representación parlamentaria parece que se disputan directamente el segundo puesto. Curioso cuando el sentido común indica que el PSOE-A va a sacar el peor resultado de su historia. En fin, nuevo marco, nuevo contexto nacional, … ¿nueva política? ¿sorpresas?

Esta vez Albert Rivera se compromete a no mantener a Díaz. Curioso, ¿Qué se supone que ha cambiado? ¿Se ha cumplido algo del pacto de legislatura? Si le preguntamos a Juan Marín nos contestará inequívocamente que sí. Yo pienso que muy poco o nada permanente quedará para los andaluces de ese pacto.

Elecciones andaluzas. En la tele sólo sacan a KichiWoman, pero hay más podemitas en campaña ... Por Linda Galmor
Elecciones andaluzas. En la tele sólo sacan a KichiWoman, pero hay más podemitas en campaña … Por Linda Galmor

“Susana tendría que pactar con Teresa Rodríguez, y su techo en torno al 15% heredado de IU, o dejarse apoyar, como en la finalizada legislatura, por Juan Marín”

Un PSOE-A que nos plantea una serie de cuestiones como la solución al paro, una gestión impecable y ejemplar de la sanidad, …, una mezcla de afirmaciones y promesas que provoca incredulidad. Señoras y señores, que llevan casi cuarenta años y yo creo que han tenido tiempo ya de hacerlo. Susana tendría que pactar con Teresa Rodríguez, y su techo en torno al 15% heredado de IU, o dejarse apoyar, como en la finalizada legislatura, por Juan Marín si se lo permiten las “alturas” del cielo naranja, que ya sabemos se muestran volubles.

En resumen, una campaña descafeinada, con tintes de preceder a una gran abstención, con un electorado que está cansado ya de esta rutina que solo conduce a una espiral que se va cerrando en una pérdida de oportunidades para esta maravillosa tierra y gentes de Andalucía y que para algunos es un laboratorio donde experimentar para la toma de decisiones que pronto tendrán que asumir, en concreto Pedro Sánchez. Me temo que mucho depende la convocatoria de las elecciones Generales de lo que en Andalucía suceda, que será lo que los andaluces decidan.

Voten andaluces, votemos.

Share on Facebook34Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Fernando M. Gracia Climent

Fernando M. Gracia Climent

Porque pienso que la humanidad no se divide en gente de derechas y gente de izquierdas, hombres y mujeres,... se divide en buenas y malas personas, escribo desde el corazón pero siempre usando la cabeza. Músico, lector compulsivo, historiófilo, proyecto de escritor, cinéfilo impenitente y Alférez de España.

Un comentario sobre “La hora de la verdad en Andalucía… Y en España. Por Fernando M. Gracia Climent

  • el 28 noviembre 2018 a las 17:18
    Permalink

    Estas elecciones habràn servido para que las imprentas de algunos amiguetes se forren y corran las comisiones.
    El panorama político no va a cambiar. Bueno sí, aparexerà una nueva fuerza política vigorosa con ganas de retorcer los entresijos de la decrépita y dogmatizada casta política.

    Respuesta

Deja un comentario