La equiparación real y total de las policías españolas más cerca que nunca. Por Erik Encinas Ortega

Está siendo un camino duro, pero los policías son bien conscientes de que la situación requiere grandes esfuerzos
Está siendo un camino duro, pero los policías son bien conscientes de que la situación requiere grandes esfuerzos

“La aprobación por mayoría en el Congreso de la Iniciativa Legislativa Popular por la equiparación salarial de las policías españolas que ha presentado Jusapol ante la Comisión de Interior, ha sido un paso decisivo” 

La aprobación por mayoría en el Congreso de la Iniciativa Legislativa Popular por la igualdad salarial de las policías españolas que ha presentado Jusapol ante la Comisión de Interior, ha sido un paso decisivo en la trayectoria jusapolera, porque aproxima al fin la llegada de la verdadera equiparación de la policía nacional y la guardia civil con las policías autonómicas. Tan anhelada por los cuerpos estatales, por lo justa y digna que es. Por lo tanto, está propuesta popular de ley es ya histórica en si misma por lo que representa.

Está desigualdad se ha llevado hasta a la Unión Europea, donde han abierto una investigación a fondo sobre el desequilibro estatal. Otro éxito que se enmarca Jusapol, porque sin esta organización policial que encabeza en estos momentos la lucha por la equiparación completa de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, no hubiera sido nada de esto posible.

No obstante, la lucha sigue, ya que ahora se han abierto los procesos para trasladar la igualdad a las nóminas de los agentes, pero hasta que eso no suceda en la realidad, no hay equiparación real y total, si no únicamente una subida salarial que acerca a la equidad entre los cuerpos estatales y autonómicos.

Ciertamente, está siendo un camino duro, pero los policías son bien conscientes de que la situación requiere grandes esfuerzos hasta lograr el objetivo, porque lamentablemente lo que es injusto en España se tarda mucho más tiempo en alcanzar, fíjense que llevan más de 30 años intentando terminar con esta desigualdad flagrante y aún no se ha conseguido. Es el mundo al revés. Pero ahí siguen con el lema prohibido rendirse hasta que se gire la tortilla, que se girará, no les quepa duda.

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Erik Encinas Ortega

Erik Encinas Ortega

Nací en un pueblo grande llamado Mataró, pero he vivido mayormente en Barcelona, donde estoy terminando Periodismo en la Universidad Pompeu Fabra. Soy activista político y social, y realmente me considero una persona muy polivalente y realista. A día de hoy, además trabajo también en varios medios de comunicación.

Deja un comentario