Andalucía lo primero, como un fin y no como medio. Por Cornelia Cinna Minor

Cabrones, YOOO que he pillao todo lo que he podido por vosotros. Por Linda Galmor
Cabrones, YOOO que he pillao todo lo que he podido por vosotros. Por Linda Galmor

“Quien no se entere de que los andaluces hemos querido echar a Susana Díaz y que haya un cambio lo pagará en las próximas elecciones. Andalucía lo primero”

Como ampliamente se ha comentado, la gran sorpresa de las elecciones andaluzas ha sido Vox. A todos se nos abrieron las oquedades craneales a las 22.00 al ver los resultados provisionales del pasado 2 de diciembre. No daba crédito. Con sus 12 diputados ha producido un seísmo político en la esclerotizada sociedad andaluza sin precedentes. Así, un pacto de investidura a tres entre PP, Ciudadanos y Vox, que no de gobierno, daría como resultado la salida del PSOE de la Junta de Andalucía y la limpieza institucional que todos los votantes han exigido con su voto. Da la impresión de que no se quieren enterar de la diferencia entre un pacto de gobierno y un pacto de investidura, interesadamente.

Las razones de la entrada estelar de Vox son: la indefensión política de la ciudadanía, el paro -y por ello, salieron en Jaén y Linares a la calle miles de jienenses-, el caos sanitario -con manifestaciones multitudinarias jamás conocidas en Jaén, en Granada, en Huelva, en Málaga, en Cádiz, en Sevilla, etc-, la educación -hubo manifestaciones de Escuelas de Calor con la exigencia de bioclimatización de las aulas-, la corrupción estructural y el papel de la Justicia andaluza – la manifestación el 10 de junio en Sevilla liderada por Jesús Candel-; la emigración con datos muy preocupantes de miles de personas mensuales con los CIE y centro de menores desbordados; el impuesto de sucesiones con numerosas concentraciones, la emigración de andaluces -hay unos 250.000 andaluces fuera de Andalucía-, además de otras causas nacionales a las que apuntan los editorialistas y articulistas de diversos medios, olvidándose de los problemas propiamente andaluces. Ha habido, en Andalucía, una dejadez absoluta y una impunidad ofensiva en las materias señaladas y, además, los sanchistas, mayormente, se quedaron en casa. Los 400.000 votantes de Vox no han sido poseídos por el catalanismo o el orgullo patrio. No, simplemente están hartos, hastiados y agotados de la incompetencia de unos y de otros, de todo.

Inmediatamente, Susana Díaz, tras perder 400.000 votos -la misma cantidad que ha aumentado la abstención-, se ha aferrado a formar gobierno con Juan Marín, su amable escudero de estos tres años y medio. Las negociaciones PSOE-C´s pasaban por su dimisión y la abstención de Adelante Andalucía, que con sus 17 diputados ha perdido toda capacidad decisoria en las negociaciones. Al principio, pareció como si Pablo Iglesías le hubiera dicho a Tereschenka:”tú, ahora, te callas y móntame manifestaciones ilegales en las diferentes capitales, que hay una comisión en el Senado sobre la financiación podemita y nos conviene distraer la atención con el frente antifascista” ¿Que ha pasado? Pues que incitó a la violencia y al odio, además de manifestaciones ilegales. Ante el invento de Iglesias, su amigo Otegi quiere crear no un frente; sino una alianza antifascista. Sí, él, como oyen. Asimismo, Tereschenka le ha recordado a Iglesias su liderazgo al frente de Adelante Andalucía, a pesar de que Monedero apuntó a la dimisión de la gaditana.

Desde el Psoe nacional, futuro Pasok, se han podido oír afirmaciones y rectificaciones que suenan a chantajes y amagos de tirones de mantas, dando una imagen impropia: preguntado sobre la dimisión de Susana Díaz dijo Ábalos: “Nuestro papel está subordinado al éxito del proyecto político”. A renglón seguido, la aún presidenta en funciones se negó rotundamente a dimitir; para finalmente, recular el portavoz socialista, diciendo que no se pediría la dimisión de la presidenta provisional. Fue un malentendido, dicen.

Tereschenka se ha negado hasta/por ahora a que Juan Marín sea presidente con su ayuda para mantener determinados cuadros de poder en la Junta por parte del PSOE. Veremos si no cambia de parecer dentro de unas semanas. Dice que bajo ningún concepto va a facilitar un gobierno a las derechas, donde ella sitúa a Ciudadanos -cuando Rivera es una bailarín de la Yenka-. Pero Iglesias con el frente antifascista y Susana con el constitucionalista, le han montado las excusas para callar a sus votantes. Hilarante es, por parte de Susana Díaz, incluir en el bloque constitucionalista a los republicanos separatistas antisistema de Adelante Andalucía. “No vamos a ser parte de la estrategia de ningún candidato para conseguir apoyos” sentenció la líder podemita.

El centro derecha, con su segunda posición, se coloca como probable presidente; pero Juan Marín no se lo va a poner fácil, ni el Partido Liberal Europeo y Manuel Valls, menos. El 5 de diciembre espetó: “No puede haber un pacto con Vox”. Como ven, los de Ciudadanos piensan en Andalucía como medio, no como fin y menos, en la urgencia de solucionar los gravísimos problemas que nos acucian. ¿No estarán los de Rivera haciendo sus cábalas con los Presupuestos Generales del Estado a cambio de que Pedro Sánchez les dé la presidencia de la Junta? Porque los acuerdos no están cerrados. Recuerden que Pablo Iglesias, presionando a los podemitas con la no dimisión o sí de la lider de Adelante Andalucia, no ha descartado facilitar un gobierno de Cs en Andalucía para frenar a Vox ¿Rivera no quiere bajo ningún concepto a los conservadores ¿democristianos? de Vox pero va a negociar con Podemos? Cuanto menos, interesante.

A continuación Rivera, sin descartar otras posibilidades, dijo negociar con el Partido Popular el Gobierno de Andalucía. “Esa es nuestra prioridad absoluta” -yo añadiría otra vez que por ahora-. Pero la presidencia de la Junta no es negociable. Cuidado Rivera, que quizás el que decida quién sera el presidente de la Junta no seas tú, sino Vox.

Susana Díaz va a intentar limpiar su fracaso haciendo de gran dama conciliadora y dialogante. Hará que desfilen uno a uno los líderes de los partidos por San Telmo. Un lavado de imagen, victimismo a raudales y apurar hasta el último momento su papel institucional. Habría que decirle a Susana Díaz “No, señora, no. Estas cuestiones deben de tratarse en el Parlamento andaluz”. Al juez Serrano no lo va a llamar. Ya lo ha dicho. Pero como el líder del PP se preste a este circo, le van a llover las críticas y algún que otro voto a su partido. Yo siendo el, no iría porque no está Susana Díaz en el marco de su negociación, simplemente. Espero que no se meta en esa trampa.

No creo que, llegado el caso, la mayoría de los partidos se atreva a nuevos comicios, que es con lo que está amenazando Rivera ahora. Empero, si se le cierra definitivamente la vía PSOE-Ciudadanos a Susana Díaz, ella hará lo imposible para que haya nuevas elecciones. No lo duden.Ya hemos visto a dónde conduce el hartazgo absoluto de los andaluces: a votar a Vox o a una abstención mayor aún, que deslegitimarían los resultados.

Coda: si la sorpresa ha sido Vox, el triunfo ha sido la abstención: 2.602.546 personas. Quien no se entere de que los andaluces hemos querido echar a Susana Díaz y que haya un cambio lo pagará en las próximas elecciones. Andalucía lo primero.

Share on Facebook55Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Cornelia Cinna

Cornelia Cinna

No importa quién hay detrás de Cornelia Cinna. Podría ser Vd. o cualquier mujer andaluza concienciada de que la situación andaluza debe de cambiar cuanto antes, mejor. Ese es el motor que me mueve: la necesidad imperiosa de que salgamos de una situación de crisis permanente, de una incultura crónica, de esta corrupción insoportable y de una mediocridad asfixiante. Con ese objetivo final llevo trabajando desde 2013 desde mi propio blog Letra Cursiva Cornelia y en otros medios digitales. Agradezco esta nueva oportunidad de dar a conocer los problemas andaluces y su difusión. Gratia mille.

Deja un comentario