Tecnologías idiotizadoras y buenismo atontador: Esclavos del siglo XXI. Por Rodolfo Arévalo

tecnologías idiotizadoras
El globo de las tecnologías idiotizadoras

“No sé quién tiene interés en que Europa, como tal, deje de tener importancia en el contexto mundial y la verdad es que desde la perspectiva individual me da lo mismo”

No sé quién tiene interés en que Europa, como tal, deje de tener importancia en el contexto mundial y la verdad es que desde la perspectiva individual me da lo mismo, poco puedo hacer yo solo, como no sea denunciar lo que veo y creo que pasará. Individualmente, las personas, no podemos hacer nada para combatir este hecho. Pueden ser intereses económicos, intereses políticos, intereses geoestratégicos o vaya usted a saber cuales. Hay mucho listo con poder suelto por el mundo y con los recursos suficientes para presionar hasta a los gobiernos de muchos países. Estamos ya en la época en que las grandes empresas han copado el poder y tienen más fuerza que muchos Estados, asunto del que ya hablaba Alvin Toffler en la década de los ochenta, está ya casi aquí, todavía no plenamente, pero falta poco para que acabemos pagando las compras en vales o Mortadelos, estampitas dinerarias, de empresas multinacionales.

Se puede pensar que hay muchas tecnologías que aún no se han puesto en marcha para evitar por ejemplo el aumento de la temperatura global, entre ellas el uso de la electricidad producida por energía solar, la circulación de vehículos con electricidad baratos y al alcance de todos, así como mil artilugios más que seguro existen ya mismo, porque esto no interesa en absoluto a consejos de administración de grandes multinacionales de la energía. Puede que todo esto no tenga relación con los manejos que algunos hombrecillos ocultos, tras sus millones e intereses, que puedan tener para conseguir desestabilizar a Europa, pero sin duda creo que también habrá muchos que están implicados en este asunto, por interés monetario y de poder. Y esto que yo no soy precisamente un obsesivo de las conjuras internacionales. Pero lo que es cierto es que algo, últimamente huele muy mal.

Todos estos procesos se están moviendo de manera descoordinada en diferentes partes de Europa. Tienen un destino común, quizás no premeditado por desconocimiento de los promotores o lo que sería peor a sabiendas de que causan unos males irreparables a la Europa del siglo XXI y posteriores. Se necesita movilizar a todos los ciudadanos para conseguir cambiar los aires de desastre que invaden la antigua, culta y educada Europa. Para preservar una cultura, la judoecristiana, que ha sido la base sobre la cual se han podido edificar las sociedades modernas, justas dentro de las posibilidades y cohesionadas bajo la democracia, en sociedades de estados de derecho y libres, se necesita despertar a los afortunados que viven en ellas totalmente manipulados por las tecnologías idiotizadoras de los medios de comunicación electrónicos, tanto la televisión, como las redes sociales, teléfonos móviles etc.

No sé si estamos todavía a tiempo de parar este acoso propiciado por desconocidos e iluminados del siglo actual, que deben creerse los nuevos dictadores prepotentes del mundo. Salvo países como Italia que ya han dicho nones a la inmigración ilegal, Checoslovaquia que se declara libre de musulmanes y Gran Bretaña que plantó a Merkel y a Europa precisamente y más que nada por esta cuestión, nadie más a reaccionado. Quizás sí Suiza y Austria plantando a un tal potentado Soros, según dicen y, que yo no tengo la desgracia de conocer. Otro que lo ha hecho pero porque tiene el poderío suficiente para hacerlo ha sido Putin en Rusia, aunque no podemos considerar Rusia un aliado de Europa, hay muchos intereses en juego. A Putin no le interesa una Europa unida y en sintonía con Donald Trump, por razones evidentes.

Como las personas, los habitantes de a pie del continente, no empecemos a reaccionar frente a estos ataques muy bien envueltos en papel de celofán envenenado, de solidaridad y buenismo no podremos evitar un destino penoso y arrastrado que nos lleva de morros hacia la sociedad que, para que se digiera mejor, he contado en mi novela ESCLAVO SIGLO XXI.

Esclavo Siglo XXI. Editorial Atlantis
Esclavo Siglo XXI. de Rodolfo Arévalo

“Toda esta imposición de un buenismo atontador y de desculturación en la enseñanza, no tiene otro fin que mantener al pueblo anestesiado”

Hay cosas que ya empiezan a suceder y aún así son todavía pocos los que se han dado cuenta de ellas. Toda esta imposición de un buenismo atontador y de desculturación en la enseñanza, no tiene otro fin que mantener al pueblo anestesiado, para que puedan darle por la retambufa sin el menor dolor. Los partidos tradicionales, políticos de izquierdas y derechas, han perdido toda autoridad moral a lo largo del siglo XX y parte del XXI, constatándose que no tienen el más mínimo interés por su pueblo, si no por los propios beneficios que con ellos puedan obtener.

Mucho tienen que cambiar las cosas para que los pueblos llegaran a recuperar la confianza en ellos como instrumentos dignos de llegar a los gobiernos. No lo merecen, porque no han sabido defender a las clases medias, la sociedad del bienestar, no de manera lapidadora y hacia la banca rota que han llevado los comunistas y socialistas, la devaluación monetaria por bajada de sueldos para no devaluar la moneda frente a otros mercados, y las demás cosas, si no por caminos lógicos y tranquilos. Hay luego por otra parte una constante que es usada como arma por todos los interesados en la desaparición de la cultura occidental Europea, que es cargarse la familia, la individualidad de los seres humanos, manejar torticeramente los buenos sentimientos de la gente con las actitudes fascistas de las políticas de grupos ultra feministas y ultra LGTBI, probablemente en este último caso sin la consciencia de que son usados como armas de destrucción social, aunque habrá de todo, como en botica.

Todo el mundo se ha extrañado de la explosión de muchos miles de Franceses con sus chalecos amarillos. Pero no, no se extrañen, protestan no por la subida del gasoil, no, si no más bien por que se sienten tratados como mierda por todos los sucesivos gobiernos que han ido haciendo que pierdan los derechos ganados con trabajo, frente a la inmigración de unos individuos cuya cultura, no es que no tenga que ver con la suya, si no que están dispuestos a destruirla e imponerles la suya. Hasta aquí podríamos llegar han dicho. Lo he contado muchas veces, todavía podría reconducirse la situación con medidas serias adoptadas por pactos ante todos estos problemas y sin causar grandes traumas a los inmigrantes. Dentro de poco ya no será posible y solo quedará una solución, la defensa propia, incluso hombre a hombre, pueblo a pueblo y ciudad a ciudad y correrán ríos de sangre y los únicos culpables serán ustedes políticos infantilizados y aprovechados de todo color que no supieron que jugar con fuego es muy peligroso, ojalá que los primeros en arder sean ustedes

Share on Facebook45Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario