El hogar de Goethe, el de Paul Verlaine y el de cada uno. Por Mercedes Ibáñez Huete

 

Goethe in the Roman Campagna” por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein

“Paz en nuestro hogar… ¡Fantástico si tenemos la inmensa suerte de tenerlo!”

Dicen que dijo Goethe: “Aquel que encuentra la paz en su hogar, ya sea rey o aldeano, es de todos los seres humanos el más feliz“.

Paz en nuestro hogar… ¡Fantástico si tenemos la inmensa suerte de tenerlo!. El desarraigo, el no tener un techo donde cobijarse, el haber dejado aquel que fue nuestro reducto, donde crecieron los hijos, donde algunas veces hasta nacieron, donde nos reunimos en torno a una mesa para compartir alimentos, vivencias, risas y a veces lágrimas… Donde fuimos niños y adolescentes, donde soñamos con llegar a ser lo que tal vez nunca seríamos… Malos tiempos para muchas familias en el mundo que sueñan con volverse a reunir en algún lugar que les sea propicio y que, milagrosamente aún continúan unidas. En eso están…o mejor…¡en eso estamos!.

Hoy recordamos al que fue llamado “Príncipe de los poetas“, a PAUL VERLAINE.

EL HOGAR.

 

EL HOGAR Y LA LAMPARA…

El hogar y la lámpara de resplandor pequeño;
la frente entre las manos en busca del ensueño;
y los ojos perdidos en los ojos amados;
la hora del té humeante y los libros cerrados;
el dulzor de sentir fenecer la velada,
la adorable fatiga y la espera adorada
de la sombra nupcial y el ensueño amoroso.
¡Oh! ¡Todo esto, mi ensueño lo ha perseguido ansioso,
sin descanso, a través de mil demoras vanas,
impaciente de meses, furioso de semanas!

***

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

Deja un comentario