Christchurch, Nueva Zelanda. Por José Crespo

Christchurch, Nueva Zelanda.
Christchurch, Nueva Zelanda.

“No puedo menos que sentir dolor por lo sucedido en Christchurch, Nueva Zelanda y rabia frente a los gobiernos pasivos ante la invasión”

Lamento, como cualquier ser humano, la tragedia sucedida en Nueva Zelanda precisamente en una ciudad cuyo nombre significa Iglesia de Cristo con lo que significa el mensaje del Mesías de amor y perdón, algo de lo que no goza la ideología islámica.

Las autoridades políticas deben de dejarse de rascarse la barriga y actuar abandonando las políticas de “dejar hacer, dejar pasar” pues a este paso provocarán auténticas guerras civiles y de autodefensa frente a los que tienen como objetivo dominar el mundo imponiendo a sangre y fuego aquello en lo que creen.

He visto cómo cierta prensa ha lanzado de inmediato el mensaje de que el criminal era admirador de Trump presentando ya a un enemigo, un culpable, los EEUU.

Esa frialdad grabada como un videojuego, como los que se emplean para licuar las mentes de nuestros jóvenes, hiela la sangre a cualquier persona con un mínimo de humanidad.

Esto me despierta el mismo rechazo frente a escenas como la de degollar frente a una cámara en primer plano con un machete a un recluta ruso, o la decapitación de trabajadores cristianos egipcios en una playa en Libia, las masacres de Nigeria o de cristianos coptos o sirios, bebés bautizados pisoteados por un presunto clérigo, mujeres y niñas cristianas y yazidíes torturadas y violadas hasta la muerte tras ser empleadas como esclavas sexuales, el quemar vivos a prisioneros en jaulas a modo de parrillas mediante convocatoria pública o el asesinato en masa de otros musulmanes por no ser de la misma corriente islámica.

Sin hablar del empleo y participación de niños en acciones truculentas o adiestrarlos desde la niñez con armas de todo tipo destrozando su infancia.

Las autoridades son responsables por su pasividad de y ante la implantación de ideologías cuyo único objetivo es acabar con la libertad e igualdad y por no ejercer el derecho al uso de la fuerza legitima para evitar que acciones como la sucedida en Christchurch, Nueva Zelanda, o la difusión de mensajes de odio hacia Occidente, la creación de guetos, la implantación de mezquitas donde se transmite un mensaje de guerra contra Occidente sigan adelante y socavando los cimientos de nuestra civilización.

No puedo menos que sentir dolor por lo sucedido en Christchurch, Nueva Zelanda y rabia frente a los gobiernos pasivos ante la invasión.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Un comentario sobre “Christchurch, Nueva Zelanda. Por José Crespo

  • el 16 marzo 2019 a las 21:34
    Permalink

    Los gobiernos pasivos ante todo,he optado,y me repito mas que el ajo,a solo ver canales de documentales en la tv,ya que veo que la sin razon está ganando paso poco a poco;vivimos tiempos humanos que dan asco y verguenza!!!!

    Respuesta

Deja un comentario