Olivenza, la gran dama, estratégica y necesaria para nuestra soberanía nacional. Por Inés Del Boca

Visto en la Feria del Toro de Olivenza. Por Manuel Barragán Lancharro
Visto en la Feria del Toro de Olivenza. Por Manuel Barragán Lancharro

“Su porte sobre el Guadiana la adorno de valentía, de Fe de los Templarios y Castilla, de su austeridad. Estratégicamente necesaria”

Olivenza, gran Dama, y como tal, bella y estratégicamente necesaria.

Su porte sobre el Guadiana la adorno de valentía, de Fe de los Templarios y Castilla, de su austeridad. Así como también desde el románico al manuelino en sus vestiduras edilicias. ¡Y su alma!
Hecha de los pueblos de España y Portugal.
Su vientre, sitio donde habitan en la misma familia y hasta en el mismo ser las dos ciudadanías. Resulta curioso y es de interés apreciarlo.
Última ciudad anexionada al territorio español peninsular… Esto, en el año del Señor del 1801. Invito a revisar esta época del Imperio Español y Portugués. Apasionante. Y lamentable.
Al final, entre Inglaterra y Francia, y las conspiraciones de familia permanentes de España y Portugal, a los imperios de estas nuestras dos últimas, se los fumaron en pipa las dos anteriores.
 Y para más recochineo, plácidamente.
Detalle de la portada de la Iglesia de la Magdalena de Olivenza. Fotografía de Manuel Barragán Lancharro
Detalle de la portada de la Iglesia de la Magdalena de Olivenza. Fotografía de Manuel Barragán Lancharro

“Olivenza, la gran Dama, que al día de hoy deja sin cabida a conflicto alguno en cuanto a frontera entre España y Portugal”

Pero quedó ella, Olivenza, la gran Dama, que al día de hoy deja sin cabida a conflicto alguno en cuanto a frontera entre España y Portugal.
Sigo invitando a que se metan en esta época, en el desenvolvimiento de sus circunstancias.
Porque está bella dama fue quien llegó última como parte de nuestra soberanía (Que hay que guardar, y con celo), está hasta hoy blindando lo que nos queda.
Grande Olivenza. Grande España.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ines Del Boca

Ines Del Boca

Añoro esos campos de la otra orilla del Atlántico que la gente no sabe que tiene desde el Barrio de las Letras de Madrid, donde, esta humilde y antigua hembra humana recomienda, conciencia plena y análisis permanente para que no nos pase lo de aquel, que un día se desnucó por siempre querer mirarse el propio culo

Deja un comentario