Las personas dañinas, los psicópatas y la criminalidad. Por Rodolfo Arévalo

personas dañinas
personas dañinas

“Las personas dañinas existen, las podemos encontrar alrededor, pueden estar en la empresa, en el ejército, en la judicatura, en los medios de comunicación, en la comunidad de vecinos”

No quiero que esto se tome como dogma de fe, es una simple elucubración de mi persona después de haber leído mucho sobre el tema. Por supuesto no pretende este escrito ser cátedra ni nada por el estilo, para eso están los médicos psiquiatras, a los que ruego encarecidamente hagan divulgación sobre el tema. Porque hay mucha literatura pero casi toda de autores extranjeros. Debe de hacerse de una manera divulgativa para que lo podamos entender todos, de nada sirven los farragosos estudios meticulosos de datos sobre el tema sin que se propongan claves para saber qué hacer. Pero es algo que me preocupa porque puede ser uno de los factores que acaben con lo poco humano que queda en el mundo.

Las personas dañinas existen, las podemos encontrar alrededor, pueden estar en la empresa, en el ejército, en la judicatura, en los medios de comunicación, en la comunidad de vecinos, en cualquier parte. Aunque nunca los haya usted sufrido están ahí. Son esas personas que ya desde el colegio necesitan hacer daño físico o mental a sus compañeros, lo llaman “Bulling” que no es más que acoso y derribo de cualquier persona que sea diferente al acosador, incluso en la guardería alguno apunta maneras.

Son humanos como todos los demás pero, que no se sabe por qué, tienen una configuración mental retorcida desde el nacimiento. Esto no lo digo yo, lo dicen psiquiatras después de mucho estudio. ¿Podemos decir que esto es así y que es genético? Recuerden que lo genético no tiene vuelta de hoja, es así. Si solo fuera fenotípico o sea algo que configura el entorno y no es heredado, las psicopatías acabarían tarde o temprano. Así que si es Heredado genéticamente a lo mejor puede controlarse algún día pero por el momento es imposible. Probablemente se necesita un ambiente, un fenotipo determinado, como una relación de maltrato o desprecio por parte de las madres que suelen ser en muchos casos detonantes de las psicopatías más fuertes, en ese caso se podría paliar un poco controlando ese primer nivel desencadenante posterior, pero lógicamente necesita de desencadenantes fenotípicos para desarrollarse del todo.

¿Es esto psicopatía? Yo mantengo que sí, que lo es en diferente grado de profundidad, algunas son leves y pasan desapercibidas son esas personas que calificamos como personas con mala leche. Y otras son personalidades totalmente enfermas. El hecho es que ahora que el mundo es más grande en volumen de seres humanos, estas cantidades aunque suelen ser constantes y están estudiadas, hay unos 100 mil psicópatas en cada población de cuatro millones de habitantes, lógicamente y aunque mantengan la proporción diseminan por sus hábitats más individuos propensos a psicopatía. Las psicopatías pueden ser leves, por ejemplo la del capataz que necesita dominar y fustigar a sus obreros, con insultos y gritos, el jefe que necesita hacer la puñeta a sus trabajadores sin motivo alguno, por ejemplo prolongando el trabajo sin necesidad. El político que valiéndose de su don de gentes asciende en los partidos pisoteando a los demás. El compañero de trabajo que pisa a los otros por conseguir un plus miserable o que hace la pelota a su jefe para ascender por encima de lo que valga como trabajador.

Las personas dañinas, los psicópatas y la criminalidad
Las personas dañinas, los psicópatas y la criminalidad

“En una sociedad competitiva como es ésta, muchas veces se confunde esta enfermedad con las ganas muy loables de prosperar”

En una sociedad competitiva como es ésta, muchas veces se confunde esta enfermedad con las ganas muy loables de prosperar. Todo el mundo está en su derecho de mejorar su situación, pero nunca lo está machacando al resto de humanos que le rodean, esto es enfermizo y debiera ser considerado causa de separación de la responsabilidad que ostente el individuo en cuestión. Cierto es que la posibilidad de que esas psicopatías vayan a más y lleguen a ser lesivas para la vida de otros es bastante remota, pero no es un asunto que se pueda dejarse de lado alegremente, porque de entre estas personas, alguna acabará siendo realmente peligrosa.

Afortunadamente para nosotros, vivimos en un mundo en el que las enfermedades mentales pueden mantenerse a raya muchas veces con medicamentos y eso ha hecho innecesario el uso de centros psiquiátricos de reclusión, aunque yo no estoy tan seguro. Según dicen los que estudian estos sujetos alienados, como seres humanos, no tienen cura porque la mayor parte de los psicópatas no tiene una enfermedad, lo que tiene es una configuración cerebral que carece de empatía con nadie que no sea él mismo. Todo su afán está en hacer lo que el considera lógico y justo para él, no tienen remordimientos, es un sentimiento que no poseen.

Lamentablemente parece que hemos hecho algo tremendamente mal en las sociedades actuales, puede tratarse de la deshumanización aunque los psiquiatras dicen que no que, hay individuos así de manera innata y no se puede hacer nada. Pues que quieren que les diga. Primero que suerte no ser uno de esos enfermos que ni siquiera tienen consciencia de serlo, y segundo que alguien debería ponerse en serio a investigar aquí en España y empezar a tenerlo en cuenta, tanto en relación a la criminalidad, como en relación a que haya posiciones de poder que puedan sufrir a estos enfermos, como ya han hecho reputados psiquiatras de todo el mundo que incluso han inventado cuestionarios para detectarlos. Habría que tenerlos lo más apartado de los grupos sociales “normales”, así probablemente conseguiríamos sociedades mejores. Pero ¿quién le pone el cascabel al gato, sobre todo en esta sociedad débil de principios de siglo?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario