La cuarentena mejor con libros y lectura, la única droga para el cerebro que no es nociva para la salud. Por Rodolfo Arévalo

libros
La cuarentena con libros y lectura

«El resto del tiempo lo paso en mi casa rodeado con mis libros en lectura y escribiendo, retocando fotos, tocando el bajo eléctrico y componiendo canciones»

Afortunadamente el virus y las medidas de alarma no me han condicionado la vida. De hecho sigo haciendo la vida normal que llevo desde hace unos diez años. Salgo poco a la calle, salvo para caminar un rato por la diabetes, el resto del tiempo lo paso en mi casa rodeado con mis libros en lectura y escribiendo, retocando fotos, tocando el bajo eléctrico y componiendo canciones o haciendo tonterías con el Cinema 4D y el Photoshop.

Esas son razones para no quejarme. Puedo leer, escuchar música, estar con mi familia, salvo con mi madre a la que no quiero, ni debo visitar, por lo que pueda ocurrir; tiene noventa y un años. La llamo por teléfono todos los días y hablo un rato con ella. Me dice, bastante asustada, no por ella, si no por mí, que no se me ocurra ir andando por la calle a verla y yo le digo que no se preocupe, que no pasa nada, pero le hago caso. No me gustaría ser el responsable del contagio de la persona que me dio la vida. Una mujer vive con ella y por eso se hacen compañía una a la otra.

Lamentablemente, hablar por teléfono con ella no es una buena opción, solo preguntas, y contesta muy brevemente pero en seguida pierde el interés y está a otra cosa. No está muy habladora últimamente. Yo imagino que aparte de haber perdido la memoria cercana, está de vuelta de todo. Y por supuesto del virus… También hablo con mi suegra que está sola en su casa de Valladolid. Hoy voy a hacer unas llamadas telefónicas o por Messenger con el resto de tíos que tengo repartidos por la geografía Española. Imagino que todos estarán bien, porque ya se sabe que la falta de noticias suele ser buenas noticias. Las malas corren que se matan.

Es difícil, para según que tipo de personas, estar en casa sin hacer, a su entender, nada. Hacen mucho aunque no lo sepan, parar la enfermedad. Pero lamentablemente en España se ha esparcido ampliamente el mensaje de que el deporte es fundamental, casi lo único que hay, para que el ser humano se desarrolle. Este es uno de los problemas por el que la afición a la lectura es muy escasa en nuestro país.

«La gente no es consciente de cómo la lectura de un libro ayuda a huir a nuevos parajes, países e historias que te hacen volar en libertad cuando estás encerrado»

La gente no es consciente de cómo la lectura de un libro ayuda a huir a nuevos parajes, países e historias que te hacen volar en libertad cuando estás encerrado. Esto que sí hacen en los países nórdicos, llamando nórdicos los que están por encima de los Pirineos, también es una cuestión de clima. ¿Quién quiere estar en el Havre (Francia) a las seis de la tarde en la calle, ya oscura y pasando frío? Imagino que nadie.

Aunque yo leo poca novela, alguna sí, me sumerjo en libros de ensayo y de divulgación científica y esto en la actualidad es una compañía impagable. Pero el hábito hay que cogerlo desde temprano. Puedo asegurar que crea adicción es una droga que produce dependencia pero que no es nociva para la salud.

«Siempre ha sido para mí la lectura un lugar donde hallar amigos de esos que cuesta dejar cuando acaba el relato»

Siempre ha sido para mí la lectura un lugar donde hallar amigos de esos que cuesta dejar cuando acaba el relato. Los siete y los cinco secretos con diez u once años, las aventuras de Tarzán enteras, toda la colección, y unas cuantas más como las historias del Libro de la Selva o como muchas de las novelas de Julio Verne. Más tarde ya con unos dieciocho años empecé a leer divulgación científica y descubrí también el ensayo. Entre unos y otros libros de temas variados nunca me he encontrado encerrado, porque el mundo que te ofrecen los libros no caben en el universo que conocemos. La mente humana es capaz de crear seres, historias y lugares que serían incluso imposibles de encontrar en la realidad, por muy lejos que nos adentremos en el espacio galáctico.

En este sentido la película de Tarkosky que creo está basada en una historia de Estanislav Lem, tiene una moraleja que poca gente capta y es que aparte de que “nada de lo humano me es ajeno”, que decía Eugenio d´Ors, todo lo que pueda ser ya está previamente creado en la mente humana e independientemente de esto, no existe nada si no hay un observador consciente que pueda verlo. Vamos, que ser sin ser experimentado para objetos sin consciencia es un absurdo. Esto entraría en contradicción con lo creado intelectualmente, pero no, no es así, porque leer tu cerebro es el famoso conócete a ti mismo Socrático.

Por eso insisto en lo que a mí respecta, en particular el virus y las medidas de alarma, no me han condicionado la vida. De hecho sigo haciendo la vida normal que llevo desde hace unos diez años. Les deseo una feliz estancia en casa en compañía de su familia y la lectura de un buen libro. Si no lo tienen lo pueden pedir por correo, verán como quince días pasan volando. Parece que mis sesenta y cinco años, han pasado volando y es que leo mucho.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario