El caos que se nos avecina y los políticos, como las compresas, con alas para volar bajo las nubes. Por Rodolfo Arévalo

El caos que se nos avecina y los políticos como las compresas con alas para volar por las nubes. Por Tano
El caos que se nos avecina y los políticos como las compresas con alas para volar por las nubes. Por Tano

“Hay asuntos sobre los que uno no se cansa de hablar, y debe hacerlo, para evitar que las personas, en España, no sepan la realidades que aguardan a sus hijos y nietos en el futuro próximo”

Hay asuntos sobre los que uno no se cansa de hablar, y debe hacerlo, para evitar que las personas, en España, no sepan la realidades que aguardan a sus hijos y nietos en el futuro próximo. Yo por lo menos no me cansaré de hablar de ello en cualquier lugar en el que se me lea o se pida la opinión. Es deplorable que algo que afecta a los pueblos de todos los lugares de Europa se manipule como un asunto de racismo y miedo a perder el trabajo. Para ello se disfraza la realidad sin vergüenza desde toda atalaya política, salvo excepciones, al tan cacareado “pueblo” dejándole con el culo al aire.

A las grandes empresas y fortunas el tema puede afectarles pero solo de refilón, tienen los conocimientos y recursos necesarios para evitar padecer las consecuencias. Para mi, por sabido, es un tema casino, pero tratarlo desde otra perspectiva no sirve de nada. A nadie parece importarle, o peor nadie con mando en plaza es consciente, aunque me niego a creer que las cabezas pensantes, que las hay, no estén pensando en como distraer la atención y callen por política corrección e interés. Quizás llegue el momento en que los ¿trabajadores? inmigrados de lugares de cultura y políticas totalmente ajenas a nuestra religión, cultura y forma de gobierno occidental, acaben siendo el chivo expiatorio de los políticos, que los usaran a modo de boomerang, para engañar nuevamente al pueblo ignorante. 

“Porque los engaños pueden venir de los políticos de la derecha o de la izquierda y tal como están las cosas con los melindrosos hasta del centro político”

Porque los engaños pueden venir de los políticos de la derecha o de la izquierda y tal como están las cosas con los melindrosos hasta del centro político. Más si cabe de ahí. El buenismo y la política del avestruz de no ver o no querer ver la realidad de las cosas trae siempre malas consecuencias. Por eso la gente huye de los informativos de las televisiones que han dejado toda credibilidad en las cloacas. No sé si la mayor parte de las personas se han dado cuenta de que lo que preocupa a los políticos y a las mentes pensantes ahora es ¿cómo integrar el trabajo humano con el robótico y tecnológico que empieza a dominar amplios sectores de la economía?

Esto es así, porque el problema del pago de pensiones que está directamente ligado al trabajo actual, no parece tener respuesta si no es a través de impuestos. Ésta no es la solución, en un país en el que los sueldos mayoritarios son irrisorios y porque si no hay trabajo, cada vez habrá menos dinero por cotizaciones, no se podrán cobrar esas pensiones y los viejos tendrán que trabajar o robar. Repito adelgazar el Estado es primordial para poder seguir manteniendo el tocado de Estado de Bienestar que, mal que bien, todavía tenemos.

El asunto es muy grave, más que solo para afectar a pensionistas, es grave para todo el mundo, dado que cada vez habrá menos trabajo y el sueldo por la cara habrá de imponerse, no por medida social de partidos de izquierda populistas, si no por la imposibilidad de que mucha parte de la población trabaje, cuando la mayor parte de las labores mecánicas y repetitivas estén robotizadas. Eso está a la vuelta de la esquina. Sociedad del ocio lo llamaban en los años sesenta y ya se apuntaba que habría que pagar sueldos por no hacer nada.

Los políticos volando como los compresas
Los políticos volando como los compresas. Ilustración de Tano

“Hay temas como el que la gente pueda vivir de algo y teniendo derecho a trabajar, que son básicos en una democracia”

Puede que esto parezca escandaloso, pero al final tendrá que ser. No es que yo sea socialista o comunista que no lo soy en absoluto, pero hay temas como el que la gente pueda vivir de algo y teniendo derecho a trabajar, que son básicos en una democracia. Sobre todo si se desea conservarla, si no, hablamos de otra cosa. Si se le niega a la persona el derecho a trabajar, aunque solo sea por falta de necesidad de trabajadores habrá que ofrecerles otra posibilidad de vivir. Si esto no es así y sumado a la inmigración ilegal y al ofrecimiento de subvenciones y servicios sociales a todos, tanto a nacionales como inmigrantes, no hay quién pueda sostener esto. Nadie puede salvo que las empresas robotizadas, por mucho que moleste a los propietarios paguen a la seguridad social por cada máquina unas treinta veces más en seguros sociales que cualquier trabajador individual porque producen en proporción. Y además devolver a esa masa migratoria de cultura extraña a la nuestra a sus países después de diez años máximo, impidiendo la nacionalización de ellos o sus hijos.

Si se quiere mantener el mercado y la sociedades libres, no queda más remedio, otra opción conduce directamente a la anarquía, el aumento de criminalidad y el hundimiento de lo que conocemos como Cultura occidental. Los inmigrantes de países con Culturas medievales y valores religiosos sin roturas morales se instalarán y obligarán a nuestra cultura a retroceder mil años o más para sumirla en una segunda edad media. Puede que se argumente que esto es fatalista y que se irán buscando medidas, pero la realidad es que el problema de las pensiones se agrava, el problema del paro también, la inmigración islámica no se integra, y las políticas de izquierdas agravan el problema mucho más por el despilfarro dinerario en cosas absurdas.

Mientras nosotros estamos mirando para otro lado y vemos el cambio climático solamente, la contaminación que parece obsesionar a Carmena, suerte tiene de que no vivirá dentro de cuarenta años en el mundo que viene, aunque a mi me fastidie que no vea como se cargó Madrid por caprichos comunistas. La cultura occidental, tal como la conocemos está a punto de desaparecer, gracias a los buenistas de la política corrección que van haciendo tonterías una tras otra y no tomando la sartén de los problemas por el mango de forma realista.

Ya cuento todo esto en mi Novela, ESCLAVO SIGLO XXI, de venta en Amazon por si a alguien le interesa, pero claro yo no soy una folclórica que sale en el Prime Time de la Televisión, ni en radio, ni soy famoso, más que en mi casa a la hora de comer, todas las cosas necesarias para tener eco social. Además de que la gente en general no quiere oírlo, prefieren pasar su tediosa vida al dictado del buenismo repartido a través de manipulados medios de comunicación y teléfonos móviles. ¿Por qué, cómo puede haber humanos tan malos… y tan cortitos? Es imposible alguien proveerá. Menos mal que no creo en Dios.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario