Carta abierta e informal a un señor llamado Bergoglio. Por Vicky Baustista Vidal

Ya han acusado al Papa Francisco en varias ocasiones de ser un antipapa, no se si lo será o no, pero después de su última entrevista con el maligno (Jordi Evole), este Papa no me representa. Por Tano
Ya han acusado al Papa Francisco en varias ocasiones de ser un antipapa, no se si lo será o no, pero después de su última entrevista con el maligno (Jordi Evole), este Papa no me representa. Por Tano

“Ha dicho usted señor Bergoglio que deberíamos aprender a llorar, y para mí, con esa aparente sencillez se ha retratado en su ignorancia”

Estimado Bergoglio:

Mucho me temo que la entrevista que alguien de su gabinete, estoy segura, concedió a la Sexta, haya dejado al descubierto su mediocridad como Papa y como ser humano.

Yo me voy a centrar en algo que ha dicho y dejo a otros eruditos y comentaristas la crítica acerca de sus errores de apreciación y de sus ideas nada relacionadas con lo que es una religión y una justicia.


Ha dicho usted que deberíamos aprender a llorar, y para mí, con esa aparente sencillez se ha retratado en su ignorancia. ¿El mundo no ha llorado bastante? ¿No sigue llorando el mundo en infinitas regiones? ¿Quizá se refería usted a llorar de alegría? Me temo que no. ¿Llorar de hambre, de pena, de dolor, de miseria, de asesinato, de injusticia, de desesperación, de pobreza, de soledad, de abandono?…


No señor, no. No es a llorar a lo que debe aprender el hombre de Dios, que es cualquiera que habite el mundo.


Otros han predicado, quizá hipócritamente, pero hablaban de lo que se supone que es la base de todo: El amor al prójimo, la esperanza, la ayuda, la tolerancia, la compasión, el perdón, la caridad y todos esos valores que parece ser que no hacen falta por que todos debemos aprender lo que, por desgracia, conocemos demasiado bien: Llorar.


No, señor Bergoglio, aprenda usted, que si lo dice es por que es usted quien lo necesita. El pobre ser humano, tan solo desde que nace en un mundo desconocido lleno de ignorancia, lo que necesita es felicidad, alegría, prosperidad, familia, hermandad sí, consciente, no servilismo a la bondad interesada de otros.


Las luces robadas que todos somos ya hemos llorado demasiado, y la Esperanza, que es una de las cosas que usted debería predicar habla de paz, y de todo lo contrario al llanto. 


Es usted un papa adecuado a la época: Mediocre. Lo último que se necesita en la Cristiandad.
Al menos ensaye tópicos para cuando tenga que acudir a entrevistas, para que no se le vea el plumero y tenga que perder el tiempo que duren en justificar aquello que dijo en tal o cual momento.


Donde se maneja la luz hay siempre bichos y oscuridad. El Vaticano es la meta de los buenos y de los malos. Cuide de su rebaño de ovejas blancas y negras, y si no tiene cosas mejores que decir no las diga. Siga usted dando el juego que se le solicita y no deje desprotegidos a sus creyentes en aras de ideologías e intereses. Y no nos enseñe a llorar, que ya nos lo sabemos cómo para matricula de honor. Enseñe a ser feliz, a comer todos los días, a pensar que hay justicia para todos, por ejemplo.


¡Adiós! Señor Bergoglio.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

2 comentarios sobre “Carta abierta e informal a un señor llamado Bergoglio. Por Vicky Baustista Vidal

  • el 2 abril 2019 a las 23:02
    Permalink

    El PAPACO es marrano. Sobran las demás explicaciones

    Respuesta
  • el 6 abril 2019 a las 10:39
    Permalink

    Pues estoy con el Papa, ojala el Espíritu Santo nos dé muchos como él.

    Respuesta

Deja un comentario