Caperucita Roja en el Mercado Negro de la enfermiza política corrección. Por Rodolfo Arévalo

Caperucita Roja en el Mrercado Negro de la política corrección.
Caperucita Roja en el Mercado Negro de la política corrección. Ilustración de Tano y Tita

“Decir que Caperucita Roja es un cuento machista es una absoluta estupidez…También podemos juzgar a la contra que es un cuento feminista, porque al final da la victoria a la nieta y a la abuela que consiguen vencer al lobo”

Tengo una pregunta simple: “¿pueden muchas personas que se han educado en democracia, y hasta un nivel superior, tener un pensamiento más simple y poco elaborado que el que tendría, pongamos por caso, una almeja?”

Pues sí, por desgracia es así. De nada sirve el desarrollo técnico de las comunicaciones, de la información, de la cultura y de la inteligencia si el receptor del mensaje es analfabeto funcional,  o disminuido en cociente intelectual o, como decían antiguamente, de entendederas.

Pero lo que ya transciende cualquier tipo de inteligencia, humana, es confundir la realidad con la ficción y viceversa. Y aunque siempre la realidad supera la ficción, no es para encocorarse por un quítame allá esas pajas. Tratar el continente como si fuera el contenido, y el contenido como continente, la ficción como realidad y la realidad como ficción resulta algo enfermizo. Sí, todo esto resulta intelectualmente un ejercicio para locos de casi atar o de tontainas, estos sí, avanzados.

Estaba oyendo la radio esta mañana, un programa que abduce literalmente a la gente, el de Pepa Fernández, (como ha derivado hacia las premisas dominantes últimamente) y uno de los debates versaba sobre la relación del autor de una obra con el contenido. Aparte de que tratar de que separar al autor del contenido de su obra resulta patético, lo es más pensar que todo el contenido que pueda volcar en una obra de ficción responda a su manera particular de pensar y ver el mundo. Ya sé que mucha gente puede soñar con matar a otras personas, pero dudo que esta violencia cerebral pueda tener cabida como algo real en el desarrollo de su vida. Podría ser si se trata de un psicópata, pero entonces no es una persona normal es un enfermo y no un escritor, aunque pueda haber habido escritores enfermos, como hay de todo en el mundo.

Decir que Caperucita Roja es un cuento machista es una absoluta estupidez…También podemos juzgar a la contra que es un cuento feminista, porque al final da la victoria a la nieta y a la abuela que consiguen vencer al lobo. Además Caperucita es una arriesgada y valiente mujer que acepta un encargo de otra mujer para una misión peligrosa, como lo es atravesar el bosque en el que vive un lobo, para llevarle a su abuela unas golosinas. Al final un cazador (Vaya apareció el machismo) da muerte al lobo. ¿por qué?, porque lo más natural es que sea un cazador, porque en la historia humana, ha habido siempre más hombres cazadores que mujeres cazadoras. El motivo será psicológico, machista, psicótico festivo o vete tú a saber, pero eso es lo de menos, porque lo fue, no lo es. No sé  si la gente de la que surgen estas reflexiones tan pueriles y absurdas tienen inteligencia de algún tipo, me da a mi en la nariz que no, o bien son unos enfermos psiquiátricos con diversos complejos de inferioridad o similares. Y si esto solo afectara al cuento infantil de Caperucita Roja pues todo iría bien. Lo malo es que se quieren confundir las obras de creación con el pensamiento íntimo de los autores de una obra.

Si yo escribo en una obra lo siguiente “el hombre levantó el cuchillo sobre la desnuda espalda de Ángela y, fuera de sí, le propinó una certera puñalada entre las costillas” no es que sea un machista redomado ni estoy motivando a ningún hombre a cometer un delito de asesinato o agresión contra una mujer, solamente estoy contando una historia ficticia, que requiere de un asesinato de una mujer, porque si no qué escribo, que el pie del asesino aplasto una cucaracha, en el suelo, lo que le produjo una desagradable sensación de asco. ¿investigará la policía esta cucarachasinato? ¿Sería diferente si esa historia la escribe una mujer? ¿Sería más feminista el autor si el personaje de Ángela le da en la cabeza al hombre con el agudo tacón de su zapato en el ojo y se lo carga?, Pues no, es igual, solo es una historia que cuenta un hecho imaginado, y lo que se cuenta es el hecho de que se ha cometido un asesinato. ¿Un asesinato machista? No. Un asesinato puro y simple, porque a continuación la inspectora Carolina, de la agrupación femenina de su barrio y a la sazón comisario de policía, toma las riendas del caso y encarcela al malísimo asesino, que mira por donde no era un hombre en todo el sentido de la palabra, era un inter género, que odia que las mujeres sean de facto un sexo de por sí y el tenga que someterse a cambios corporales para que su sexo físico se corresponda con la imagen cerebral que tiene de sí mismo.

Se dan ustedes cuenta del embrollo mental que tienen algunas personas, que andan por ahí sueltas, y que parece quieren que todos los demás nos volvamos absolutamente majaras. Vamos a separar las cosas. Por mucho que se quieran ver fantasmas donde solo hay sombras de humanidad, no se conseguirá inventar la realidad, porque no es ficción y la estructura biológica, mental y animal de los seres humanos es esa. Es la buena, la que como animales básicamente, antes que racionales, somos. El razonamiento viene después y esos razonamientos tienen tanto que ver con la realidad como un cuento en el que un lobo habla a una niña. Y el que no lo vea así es que debe sufrir alguna intensa enfermedad psicológica. Ojo pueden ser, socialmente, peligrosos llegado un momento de distanciamiento de lo que es cuento y realidad.

***

 

 

anuncio esclavo siglo XXI

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario