Cómputo general de los dos debates, su formato y manipulación: Los Casado vencedores. Por Rafael Gómez de Marcos 

Cómputo general de los dos debates
Cómputo general de los dos debates y su formato.

“Pronto nos dimos cuenta que el formato de Atresmedia había sido preparado a mayor honra y gloria del presidente y que los moderadores hicieron lo suyo para ayudar”

¿Cómo era aquello que en TVE era más fácil controlar el formato que las preguntas?
Pues a ustedes en Atresmedia les ha resultado muy fácil “controlar”, controlaron los temas favoreciendo a Sánchez e Iglesias, si había algún asunto que revestía una especial importancia en esta campaña y para estas elecciones, era la cuestión territorial y sus añadidos, pues bien lo escondieron hasta pasadas las 24h, cuando debido a las horas, al soporífero y aburrido control del debate, ya mucha gente se había ido a la cama.

Controlaron perfectamente las interrupciones de los oradores del centro derecha, no así la de su Psoemos, presumieron en días previos de su formato, pero pronto nos dimos cuenta que el formato había sido preparado a mayor honra y gloria del presidente y que los moderadores hicieron lo suyo para ayudar.

Una vez visto los dos debates, el debate producido y realizado en TVE menos pretencioso, ha tenido más interés, entre otras cosas porque estaba mejor realizado gracias al señor Antonio Casado, que con buen criterio nos dejaba ver el lenguaje no verbal de los candidatos, gracias a poder ver en el plano los brazos y las manos de los mismos, evitándonos por otra parte ver continuamente como las manos o los brazos se salían del cuadro, buena selección en los tiros de cámara, acertada elección del fondo, cosa que todavía no han aprendido los realizadores de Atresmedia, cometiendo el mismo error que en el debate de 2016, que cada vez que se pinchaba una cámara o saltaba el fondo o saltaba el orador debido a lo anteriormente explicado.

Ni en 100 vidas podría imaginarme que echara de menos a Xabier Fortes en la conducción de un debate de estas características. El lunes dio un auténtica lección de imparcialidad a Ana Pastor, señora Pastor, los pelotas de su marido le dirán que ha estado cumbre, pero no fue así, estuvo penosa, se la notó partidista, sin chispa, me hizo recordar al personaje de Susan Alexander, la segunda mujer de Charles Foster Kane, de la maravillosa película de Orson Welles.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rafael Gómez de Marcos

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido.

Deja un comentario