Dos lecturas apasionantes: El gen y Una herencia incómoda. Por Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo
Rodolfo Arévalo

«Hoy no he aparecido aquí para hablar de política, tampoco de mi libro, ESCLAVO SIGLO XXI, he venido para hablar de libros, dos en concreto» 

Hoy no he aparecido aquí para hablar de política, tampoco de mi libro, ESCLAVO SIGLO XXI, como Umbral hizo en el programa de Mercedes Milá que le engañó vilmente, no. Hoy he venido aquí para hablar de libros, dos en concreto y ninguno de Umbral, ya se bastaba él para hacerlo. Le admiro por ello. No hablo de oídas o por arte de birlibirloque no, que cuando cito algún libro es porque o lo he leído o lo estoy leyendo. A veces me basta con releer alguno de los tres mil volúmenes que tengo en mi casa, ridícula biblioteca si la comparo con la que tenía mi padre de doce mil volúmenes y que mi madre, harta ya de tanto polvo en casa, vendió con la antigua vivienda a un librero de la cuesta de Moyano. Por cierto solo le dieron seis mil euros, eso al parecer vale la cultura acumulada en setenta y ocho años.

La verdad es que ridícula es mi bibliotequilla, pero comparada con la que tiene el promedio general en España es hasta grande. Dice mucha gente que los libros solo ocupan sitio y hacen que las casas estén llenas de polvo. También, digo yo, de sabiduría y sosiego, siempre que haya un propietario que lea. Los libros no son objetos de adorno por metro lineal, como los tienen algunos, si no reductos de palabra y pensamiento congelado. Reductos de los grandes pensadores, científicos, políticos, sociólogos, médicos, psicólogos, cuentistas de cuentos, también los de mentiras políticas y novelistas. También los han escrito algunos mentirosos impertérritos, como digo, pero esos hay que leerlos para defenderse de sus mentiras, el conocimiento es poder.

Siddhartha Mukherjee
Los libros no son objetos de adorno por metro lineal, como los tienen algunos, si no reductos de palabra y pensamiento congelado.

«En España pocos lo saben, porque desde hace muchos años las leyes de educación se han encargado de que el personal lea poco o nada, tirando al ridículo»

En España pocos lo saben, porque desde hace muchos años las leyes de educación se han encargado de que el personal lea poco o nada, tirando al ridículo. También las leyes anteriores eran un poco ridículas en esto de fomentar la lectura. ¿Quién tiene el valor de iniciar en la lectura a unos chicos y chicas de once a quince años, pidiéndoles leerse Don Quijote de la Mancha o las novelas ejemplares o a Santa Teresa de Jesús o los Episodios Nacionales. Pues sí, muchos profesores por culpa de las leyes de educación. Pero es que nadie se ha dado cuenta de que a esas edades, leerse esos libros, es algo milagroso para un joven. A esa edad se está a otras cosas, las aventuras deben ser de Tarzán de los Monos o Dos mil leguas de viaje submarino y ya también quedan trasnochados.

Seguid así desde las cúpulas de los ministerios de educación y habréis llegado al resultado actual de cifras de lectura y cultura. La del móvil para idiotizar, a lo mejor es lo que queréis. Tanto es así, que aparte de ningún interés por esa necesidad del alma humana, lo que recogeréis es odio visceral a abrir esa tapa que encierra un “verdadero coñazo” a la luz de lo que ellos sintieron con vuestras recomendaciones. No sé en la actualidad, pero insisto gran parte de la culpa la tienen las mentes pensantes de la cúpula de la administración educativa. Hasta aquí una crítica, que asumida y cambiados los postulados de enseñanza, conseguiría aumentar en el plazo de unos treinta años el número de lectores de nuestro país. De no ser así olvídense de recuperar mentes e intelectos.

Pero venía esto a cuento de que han caído en mis manos dos libros que he adquirido, no me da el sueldo para más cultura estos tres últimos meses. Pero en cambio sí tiene que darme para pagar el gas y la luz cuya facturas de la empresa Naturgy y que cobra Madrileña de Electricidad suelen ascender a totales de seiscientos y setecientos Euros. Si los estudias efectivamente pertenecen a periodos de cuatro o cinco meses, pero al parecer la subcontrata de Madrileña de gas, pasa los recibos cuando le “peta”, gracias señores, por mandarlos juntos y creer que todos los españoles ganamos cinco mil euros al mes, para que aparte factura de luz y gas podamos pagar también, hipoteca o alquiler, comida y resto de gastos generales. Eso con sueldos de entre novecientos y dos mil quinientos euros, quién los tenga.

Una herencia incómoda
Una herencia incómoda

«Una herencia incómoda, habla de la herencia genética y la diversidad de alelos que produce el aislamiento de las poblaciones humanas»

Ya nos acordaremos de ustedes en nuestro deseos y necesidades físicas más íntimas. Pero vamos como decía a pesar de esto he podido adquirir dos libros. Uno de tapa blanda que estaba a nueve euros y no está nada mal se llama UNA HERENCIA INCÓMODA, habla de la herencia genética y la diversidad de alelos que produce el aislamiento de las poblaciones humanas, que todavía están en evolución, aunque no lo parezca y algunos no quieran que sea verdad, esas escisiones del tronco principal que da como resultado la diversidad de razas actuales que no se separan más deprisa porque todavía hay permeabilidad reproductiva entre ellas. No ha habido una separación geográfica que lo permita del todo. Eso incomoda a los adalides de la defensa de la igualdad de la especie humana, que además no toleran los postulados irrebatibles de los socio biólogos del Club del Reloj de T. Edgard O. Wilson o de Richard Dawking en su estudio sobre el gen egoísta. Todo esto solo por un complejo absurdo de que reconocer las diferencias raciales puede hacer que haya racismo. No es en absoluto verdad, porque se pueden reconocer las diferencias, evidenciadas por la ciencia, sin menospreciar a los demás. Muy interesante libro del periodista Nicholas Wade.

El gen de Siddhartha Mukherjee
El gen de Siddhartha Mukherjee

«Este libro es una historia de biografía personal en la que se cuenta en primera persona cómo se dedicó a su especialidad científica y los motivos que lo movieron a ello»

Por otra parte también he adquirido otro libro, este en edición de cartón con gran profusión de dibujos y fotos que cuenta todo sobre el gen. Siddhartha Mukherjee Profesor de medicina en Columbia y Oncólogo, nos ofrece el sugestivo título EL GEN. Este libro es una historia de biografía personal en la que se cuenta en primera persona cómo se dedicó a su especialidad científica y los motivos que lo movieron a ello. Básicamente la enfermedad mental, psicopatías en sus tíos cercanos, que le obsesionaron en su juventud con la creencia de que podrían ser hereditarias. El resultado, un impresionante volumen que narra la historia del descubrimiento del gen, estado de estudio actual y el futuro, incluyendo el mal o buen uso que puedan hacer los humanos con su más que probable control. Espero que adquieran estas lecturas, merece la pena apoyar tanto a las editoriales, que fuera de España todavía publican sin coedición, como a las Españolas para que la edición vuelva a ser para todo autor la tradicional, sin coedición. No todo el mundo puede permitírselo.

***

anuncio esclavo siglo XXI

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario