A la calle que ya es hora: ¿Para qué necesitamos en España la Ley? Por Miguel Ángel Contreras Betancor

'A la calle que ya es hora'
‘A la calle que ya es hora’

«¿Para qué necesitamos la Ley, por ejemplo, el Código Penal si es la hora de la calle y con unas manifas y dos o tres vídeos en los que se escuche bien el clamor popular tenemos bastante? «

Reflexiono con paciencia, esperando las manifestaciones, cuerpos desnudos y gritos al estilo del: «arderéis como en»… de los colectivos/as/es/xs/ denunciando tamaño disparate promovido por la Universidad de Castilla-La Mancha, que así, se sitúa como punta de lanza de la mediocridad en España. 

¿Para qué necesitamos la Ley, por ejemplo, el Código Penal si es la hora de la calle y con unas manifas y dos o tres vídeos de los pastores exigiendo que las estancias del palacio de las Salesas Reales oigan los clamores populares; esos gritos que demandan la aplicación de la justicia popular tirando a la basura los engendros que llaman separación de poderes o presunción de inocencia, que sólo ralentizan -cuando no frustran- la voluntad del PUEBLO soberano, se puede alcanzar la gloria jamás vista?

Para qué diablos se precisa un ordenamiento jurídico cuando las plazas, vías pecuarias, estaciones de metro o guaguas, rebosan de ciudadanos/as/xs/yz, que no tienen duda alguna sobre el veredicto correcto y el sentido de la historia -de su historia-. ¿Para qué diablos tantos muertos, tanto sacrificio en pos de la decencia si la solución siempre ha estado entre garrotes y puñalada trapera?

Así que desde esta tribuna exigo la puesta en marcha del Comité de Salvación Pública -versión estatal-, la inmediata derogación de los Códigos Penal, Civil, y de esa maldita legislación Contecioso-Administrativa y la renuncia -con exilio y paguita incluida- de los prebostes. 

¿Quiénes serán nuestros Robespierre y Danton? ¿Acaso no lo sabe?, pues ellos viven entre nosotros, comen de nosotros y se olvidan de nosotros. Venga, anímese y salga a la calle en pos de los nuevos tiempos que tanto se asemejan a los viejos (tiempos). 

Como parece que la ignorancia se ha convertido en un síntoma de grandeza, siga a todos esos líderes y ‘lideresas’ que pastan entre grititos y poses.

 

Miguel Angel Contreras Betancor

Miguel Angel Contreras Betancor

Podría afirmar que nací en Las Palmas de Gran Canaria y no me equivocaría, incluso, si fuera menester, no me importaría aseverar que en el oficio de escribidor -variantes: plumilla y creador de historias- llevo dando el coñazo varias décadas. Tanto es el cariño que siento por el arte de casar vocales y consonantes, que en actualidad edito y dirigo la revista https://revista-contraluz.es , una web dedicada a los géneros negro y policial Y ahí estoy, con el alma llena de balazos y los ojos a rebosar de enigmas y medias verdades. Casi, como la vida misma.

Deja un comentario