Me llena de orgullo y satisfacción… Por Guillermo Emperador

Orgullo y satisfacción
Orgullo y satisfacción

 

“Nada tengo contra los homosexuales, aunque sea del otro bando. Vamos, que me gustan las señoras y a estas alturas de mi vida no creo que cambie”

 

Nada tengo contra los homosexuales, aunque sea del otro bando. Vamos, que me gustan las señoras y a estas alturas de mi vida no creo que cambie, que ya uno tiene artrosis y le costaría hacer contorsionismos para salir del armario. Pero reconozco en ellos méritos y valores. Son personas ricas en sensibilidad y cultura. Lograron transformar un barrio, Chueca, que era un foco de drogadictos en una zona de alto nivel económico y social. Fueron perseguidos injustamente durante siglos y sometidos a toda clase de vejaciones, pero hoy día todo eso ha cambiado.

Nadie duda que son iguales que los demás ciudadanos. Entonces ¿por qué es necesaria esta semana?

 

“¿El orgullo y satisfacción es vestirse de colorines o de locaza y hacer en muchos casos el ridículo en una carroza?”

 

¿El orgullo es vestirse de colorines o de locaza y hacer en muchos casos el ridículo en una carroza? O no vestirse y pasearse en pelotas, a veces con resultados lamentables.

¿El orgullo es insultar y vejar a la Iglesia Católica, como ocurre en muchos de esos festejos? Que sí, que para los curas siguen siendo pecaminosos, pero ya no les van a llevar a la hoguera. Además, insultan y ofenden, no a esa “clerigalla” sino a los sentimientos de muchos católicos, incluidos bastantes de su condición. Y ya puestos ¿Por qué no se meten con el Islam radical que ahorca a los homosexuales o los tira por una ventana?

¿El orgullo es pretender que todo el mundo sea gay? Eso parece, dada la insistente presión para que en las escuelas, en los medios y en todos los sitios se enseñe eso de la diversidad sexual. Bien está que se eduque en el respeto, pero sin caer en la propaganda.

¿El orgullo es perseguir a todo el que no le parezca bien? Es muy fácil acusar de homófobo, islamófobo u otros “fobos”. Palabras-amenaza que señalan incluso al que simplemente hable del tema con un sentido crítico, aunque sea de modo respetuoso. Triste ironía del destino que esta semana coincida todos los años con la festividad de San Pelayo (26 de junio), un niño que fue martirizado en la Córdoba musulmana del siglo X por negarse a abandonar su Fe y a tener relaciones con Abderramán III. Sin duda, un homófobo y un islamófobo.

Yo no tengo orgullo de ser como soy, lo soy y punto. Como una cucaracha no tiene orgullo de serlo y un bosquimano supongo que tampoco, al igual que una maceta de geranios. Son, simplemente; no se cuestionan su superioridad ni su inferioridad. Puedo sentirme orgulloso de ser español, por ejemplo —especie rara hoy día y también a veces perseguida— pero eso no implica que sea superior a un francés ni a un griego.

Y vaya ejemplos que me han salido al final, juasss, aquí no podría decirse aquello de “Me llena de orgullo y satisfacción…”

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

2 comentarios sobre “Me llena de orgullo y satisfacción… Por Guillermo Emperador

  • el 27 junio 2017 a las 19:40
    Permalink

    Hola Guille….Pues nada, decirte que no se puede decir ni escribir mas claro. Estupendo articulo. Y digo yo, que mucha gente lo debe de pensar tambien, porque imagino que todavia quedan espagnoles cabales por Espagne, perooooo… deben de decirse esa frase que se oye mucho mucho : “bah ! tu déjalos y no te metas en lios” !! Y desafortunadamente eso es lo que prima hoy !

    Respuesta
    • Emperador
      el 28 junio 2017 a las 9:09
      Permalink

      Gracias, Mari Carmen. Desgraciadamente quedan muy pocos españoles cabales en España. Si no, no estaría así.

      Respuesta

Deja un comentario