Cantinela histórica sobre las regiones agrestes de la España del barro. Por Vicky Bautista Vidal

Cantinela histórica sobre las regiones agrestes de la España del barro en la que ningún andaluz debería caminar solo. lustración de Tano
Cantinela histórica sobre las regiones agrestes de la España del barro en la que ningún andaluz debería caminar solo. lustración de Tano

“España se disgrega y nadie tiene la culpa: Solo los malotes la tienen, que andan metiendo cizaña a diestro y siniestro para que la península santísima caiga en el caos”

Hay días en que una abre los ojos por la mañana, echa un vistazo rápido a las últimas noticias y se siente muy indignada por la desunión que alguno inyecta desde hace tiempo en la masa votante. Después, continúo con mi café mañanero sintiéndome como todos, sola, abandonada, manipulada, y muchas cosas más, a causa de la influencia oscura de algún gobierno que… Es importante encontrar pronto un culpable del desasosiego para liberar la propia conciencia de todo. España se disgrega y nadie tiene la culpa: “Solo los malotes la tienen, que andan metiendo cizaña a diestro y siniestro para que la península santísima caiga en el caos y en la dispersión”.

¡De pronto la jugarreta!: La memoria, casi siempre escasa ha decidido hoy plantarse y me envía vía neuronas, dendritas y todas esas ramificaciones raritas que tenemos en el cerebro, un video mental (hay que modernizar el lenguaje cerebral con arreglo a los tiempos).
Es una historia antigua, donde muy a mi pesar, me veo a mi misma en el trashumante camino que anduve durante una parte de mi vida. He vivido en el Sur, en el Norte, en el Este, en las islas. En unos lugares más tiempo y en otros menos.

 “Mi infancia y adolescencia las viví en un lugar donde se miraba con agrado a cualquier español de otra región, además de a sudamericanos y extranjeros de cualquier nación…”

Y los colores cenicientos acuden a mi cara cuando recuerdo: ¡No puede ser! El trato que recibí en cada sitio cuando decía que era de Madrid. Nací en Madrid sí, la ciudad de todo el mundo. Mi infancia y adolescencia las viví en un lugar donde se miraba con agrado a cualquier español de otra región, además de a sudamericanos y extranjeros de cualquier nación…

Las palabras “sudaca” y “guiri” no existían, y en general, se hablaba de “países hermanos”, de una España unida y etc. Se hablaba de eso y en mis círculos se sentía así. Para mi mal he sido bastante ingenua. Así que yo me lo tragaba todo; sentía como casi todos los madrileños, y vivía en consecuencia. ¡Pero no era verdad!

Cuando mis circunstancias, me llevaron a visitar y residir en diferentes lugares de España, fue cuando encontré la sorpresa en el gran huevo de chocolate. Vi en mis viajes gente. Aprendí que, “la gente”, funcionamos igual en todas partes respecto a las emociones y vida cotidiana.

Sin embargo, sí que había una novedad que ha ocasionado estupor en muchos madrileños por España: Solo te faltaba decir que eras de Madrid para ver gestos torcidos. Pasar de llamarte por tu nombre, por ejemplo, para ser “la madrileña” en sentido peyorativo y nunca cariñoso. Los mejores, te trataban con condescendencia compasiva.

“En aquellos tiempos, años setenta, el centralismo era repudiado por todos. Los tópicos regionales bullían en todas partes”

Como no fueron tiempos de odios encarnizados, también encontrabas amigos, aunque percibieras en el fondo de más de uno cierta diminuta parcela de recelo regional.
En aquellos tiempos, años setenta, el centralismo era repudiado por todos. Los tópicos regionales bullían en todas partes: madrileños: Chulos. Catalanes: Tacaños. Andaluces: Juerguistas. Norteños: Brutos y fuertes. Aragoneses: Cabezones y tozudos… Si bien la cantinela solo se percibía en los chistes y chascarrillos, resultó sorprendente para mí encontrarme frente a frente con el tópico de manera vívida y real.

Se cuenta el pecado, pero no el pecador”. Lugares ha habido en los que una matrícula de Madrid te costaba el que algún batracio te rajara las ruedas del coche, por ejemplo. El complejo ancestral afloraba, sobre todo en la clase media baja. Que la otra, lo disimulaba más, debido quizá, a una buena educación; y quizá, también, a un poco más de cultura y conocimiento.

Me he referido a clases por decirlo de alguna manera, porque, en apariencia, eso de las clases sociales se ha diluido mucho, como debía de ser. Entonces… ¿Qué es eso de la unidad de España? ¿Por qué motivo se da esa dificultad para que partidos de izquierdas prometedores de desastres históricos desaparezcan, y por qué, esa guerra continua con todo lo que se llama de derechas? ¿Por qué, sorpresivamente y a pesar de las apariencias triunfa en las elecciones, quitando los posibles pucherazos, un partido que creó, movilizó y fue el responsable de la rebelión de las víctimas; procurando una guerra civil llena de muerte y dolor?

“El odio de siglos circula todavía, “underground”, por las raíces de muchos españoles y es la arcilla con la que juegan esos fantasmones que pretenden lo que no consiguieron sus ancestros”

Pues, porque el fondo de esta charca no está limpio y el subconsciente de muchos no está curado de ningún espanto. El odio de siglos circula todavía, “underground”, por las raíces de muchos españoles y es la arcilla con la que juegan esos fantasmones que pretenden lo que no consiguieron sus ancestros.

El río suena porque agua lleva: El español es montaraz, independiente, rebelde, visceral y un poco soberbio. Alguno olvida que ocupe la región que ocupe, es una mezcla y que jamás habrá, aunque quiera o se lo imagine, una pura raza regional. De ahí la pluralidad interesada de los profetas del Nuevo Orden Mundial, como Zapatero y su delfín y protegido, el metido con calzador: Sánchez, apodado “el aviones”.

El español, durante siglos mantenido a raya por la religión, se encuentra ahora mismo ante la libertad de elegir; cayeron las barreras y ahora puede elegir lo peor, aunque vaya en contra de él, sin inquisiciones, infiernos ni condenaciones.

Los mandatarios son, salvo honrosas excepciones, lo que el pueblo es. Y el pueblo está más cerca de la picaresca del Lazarillo de Tormes, de Rinconete y Cortadillo, que de otra gente de “calidad”. El odio del vasallo sigue enraizado en la herencia genética, parece; todo lo que huela a “Nobleza” y “Clero” levanta ampollas aún muchos siglos después de haberse disuelto la Edad Media en la noche del tiempo.

“El segregacionismo y el poco interés real de gran parte del pueblo por la unidad es el guiso del cual emerge la espuma infecta”

La espuma, es la escoria, las impurezas que afloran al cocer algo. Esa espuma produce ahora las burbujas de los separatismos. El segregacionismo y el poco interés real de gran parte del pueblo por la unidad es el guiso del cual emerge la espuma infecta.

En España, se dieron tiempos oscuros en los que, la cultura y la unidad, no eran la prioridad del pueblo: Siendo este, pese a ello, el barro de donde emergieron grandes héroes, conquistadores, militares, eminentes científicos y personalidades de la Cultura Universal que pusieron a España muchas veces a la cabeza del mundo. El resto, ¡pobres!, seguimos esperando y siendo barro todavía, y se nota mucho. ¡Paciencia!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario