Ada Colau hunde Barcelona al ritmo ‘twerking’ del perreo. Por Ana Castells

Ada Colau forzando la tuerca
Ada Colau hunde Barcelona al ritmo ‘twerking’ del perreo.

«Por sí alguien lo ha olvidado en la peligrosa Barcelona, la confianza es casi como la virginidad, solo se pierde una vez…»

Barcelona está llegando a cotas de indeseada peligrosidad que la acercan más a capital de un país subdesarrollado que a la meta de la modernidad y la estética que pretendió ser. 

Según algunas informaciones, en esa que fue la capital del europeismo en España,  ocurren mas de cuarenta delitos violentos diariamente… !Esa es la ciudad que ha fomentado Colau, esa señora que acepta unos votos “que la incomodan”  con tal de continuar degradando esa ciudad que, insensatamente, algunos miles de ciudadanos han puesto en sus manos. 
Mientras algunos ciudadanos, hartos de la inseguridad que campa a sus anchas en algunos barrios de la ciudad, han iniciado la peligrosa practica de las patrullas ciudadanas, Colau dedica parte del presupuesto municipal, del dinero de todos, a subvencionar algo situado a medio camino entre un baile, un ejercicio gimnástico y un insulto al buen gusto. ¡Según Colau, la práctica de este ejercicio es el camino para mejorar la situación de un barrio conflictivo! Como solía decir un amigo mío: No tengo palabras…
¿De dónde salió Colau? ¿Qué experiencia previa de gestión tenía? ¿Qué ideas políticas tenía? ¿Qué programa proponía? En realidad la pregunta es ¿quién estaba detrás de esa señora,  que se alzó como líder y portavoz de quienes se oponían a algunos desahucios, algunos dolorosísimos, pero  legales jurídicamente? 
 ¿Quién la manejaba, con qué objetivo? 
Si el propósito era contribuir a la degradación de la imagen y la realidad de Barcelona y contribuir al enfrentamiento social causado por el intento separatista hay que decir que es un objetivo conseguido. El turismo es el primer perjudicado, el resto le seguirá. La economía es como un cesto de cerezas, tirad de una y le siguen las demás y, por sí alguien lo ha olvidado,  la confianza es casi como la virginidad, solo se pierde una vez…
Anna Castells

Anna Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Deja un comentario