Orgullo viejuno, orgullo pechugón, orgullo esto y lo otro… El mundo está lleno de orgullos. Por Vicky Bautista Vidal

Orgullo viejuno, orgullo pechugón, orgullo esto y lo otro… El mundo está lleno de orgullos. Ilustración de Tano
Orgullo viejuno, orgullo pechugón, orgullo esto y lo otro… El mundo está lleno de orgullos. Ilustración de Tano

“Orgullo viejuno, orgullo pechugón y el del pescador de votos. Orgullo pies planos. Orgullo tonto de pueblo. Orgullo bajito. Orgullo votante, orgullo contribuyente y hasta sectario”

Orgullo viejuno, orgullo pechugón y el del pescador de votos. Orgullo pies planos. Orgullo tonto de pueblo. Orgullo bajito. Orgullo votante, orgullo contribuyente y hasta sectario. Orgullo rubio. Orgullo esto, Orgullo lo otro… El mundo está lleno de orgullos.

 
la Naturaleza de ciudadanos que, con sexo definido, no hermafroditas, cuentan con una inclinación innata a trastear con gente de su mismo sexo. Estas personas, son en todo como las demás. Aunque muchos, debido al rechazo ignorante de las sociedades, se han visto marginados y han tenido que tomar caminos dolorosos.


También han encontrado sitio en el mundo artístico, pero sus capacidades cerebrales son exactamente igual a cualquier otro “orgulloso de algo” que se manifieste como hetero.


Desde escritores hasta políticos, profesionales sin tacha, científicos, grandes mentes, se han manifestado con esa naturaleza, que no cambia nada en la inteligencia y la capacidad de alguien, sino que se ocupa de variaciones de aquello situado entre las piernas de todo ser viviente. Debido a la ignorancia y al oscurantismo de todos, estas personas, han padecido a causa de la intolerancia.


Es tanta la importancia que le ha dado la humanidad al punto situado entre las piernas que resulta cómico ver como hay filosofías, religiones, colectivos, centrados nada mas que en los órganos sexuales.


Es una suerte que el cerebro no tenga sexo, aunque… ¿De dónde vienen entonces esas disfunciones por las que un hombre se siente mujer hasta el punto de cambiarse por cirugía? ¿o viceversa?…

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario