Sheldon Cooper, las buenas series y el arte de decir cosas importantes a destiempo. Por Rodolfo Arévalo

Sheldon Cooper y el arte de decir cosas importantes a destiempo
Sheldon Cooper y el arte de decir cosas importantes a destiempo

«En la comedia de situación The big bang Theory,  Sheldon Cooper su protagonista no hace más que decir cosas interesantes pero a destiempo»

Los ingleses por las tardes toman el té, lo hacen a su hora, five oclock, y lo acompañan con bocadillitos de pan de molde con pepinillo, sal y mantequilla. Yo no suelo tomar té aunque quede muy bien pedirlo, “por favor póngame un té verde”. Vamos muy in, muy snob, muy de estupidito a la crema. Pero últimamente me he acostumbrado a tomar café con leche con el acompañamiento del bocadillito de pepino con mantequilla y sal. ¿Me estaré volviendo un poco afectado y gilipollas? No sé. ¿Y que tiene esto de particular, se preguntarán ustedes? Cada uno come lo que le apetece y se vuelve tonto babas cuando le apetece. Sí, a lo peor soy más raro que un perro verde. En el país de los monstruos tontos, y hay tantos, yo lo soy un rato y hago cosas muy raras, como por ejemplo partirme de risa con la comedia de situación The big bang Theory, en la que Sheldon Cooper su protagonista no hace más que decir cosas interesantes pero a destiempo. Esto me salva de la cotidiana realidad plana sin gracia de pensamiento lineal y uniforme.

No es Sheldon un personaje que se distinga precisamente por su sociabilidad, pero me gusta el personaje, me hace reír a mandíbula batiente. Es intelectualmente motivador y las situaciones son tan tontas que son de verdad inteligentes. Realmente no sé porqué aquí en España tenemos que tragarnos comedias de situación como la de Vecinos y cosas similares que son un pastiche vulgar y de temas tan manoseados que ya hasta dan pena si no asco.

The big bang Theory esta en la línea de “Las chicas de oro” que también era una comedia de situación, elegante, fina y original, sobre todo cuando una de ellas hablaba de San Olaff, su ciudad en la que lo menos raro era ella misma. Dejó de serlo cuando hicieron la versión Española, se cargaron un guión perfecto y de humor inteligente. Netflix ha buscado series que están en otro nivel intelectual, y como se puede apreciar, parece que arrasan.

«No solamente tienen tirón las cómicas, también series como The good wife, Crossing lines, y muchas otras, entre el público. He visto cosas muy buenas pero la mayoría extranjeras»

No solamente tienen tirón las cómicas, también series como The good wife, Crossing lines, y muchas otras, entre el público. He visto cosas muy buenas pero la mayoría extranjeras. Por eso no acabo de entender, como ya he dicho, cómo las productoras de TV, de cine o de cualquier otra cosa, nos seleccionan muchas veces las series más casposas y tontas de producción nacional.

Cierto es que el cine Español ha ido mejorando mucho, pero yo las películas españolas las doblaría, porque en España los dobladores son actores vocales extraordinarios, no así los interpretes reales con su dicción que suele resultar falsa. Pero todo esto es increíble, una de dos o no hay gente con imaginación e ingenio en España o no hay espectadores a la altura, por lo que eligen las televisiones para programar en abierto.

No creo que en España no haya guionistas tan buenos como los extranjeros, por lo menos en cuestión de argumentos, aunque los diálogos flojeen un poco. España siempre ha sido un país de creadores y no dejará de serlo ahora por arte de birlibirloque. No me explico porque no se buscan productos de altura y factura tales como las mejores extranjeras. Siendo estas producciones tan rentables por qué no se buscan entre los autores de España. ¿Puede que estas producciones no sean rentables, porque no las ve en general el público Español?

Tengamos en cuenta que los canales como Netflix, lo ven pocas personas, maxime un veinte por ciento de televidentes si es que llega. Si lo ven pocas personas hay dos opciones, o los canales de pago son muy caros y no todo el mundo puede tenerlos o a la gente del montón no le gustan ese tipo de series porque no las entiende o porque no les cuadra en la mentalidad española, como lo hacen las películas de Torrente. Este estilo más chabacano, entra mejor al público mayoritario en España, lo que apena grandemente porque esto demuestra un nivel intelectual y de comprensión muy escaso. Si de ahí pasamos a programas como “Hombres, Mujeres y Viceversa” entonces acabamos comprendiendo que sí, que es así y que como no nos rescate la intención de estudiar de los jóvenes, que por el momento parece desaparecida, esto no lo arregla ni un mago.

Es una pena ya digo, por qué España es así, puede que lo merezca la mitad de la población que vota lo que vota en cabezas como la de Pedro Sánchez, pero desde luego la otra mitad no lo merece. No creo que esto se llegue a arreglar nunca, salvo que el que no se encuentre a gusto haga el petate y se marche o se aísle socialmente que es lo que hace mucha gente al igual que Sheldon Cooper. Pero no, no tendremos esa suerte porque cada día Europa es más un erial en manos de indecentes gobernantes que han perdido la referencia de su cultura y su obligación para con sus electores y si hablamos de España, ni te cuento.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario