De la invasión musulmana que muchos no quieren ver y a los ricos les gusta para las fotos de promoción. Por Rodolfo Arévalo

En la foto vemos a Richard Gere a bordo del OIpen Arms rodeado de niños y mujeres desnutridos
En la foto vemos a Richard Gere a bordo del OIpen Arms rodeado de niños y mujeres desnutridos

“Los países con religión musulmana no hacen control de natalidad, exactamente igual que las poblaciones del África negra, por otra razones que vamos a ver”

El otro día hablaba de la inmigración africana, tanto la subsahariana como de la del norte y medio oriente. Dejé pendiente un tema que además es el que no entiende la gente en general sobre el asunto. Los países con religión musulmana no hacen control de natalidad, exactamente igual que las poblaciones del África negra, por otra razones que vamos a ver.

Esto obedece en el caso del África subsahariana a que en esos lugares la selección natural en cierta forma todavía actúa y selecciona a las personas más aptas o resistentes a las enfermedades. Cada vez en menor medida puesto que la ayuda occidental en forma de tratamientos médicos y medicinas se va haciendo cada día más presente. Esta gran natalidad surge de la necesidad de esas personas de contar con descendientes para ser atendidos en su vejez. Su comportamiento sexual está en gran parte dirigido a que esto sea así. Cuanto más grandes sean las familias más protegidos estarán los mayores en el futuro. Todavía impera la cohesión social de un estado primigenio casi tribal. No por supuesto en relaciones de estado pero sí interpersonales.

“En esos países la vida humana vale bastante poco, las propias y las ajenas, la vida es considerada en parte solo un seguro de supervivencia y continuidad”

Por ello, en esos países la vida humana vale bastante poco, las propias y las ajenas, la vida es considerada en parte solo un seguro de supervivencia y continuidad. El luto por un niño muerto de enfermedad, dura lo que dura el sepelio y la posterior borrachera, tras lo cual la pena, la más dura sin duda alguna. de la madre queda diluida rápidamente en el devenir de la vida y las necesidades inmediatas. (De este hecho he sido testigo viviendo en África).

Esa pérdida se soluciona teniendo otro hijo al año siguiente. No estoy diciendo que las personas que habitan África no sientan y padezcan igual que los que viven en otros lugares del mundo, pero si que el valor de las vidas humanas está en proporción a la utilidad considerada con vistas de futuro. Si la persona no es lo suficientemente dura y con posibilidad de superar las enfermedades y etapas vitales, no se considera que las muertes sobrevenidas sean malas. Según dicen por allí “murió porque no estaba preparado para vivir” esto lo demuestran con un ejemplo “ si dos niños son gemelos y uno muere es que solo el otro era lo suficientemente fuerte para vivir” así de claro y así de duro, con eso quedan tranquilos.

Es así en África rige todavía la selección del más apto, del que aguanta la disentería, la falta de proteínas y otras tantas calamidades. Pero esto no es, ni más, ni menos que lo que ocurría aquí hace cientos de años. Los Europeos y todos los habitantes del mundo hemos pasado por esas etapas. No quiere decir esto que la situación no sea motivo de pena y de intención de remedio, pero si fuera así sería necesario un control bastante estricto de la natalidad, puesto que en unos países en los que dejase de funcionar la selección natural habría que imponer el recorte en nacimientos a valores de cultura en la que ya no ejerce la selección natural. Esto se hace bien por medio de anticonceptivos o por educación. Es muy difícil cambiar la mentalidad utilitaria de la vida en esos países.

El actor Richard Gere visita a los rescatados del Open Arms para llevar víveres desde su yate
El actor Richard Gere visita a los rescatados del Open Arms para llevar víveres desde su yate

“Las bases psicológicas de los individuos que llegan a Europa huyendo de las malas condiciones en sus países desde luego no van a cambiar sus hábitos y formas de ver la sexualidad y su descendencia”

Es difícil porque forma parte de su forma de existencia que viene arrastrada desde atrás cientos de años. Ahora volvamos al problema de la inmigración, las bases psicológicas de los individuos que llegan a Europa huyendo de las malas condiciones en sus países desde luego no van a cambiar sus hábitos y formas de ver la sexualidad y su descendencia, por lo que lógicamente sus familias serán enormes. Por eso decía Gadafi, ganaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres. El que haya inmigrantes en Europa, no es problema siempre y cuando esta inmigración sea por buscar trabajo o huir de conflictos y se ciña a un determinado tiempo, digamos unos diez años de media, como lo ha hecho siempre la inmigración.

Lo que queda fuera de toda lógica es conceder la nacionalidad tanto a los inmigrantes, como a los hijos nacidos en Europa de esas parejas extranjeras, porque muy al contrario de la inmigración hispanoamericana, su bagaje cultural, religioso y costumbrista no tiene absolutamente nada que ver con el nuestro. Esto no es una manera cruel de ver el mundo, es una manera realista de hacerlo, para que en occidente podamos conservar nuestra forma de vida, la democracia y nuestra cultura.

La mayor parte de los inmigrantes Africanos suelen ser Musulmanes, que tienen las creencias irrenunciables del convencido tanto de su religión, como de sus costumbres y forma de gobierno, lógicamente. Pero eso trasciende el ámbito privado porque su propia religión les exige colonizar y convertir a los que no sienten piensan y viven según las leyes del Corán. Tienen que imponer sus normas allá donde vayan. Nadie puede decir que sean buenos, ni malos, como personas simplemente son. Son diferentes en todo a nosotros y no se adaptan de ninguna manera a lo que no sean sus raíces, salvo rarísimas excepciones de las cuales solo conozco una y es que este individuo es un poeta y autor que lleva viviendo en España más de cuarenta años, está casado con una Española y celebra todo tipo de fiestas religiosas, tanto las suyas como las de su mujer, podemos decir que ha dejado de ser musulmán hace mucho tiempo. En perseguir sus costumbres y religión por encima de todo resulta envidiable la cabezonería de estos individuos, ya la quisiéramos nosotros, que vivimos la decadencia occidental.

Pero nadie y digo nadie debe renunciar a su forma de vida, gobierno y religión o carencia en ella, aquí en Europa por amoldarse a inmigrantes que tarde o temprano, debido a su alta capacidad de reproducción, irán acaparando los organismos de mando, como ayuntamientos, Comunidades Autónomas e incluso gran parte del Estado. Impondrán su religión y forma de gobierno por las buenas o por las malas. No porque sean muy malos, que no lo son, solo son personas con otra cultura ajena a la nuestra totalmente. Si no porque nosotros nuestra cultura no tiene porque asumir su desaparición forzada a manos de extranjeros que nada tienen que ver con la civilización occidental.

“Esto parecen no entenderlo los dirigentes de ONG,s como Open Armas y otros individuos, o si que lo entienden y lo usan a modo de arma de control”

Esto parecen no entenderlo los dirigentes de ONG,s como Open Armas y otros individuos, o si que lo entienden y lo usan a modo de arma de control de unos pueblos que cada día son más esclavos del control social por parte de algunos individuos que usan todas esas tácticas de desestabilización de las bases de nuestra cultura en su único beneficio obrando siempre a favor de sus intereses y contra las grandes masas que conforman lo que llamamos occidente.

En la actualidad hay tres grandes enemigos de la libertad, el primero las redes tecnológicas de control social, después, el falso y casi impuesto sentimiento de culpabilidad y su consiguiente respuesta la solidaridad no meditada y planificada y por último las dos peores formas de gobierno que el mundo conoce y ha conocido, el comunismo o populismo y el Islam. El que no lo entienda debería ir a hacerse un test de inteligencia y entendimiento.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

4 comentarios sobre “De la invasión musulmana que muchos no quieren ver y a los ricos les gusta para las fotos de promoción. Por Rodolfo Arévalo

  • el 9 agosto 2019 a las 20:14
    Permalink

    Muy de acuerdo con tan reflexivo artículo. Acabaremos pagando muy cara nuestra ignorancia y desidia. Echo de menos una cuestión: ¿A quién interesa tanto nuestra decadencia?

    Respuesta
  • roargon
    el 10 agosto 2019 a las 10:27
    Permalink

    Estimada Loreto, gracias por su comentario. Acerca de su pregunta le diré que la decadencia de las civilizaciones se produce cuando se llega a un nivel de desgobierno y de renuncia a los valores que las han sustentado. Vivimos una Europa que ha renunciado a respetar la prudencia, la libertad, y al propio individuo como base de esa sociedad y de unos hacia otros y además que ha perdido el respeto hacia los mayores que son los que transmiten la experiencia, no científica sino de vida. Es una especie de purga para la renovación, esa que siempre han traído los bárbaros (extranjeros).

    Respuesta
    • el 11 agosto 2019 a las 8:33
      Permalink

      No vivimos en una Europa que haya renunciado a nuestros valores esenciales, son los gobernantes que obedecen consignas del NOM que se inicia con el plan Kaligari la destrucción de Europa obedece a un plan económico, laboral y social.Francia en concreto se desvanece, la invasión musulmana es un hecho pero que los gobiernos cómplices no harán nada para evitarlo si no al contario lo alimentarán.

      Respuesta
  • Rodolfo Arevalo
    el 11 agosto 2019 a las 21:38
    Permalink

    Es bochornoso y más que la gente no se entere y se deje manipular.

    Respuesta

Deja un comentario