El Programa Común Progresista es una obscena mentira para millones de españoles ¡No nos dejamos embaucar fácilmente!

El Programa Común Progresista. Por Linda Galmor
El Programa Común Progresista. Por Linda Galmor

 

“El Programa Común Progresista para millones de españoles se trata nada más que una obscena y egoísta mentira ¡No nos dejamos embaucar fácilmente!”

‘Quien mucho abarca, poco aprieta

decía mi madre- y la avaricia rompe el saco’:

PabLenin soñaba con la vicepresidencia,

además de un lindo montón d cargos.

¿Por qué no aceptó, pues, lo que se le ofreciera,

que más vale pájaro en mano que ciento volando’?

SOBERBIA PURA: Se sintió ‘humillado’.

***

Si de ideología fuese el asunto,

‘el enlace’ ya se habría producido;

que tan radical es el rey Sancho

como Hugo Chávez RENACIDO.

Pero si al rey no puede destronar,

de lo que si quiere asegurarse, Huguito,

es que don Narciso tenga que gobernar

con él bien aferrado a sus güevitos.

***

Me tengo por una persona con suerte:
desconfío de políticos, periodistas y jueces,
aunque prometan, juren y perjuren mil veces.
¿Por qué me considero, pues, alguien con suerte?

Por la misma razón que así se consideran

muchos de los que ahora mismo me leen:

¡No nos dejamos embaucar fácilmente!

 

 

Ante el programa No nos dejamos embaucar fácilmente
Ante el programa común progresista no nos dejamos embaucar fácilmente. Por Linda Galmor

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
guirong fu

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada. Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz, pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada. Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar; y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar. No hay en mí afán de ocultamiento, pero va con mi talante el anonimato. De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato, no habrían de reconocerme ustedes un pimiento. Den todos por bien seguro, sin embargo, que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD y EL HONOR de quienes me honran con su amistad, no habré de ocultar de mí ni un solo dato. ¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve: El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología. Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve, los años me han llevado a querer tomarle la medida: Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates. Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía. Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates' y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Deja un comentario