Segunda sentencia contra Echeminga por explotación laboral. Por Linda Galmor y Guirong Fu

Segunda sentencia contra Echeminga por explotación laboral. Por Linda Galmor
Segunda sentencia contra Echeminga por explotación laboral. Por Linda Galmor

 

“Segunda sentencia contra Echeminga por explotación laboral. No dió de alta en la Seguridad Social a su asistente personal y pagaba en negro. ¡Vaya pajarete!”

 

 

Señor Echeminga -o tal vez deba decir Sr. marqués-:
habida cuenta de su tan triste y menguada talla,
lo mismo en lo anatómico que en la moral que ustyed se gasta,
sin hablar de un intelecto que apenas si llega al uno sobre diez,
¿a qué viene ese erguimiento de mentón, esa jodida altivez?

***

Si Echeminga no conociera los secretos más inicuos
del partido que lidera con mano de hierro Pablo Manuel,
ya le habrían dado con la puerta en los hocicos
y ni el portero volvería a acordarse jamás de él:
Todo cuanto toca, acaba por descogorciarse;
incluidas las domingas que logra beneficiarse.
 
guirong fu

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada. Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz, pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada. Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar; y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar. No hay en mí afán de ocultamiento, pero va con mi talante el anonimato. De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato, no habrían de reconocerme ustedes un pimiento. Den todos por bien seguro, sin embargo, que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD y EL HONOR de quienes me honran con su amistad, no habré de ocultar de mí ni un solo dato. ¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve: El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología. Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve, los años me han llevado a querer tomarle la medida: Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates. Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía. Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates' y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Deja un comentario