Qué pena de sociedad, y nos la queríamos perder. Por Rodolfo Arévalo

Carmen Maura en Libertad Digital: Los hombres ahora me dan hasta pena.
Carmen Maura en Libertad Digital: Los hombres ahora me dan hasta pena.

“Hasta un santo se dio con los morros en el suelo de la realidad. Desde hace tiempo, veo y me produce pena, a mucha gente un poco acojonada por lo que se puede decir”

Hasta un santo se dio con los morros en el suelo de la realidad. Desde hace tiempo, veo y me produce pena, a mucha gente un poco acojonada por lo que se puede decir y lo que no, como asegura con valentía Carmen Maura en Libertad Digital: “… Los tíos se están acojonando de una manera increíble. Ahora, un obrero no nos dice un piropo desde un andamio ni de coña”. Esto ocurre por una nueva especie de pensadores humanos, más bien nazis o comunistas, o gente guay del Paraguay… vaya usted a saber, es básicamente lo mismo, sale del nacionalsocialismo, que quieren que el mundo sea y funcione según su criterio.

Desde luego esto no los hace más listos que los demás, sino quizás listillos de cataplines. Por supuesto muchos no aguantan medio combate intelectual y alguno ni a leches. Yo por mi parte he procurado en esta vida ser buena persona con todo el que se ha cruzado conmigo y sigo haciéndolo así, pero cuando ha hecho falta he dicho: “hasta aquí hemos llegado”. Para eso no hace falta romper los morros del contrincante basta con no hacerle ni puto caso, eso funciona de maravilla y un refrán Español lo atestigua “El mayor desprecio es no hacer aprecio”.

 “Si hay algo que no trago, ni he tragado, ni tragaré en esta, ahora sí, puta vida de seres detestables que nos rodean, es la hipocresía”

Por otra parte hay cosas que se arreglan dejándolas morir de aburrimiento. Si hay algo que no trago, ni he tragado, ni tragaré en esta, ahora sí, puta vida de seres detestables que nos rodean, es la hipocresía. Si hay que ser hipócritas, el primero yo, si hay que ser cabrón, el primero yo, si el más guapo y el más listo como Sheldon Cooper yo y los demás elatos cascadores de nueces, y demás cosas, que se las pelen aparte. Ya me pelo yo las mías con fruición.

Esto es aplicable tanto a ellas como ellos. Y sobre todo a muchas ellas que, después de sacudir el árbol antaño a ver si sonaba, vienen ahora pidiendo peras al que ya es un olmo, sin saber que las robaperas fueron ellas por sacudir aquel árbol, que como podían imaginar quería agua de la fuente. Nadie me va a poner frente a la realidad inventada de la política remilgada y la política corrección, no me da la gana, no paso por ahí. Que quede claro, que cuando me exprese diré lo que quiera y como quiera, estoy en mi derecho, porque defiendo la Democracia con mayúsculas no esta que tenemos de niñatos grandes consentidos, maleducados y a veces hasta violentos.

“Hay gente a quién se le debe un gran respeto y desde luego no son los famosillos de los medios, los periodistas de medio pelo vendidos a la voz de su amo”

Defiendo mi libertad, no la de otros que no pidan ser defendidos, los abusones me los meriendo ahora de dos en dos y vaya si me ha costado pero: SI HACE FALTA LEVANTAR LA VOZ SE LEVANTA Y PUNTO. Mi voz la mía, está por encima de cualquier otra gilipollez que inventen los caletres de medio pelo que hacen que piensan y solo hacen cagar. Hay gente a quién se le debe un gran respeto y desde luego no son los famosillos de los medios, los periodistas de medio pelo vendidos a la voz de su amo, los personajes que ocupan cargos sociales altos sin ni siquiera sepan respetarse a si mismos, no. Los que merecen respeto son los hombres y mujeres que pasan desapercibidos con inventos importantes en medicina, matemáticas, biología, farmacia, filosofía, ciencia, etc…

Los ganadores de concursos internacionales de asuntos que ayudan a la humanidad, los artistas, cantantes, pintores, escultores, escritores, los que han traído a la humanidad hasta las puertas del siglo XXI desde las sombras del doce mil antes de Cristo, y no las voces manejadas de gilipuertas o “gilipuertitas” que no llegan a la categoría porque son marionetas de la bobería más babosa, con un concepto igualitario absurdo e irreal, hasta desde el punto de vista biológico, y mediocre de las sociedades.

Lo siento, puedo ser todo lo comprensivo, cariñoso, social y hasta amoroso que se quiera, pero no cuando se intenta pasar por encima de mi o de otros seres humanos parecidos valiéndose de la prepotencia y abusando de la nula cultura de algunos. Más, si esa nefasta cultura no ha sido adquirida porque la escuela, institutos y universidades o no han estado a la altura o han estado descaradamente manipuladas, para este último ejemplo tómese como referencia Somosaguas. Los borrachos pueden alzar banderas rojas cuando no han padecido la opresión de las dictaduras, si hubieran soportado la sangre de su propia carne en reclusión y tortura no cantarían tan alegres.

“Debiéramos preguntar a quienes sí han padecido dictaduras en otros lugares y me da igual cual”

Debiéramos preguntar a quienes sí han padecido dictaduras en otros lugares y me da igual cual. La mayor parte odiará a los verdugos de esas historias igualitarias de héroes contra fascistas, que inventan los locos de la tontería, desde luego bajo los adoquines de cualquier parte no hay arena de playa ni rayos de luna, ni de sol, lo único que persiste cabezonamente son los cráneos irrompibles de los estúpidos que se creen por encima de los demás con sus creencias y dogmas de fe.

Los que quieren lucir las plumas de la historia a contraluz de un bonito sol poniente de postal cursi, incluyamos aquí a otras culturas, que no por diferentes pueden tener bula, también tendrán que matizar sus posiciones y rechazar sus imposiciones si quieren formar parte de otras culturas. Eso sin interferir ni imponer porque todo esto no son más que diferentes tipos de fascismos. Fascismo político, fascismo ideológico, fascismo religioso, fascismo sexual, fascismo psicópata, fascismo feminista y fascismo ejercido contra la propia libertad del individuo. NO. NO PASO POR ELLO Y POR ESO NO ME CALLO, REBUZNE QUIEN REBUZNE. Porque habrá que cambiar el refrán de “ladran luego cabalgamos”, por el de “rebuznan sin sentido luego cabalgamos”.

Qué pena de sociedad, y nos la queríamos perder. Desde hace poco de tiempo, veo gente que reacciona como debe de reaccionar, mandando a cagar la política corrección, entre esta gente esta Carmen Maura, ole sus bemoles. Paciencia hasta San Pablo dicen una vez se cayó del caballo y se dio con los morros en el suelo de la realidad.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “Qué pena de sociedad, y nos la queríamos perder. Por Rodolfo Arévalo

  • el 7 octubre 2019 a las 12:57
    Permalink

    Un puntito de desacuerdo: ésta que estamos viviendo en España es la peor dictadura que pude imaginar durante los 35 años soportados a la de Franco.
    No me atrevo a decir que la echo de menos, más que nada por si me da la risa floja.

    Y una pregunta: cómo se defiende uno de la familia sin hacer daño?

    Salud

    Respuesta

Deja un comentario