Sin rodeos, metáforas ni paliativos: cada cosa por su nombre… Cadena perpetua. Por José Crespo

Sin rodeos, metáforas ni paliativos, cada cosa por su nombre... Cadena perpetua. Ilustración de Eneko
Sin rodeos, metáforas ni paliativos, cada cosa por su nombre… Cadena perpetua. Ilustración de Eneko

“Incluso cuando reincidentes puestos en la calle por alguien que debería estar detenido y expulsado de la judicatura, se levantan muchas voces hipócritas que luego se oponen a la cadena perpetua”

Recuerdo tiempos pretéritos cuando el muermo de Rajoy era ministro del Interior y tras un brutal atentado una señora le increpaba pidiendo cadena perpetua y él sin descomponerse  el rictus le contestó que no. Un asesino, un criminal terrorista, un violador, son seres irrecuperables para la sociedad. Esos individuos deben estar fuera del alcance de la sociedad que debe ser salvaguardada por los gobernantes y protegida por la Justicia.

Cuando una mujer, una joven es agredida o asesinada por un monstruo o una manada de desalmados, en algún caso incluso reincidentes puestos en la calle por alguien que debería estar detenido y expulsado de la judicatura, se levantan muchas voces hipócritas que luego se oponen a la cadena perpetua. Y así, se acusa y criminaliza a los que pedimos sin más Cadena perpetua,  sin más adjetivos y paliativos.

Mientras, la izquierda y los feministas se retratan, leía cuando el tal Alberto Garzón clamaba: “La cadena perpetua va contra los Derechos Humanos” sin despeinarse ni caérsele la cara de vergüenza. El vómito iba reforzado por argumentos como: “Tumbaremos la propuesta del bloque reaccionario, populista y oportunista de PP y C’S sobre la cadena perpetua. Defendemos los derechos humanos del ataque de esta tropa nostálgica del medievo“… esas fueron en su día las palabras exactas del secretario general de Izquierda Unida en las redes después de que con los votos de “demócratas” como los de Podemos, IU, PSOE y las fuerzas indepedentistas, incluidos los terroristas de Bildu, se consiguiera tumbar la entelequia de la “prisión permanente revisable”.

Y Garzón no es el único, Ione Belarra, la que ejercía como portavoz de Podemos, afirmó que la prisión permanente revisable “es franquista”… ¿se puede ser más miserable?…

Ni revisable ni nada… ¡exijo la cadena perpetua! y desde luego votaré a quien lo defienda entre otras cosas.

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: