Tras la visita de Sanchez al Palacio de la Generalidad, Torrademont se siente habilitado y muy crecidito…

Tras la visita de Sanchez al Palacio de la Generalidad, Torrademont se siente habilitado y muy crecidito... Por Linda Galmor
Tras la visita de Sanchez al Palacio de la Generalidad, Torrademont se siente habilitado y muy crecidito… Por Linda Galmor

 

«En portada internacional: tras la visita de Sanchez al Palacio de la Generalidad, Torrademont se siente habilitado y muy crecidito…»

 

-Verás, Quim, como en pocas semanas

tú y yo nos ponemos de acuerdo;

con nosotros en el Gobierno,

podréis hacer lo que os dé la gana.

A espuertas, os llegará el dinero:

¡tendréis para asar mil vacas!

Y si bien no aún a todos los efectos,

en la práctica, gozaréis de todos los derechos:

Cataluña será, de facto, una república catalana!

-No sé, no sé; demasiadas alharacas:

¿y con los españolistas, qué haremos?

-¡Y qué más da: poco a poco veremos

como se vienen a vivir a España!

-¡Ja: qué grandísimo hijoputa eres, Pedro!

-Lo sé, Quim, lo sé. ¡Todo sea por LA CAUSA:

seguir presidiendo yo el Gobierno!

-¡De puta madre, tú! ¡Toma: te regalo una estelada!

-¡Con sumo gusto te la acepto!

-¿Otro chupito de ratafía, MAESTRO?

-¡Que sean dos; por un día, no pasa nada!

guirong fu

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada. Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz, pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada. Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar; y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar. No hay en mí afán de ocultamiento, pero va con mi talante el anonimato. De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato, no habrían de reconocerme ustedes un pimiento. Den todos por bien seguro, sin embargo, que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD y EL HONOR de quienes me honran con su amistad, no habré de ocultar de mí ni un solo dato. ¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve: El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología. Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve, los años me han llevado a querer tomarle la medida: Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates. Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía. Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates' y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Deja un comentario