De la escalada, la desescalada y otras ridiculeces esperpénticas de la nueva normalidad. Por José Crespo

La Nueva Normalidad. Ilustración de Linda Galmor
La Nueva Normalidad. Ilustración de Linda Galmor

«Es curioso cómo se inventan palabras de un día para otro y cómo trastean los adalides de la nueva normalidad con el idioma sin consideración hacia las normas y al correcto empleo del español»

 

 

Es curioso cómo se inventan palabras de un día para otro y cómo trastean los nuevos adalides de la nueva normalidad con el idioma sin consideración hacia las normas y al correcto empleo de la lengua sin mantener siempre presente el principio práctico de utilidad, es decir que no se complique y se convierta en una lenta y torpe herramienta como vemos en su puesta al servicio de las políticas de género que ignorando principios gramaticales y el propio significado de muchas palabras las transforma y recrea.

Ya sabemos, y me refiero a la voz ‘ente’, los ríos de tinta y comentarios que ha generado y que han quedado momentáneamente apartados pues a Dios gracias no hemos escuchado a los (las) absurdos (absurdas) nada relativo a fallecidos y fallecidas, muertos y muertas, contagiados y contagiadas, aunque sí al líder comunista dirigirse a niños y niñas para decirles lo que pueden o no pueden hacer…

Sí hemos tenido que atender a los nuevos «palabros» para reflejar la ‘acentuación’ o ‘agravamiento’ de los casos de contagio y fallecimientos bautizado como ‘escalada’, y en sentido contrario a las medidas a adoptar como consecuencia del descenso de casos o ‘moderación’ nombrado como ‘desescalada’ fruto de su traducción del inglés quedando así consagrada la referencia al plan por el que se irán rebajando las restrictivas medidas de confinamiento. Medidas mejor llamadas de cuarentena pues confinamiento tiene mucho más que ver con destierro aunque también se aplica a la reclusión dentro de unos límites.

La Real Academia Española es clara cuando señala como recomendable «evitar los calcos del uso del inglés» como es el caso del traslado de ‘to escalate’ a la lengua española, y que ahora escuchamos y leemos cada día en ‘desescalar’, palabra no recogida en el Diccionario de la RAE, no recomendada por la misma y cuyo empleo ya se ha generalizado durante la pandemia de coronavirus. No vamos a entrar en las ridiculeces esperpéntica como se ha oído de ‘fallecidos por’ o ‘fallecidos con’, creo que es un insulto al sentido común y a las víctimas.

Para terminar, aunque muchas veces el pueblo llano asienta palabras por su uso reiterado, sería bueno ponerse en manos de mis admirados filólogos, esas personas que saben preguntar a las palabras, desentrañarlas y escudriñar en nuestro pasado grecolatino y en sus influencias judeoislámicas. Creo que es eso mejor que lo haga cualquier mangarrán sin formación, al que le han hecho-copiado su tesis doctoral y hasta sus memorias, ese 《Manual de Resistencia》 que firmó pero no escribió, como su mentada tesis doctoral «Innovaciones en la Diplomacia Económica Española» cuyo título además coincide con un trabajo que publicó conjuntamente con un miembro del tribunal que juzgó su tesis doctoral.

Ahora y dado que de todo ello no se han deducido consecuencias, su autor en un subidón de narcisismo nos dice que quiere ser recordado como la persona que salvó la economía de España… ¿?… Es mejor, como digo, ponerse en manos de los filólogos, y que no se dediquen a pontificar sobre el uso de la lengua y junto con su equipo no le peguen patadas al diccionario cual balón en el recreo escolar y a su riqueza tan poco valorada que se viene acumulando durante siglos.

Por todo esto y por su fatal gestión, es también mucho mejor que más pronto que tarde los electores manden a estos incapaces intelectuales al silencio y queden condenados al olvido en el zaquizamí de los trastos sin uso.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario