Escribir hoy día en España es una profesión de riesgo social evidente. Por Rodolfo Arévalo

Escribir hoy día en España es una profesión de riesgo social evidente. Ilustración de Tano
Escribir hoy día en España es una profesión de riesgo social evidente. Ilustración de Tano

«Rodolfo tienes mala suerte al escribir en España, la gente aquí en general no lee, España es un pueblo de incultos y sin interés por ser otra manera»

Ayer hablando entre amigos, no recuerdo quién, dijo: «Rodolfo tienes mala suerte al escribir en España, la gente aquí en general no lee, España es un pueblo de incultos y sin interés por ser otra manera». Eso sí las cañas, los bares, la música de chunda chunda, la clásica no, y demás zarandajas «populares» como los guiñoles irreverentes contra la iglesia y los estamentos del estado opresor, «no democrático», como el actual de los Picapiedra, eso es España. La real, la única que existe, la otra está aplastada por la imbecilidad.

El desconocimiento, infantilismo, indecencia, matonismo, y estupidez varia, sí, eso le encanta al setenta por ciento del cacareado por la izquierda «pueblo» Español. Le encanta a la izquierda, porque un pueblo sin cultura y conocimiento, de ahí las reformas de las leyes de educación en cuanto gobiernan, es ideal para poder manejarlo y llevarlo al huerto de turno, donde darle por… Puntos suspensivos, sin que se entere. ¡Ay! Que gusto, más disgustable.

«Eso es la paletada que coloniza nuestra patria y de la que, por cierto no nos liberan los siglos de grandes pensadores y científicos que hemos tenido»

Pero por desgracia eso no es el pueblo, eso es la paletada que coloniza nuestra patria y de la que, por cierto no nos liberan los siglos de grandes pensadores y científicos que hemos tenido. Aquí el mejor y más valorado invento fueron las tapas, gratuitas que se ofrecían como verdaderas «tapas», tapaderas de vasos y jarras, en los puestos de cambio de caballos en los caminos para evitar que el polvo cayera dentro del vino de los viajeros que paraban a descansar mientras renovaban las caballerías. Ese sí es el invento español, el más afamado y comprado por todo el mundo. Esto seguido de las fiestas del feminismo comunista y de las demostraciones LGTBI también comunistoides.

Vamos España es básicamente en la actualidad un país infantiloide y tripero, pancista y hedonista, que intenta aún vivir de los réditos del descubrimiento de América y del oro y la plata traídos de allí, por una parte de arriesgados soldados y antecesores acordes a su tiempo y estatus, y por otra de psicópatas, ladrones, busca vidas, mentirosos y condescendiente con todo lo importado que se le asemeje, incluidos extranjeros delincuentes, jetas y violadores, que los hay a miles ya.

«También algunos españoles poderosos se dejan guiar por las consignas de los mafiosos internacionales de la nueva economía mundial»

También algunos españoles poderosos se dejan guiar por las consignas de los mafiosos internacionales de la nueva economía mundial promovida por los anti esclavistas que quieren esclavizarnos a todos los de cualquier color, Obama incluido e incluso algún marciano verde que se les pusiera a tiro. Para ello utilizan con razón o sin ella, en esta última ocasión, sí con razón, el odio de algunos policías racistas y violentos en Norteamérica, en la que aunque parezca mentira, la policía es casi igual de irrespetuosa con negros, blancos, asiáticos, hispanoamericanos y con quién sea, porque los han educado en una violencia de chuleta, de matón de barrio. Vaya como los gestores de nuestra actual democracia, que por suerte no han logrado infiltrarse en grandes cantidades en otros poderes de la democracia y en los cuerpos de seguridad del estado.

No quiere decir esto, que no lo hayan intentado, que sí, que lo han hecho. Pero no, aquí en España no podemos hacer nada aunque «sí se pueda», como dicen los cantamañanas que hoy día están en el gobierno, aunque el Presi… presi qué, dijera que jamás estarían en un pacto de gobierno suyo los de ultra izquierda. «La dona e mobile cual pluma al vento, muta d’accento e di pensiero».

«Aquí en España hay mucha volatilidad y mucho volátil de todo tipo, y también, como no, hay infinidad de pájaros»

Pero quizás se pueda comprender, porque aquí en España, lo ultra es solo de derechas, las izquierdas, ”Jesusito de mi vida, jamás son ultras”. Aquí en España hay mucha volatilidad y mucho volátil de todo tipo, y también, como no, hay infinidad de pájaros de la acera de enfrente, que no es que me importe que nadie lo sea, que sean y hagan lo que les salga de ahí mismo, pero sí cuando, y es lo normal, gastan una mala leche de, porque no decirlo, «cojones», e incluso en su vertiente femenina.

Pero esto iba acerca de lo de escribir en España, que es una condena a galeras, como decía Don Quijote, “con todas las cadenas puestas”, que se ve que lo de las cadenas y esclavos ya venía de lejos. Por mucho adalid de la contra del racismo que salgan hasta de debajo de las baldosas del cementerio. Hay cosas que no pueden cambiar los bobos cuando ya pasaron a la historia, otra cosa es que puedan hacerlo ahora con sus argumentos de bobos.

«Suprímase por supuesto la película “Lo que el viento se llevó” por racista. Repásese el cancionero Español, hay que quitar la intemerata»

Suprímase por supuesto la película “Lo que el viento se llevó” por racista. Repásese el cancionero Español, hay que quitar la intemerata, como por ejemplo lo de: “en Cádiz hay una niña, que catalina se llama ay sí, que Catalina se llama. Su padre era un perro moro, su padre era un pero moro, su madre una renegada ay sí, su madre una renegada, etc… «.

Por eso ayer hablando entre amigos, no recuerdo quién dijo «Rodolfo tienes mala suerte. La gente en España en general no lee, España es un pueblo de incultos y sin interés por ser otra manera». Lo comprendí cuando al llegar a casa me encuentro una nota en el correo electrónico en la que me dicen que vendería mucho más en Kindle ebook e incluso, publicaciones impresas que tenga allí depositadas, si estas estuvieran en francés o en inglés. ¡Busca tú un traductor que te saque la “pasta”!, están los tiempos como para eso con el regalo que nos van a dejar Pedrinsky y Pablinsky.

Si ya para publicar tienes que poner la mitad del “parné “ que cuesta imprimir el libro, imagínate lo de pedir traducción. Pues apaga y vámonos, como decían antes, “que escriban ellos”…Seguiremos siendo el culo de Europa y el hazmerreír del mundo. Gracias a los lectores, pero insisto deberíamos convertirnos en canguros e irnos a vivir a Australia, allí por lo menos daríamos saltos mortales de canguro, pero sin riesgo. Porque escribir hoy día es una profesión suicida económicamente y de riesgo social evidente.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario