El Tío Gilito compra gobiernos y voluntades. Paga y dispone acabar con España. Por Vicky Bautista Vidal

El Tío Gilito paga y dispone. Compra gobiernos y voluntades
El Tío Gilito paga y dispone. Compra gobiernos y voluntades

«Hay dos clases de personas en el mundo: Las que dicen grandes frases trascendentes que quedan para la posteridad y los que las repiten para gloria de aquellos»

Hay dos clases de personas en el mundo: Las que dicen grandes frases trascendentes que quedan para la posteridad y los que las repiten para gloria de aquellos. Creemos, que los primeros, tan solo fueron gente creativa, pero de mala memoria, que, al no poder ilustrar sus escritos con dichos de otros grandes, no tuvieron más remedio que crearlas ellos mismos.
Y pensamos, que los segundos, son también gente creativa; pero, además, son afortunados poseedores de la cualidad indispensable para recordar dichos de excelsos artistas y repetirlos en cualquier contexto: La memoria. Porque no queremos creer que se paseen por alguna página de Internet cuyo contenido está dispuesto para mostrar al curioso grandes frases de personajes famosos… ¡No!… ¡Por Dios!…

Y si así fuera nada de malo hay en ello. Muy al contrario. Ya se sabe que salpicar aquí y allá un texto con dimes y diretes de genios pasados da mucho color cultural al escribiente y corona con oro de sapiencia la testa cultivada del escritor.

Yo hoy voy a ponerme en modo humilde, debido a que, aunque no me acuerdo de nada pese haber leído hasta los catálogos de Carrefour, repetiré una frase de Martin Luther King, tan escuchada que, incluso una memoria de pez puede recordarla:

– “Anoche tuve un sueño”–

«Soñé que el Tío Gilito era el cerebro oculto tras los acontecimientos nefastos de este tiempo en el mundo»

Y debido a que voy a añadir que soñé que el Tío Gilito era el cerebro oculto tras los acontecimientos nefastos de este tiempo en el mundo, espero que los grandes personajes de la Historia respiren tranquilos por que no voy a comprometerlos poniendo alguna de sus ilustres máximas.

–Si, yo, anoche tuve un sueño también–.

Gilito paga y dispone. Compra gobiernos y voluntades. Se esconde bajo su americana roja y su chistera, pero no puede ocultar la cola de pato que verá siempre aquel que no ha sido comprado todavía por él.

Como a mí no me ha comprado aún, cuento mi “sueño” para entretenimiento del personal. Considerando que el tío Gilito, aunque es millonario es un pato, resultará por ello en todas sus acciones un “patoso” de mucho cuidado.

Gilito tiene entre ceja y ceja y sobre el pico la deshonra de España, ese paisito pequeño en kilómetros, pero muy grande en hechos y en Historia.

A Gilito El Águila de San Juan en la bandera de España: (En el lenguaje oculto de la Biblia San Juan representa La Luz), La Cruz de los Caídos… todos aquellos símbolos y personajes históricos que apoyan y engrandecen le ponen muy nervioso.

«El Tío Gilito sueña un mundo donde no solo los negros sean esclavos sino los blancos también»

Gilito duerme sobre sus montones de dinero y sueña también con sus monedas. Sueña un mundo donde no solo los negros sean esclavos sino los blancos también. Todos bajo su pata amarilla acudiendo al templo de Gilito, recubierto de oro en el centro de un inmenso territorio lleno de chabolas.

Gilito se compra en las rebajas un montón de estúpidos aspirantes y los hace presidentes de gobiernos. Cuanto más obtusos mejor pues no deben ver más allá de la cartera de Gilito.
Gilito, últimamente, ha hecho carambola jugando su juego destructor. Conoce que una muchedumbre sin Dios, sin esperanza, sin líderes y sin héroes es mucho más dúctil y fácil de dominar.

Así que se ha ido hasta América para matar dos pájaros de un tiro, destruir los símbolos y la Historia de España en esas tierras con lo que la piedra lanzada al estanque hará muchas olas en el mundo en contra del país y sus habitantes. Y para levantar a los negros y a los descerebrados en contra del gobierno de EE. UU., debido a que, este peculiar señor del flequillo amarillo que los preside parece querer ir por libre y Gilito no puede tolerarlo.

«Un montón de dinero más y emergen de la nada ejércitos de casposos ignorantes que se llevarán por delante la fama de un país lejano»

Un montón de dinero más y emergen de la nada ejércitos de casposos ignorantes que se llevarán por delante la fama de un país lejano: España, para terminar de arruinarla derruyendo las estatuas de sus héroes. Ensuciando su memoria en las multitudes descendientes de aquellos descubridores que fueron la raíz de lo que son ahora. Arrebatándole simpatizantes y posibles socios.

Innumerables noticieros y periodistas le siguen el juego. En todo el mundo, se da la sensación de que el puñado de mercenarios que aparecen frente a las cámaras son un país entero.

El tablero de ajedrez del pato con ínfulas muestra un avanzado juego cercano al Jaque mate.
Las multitudes duermen. Y como este es un sueño, yo avanzo sigilosa engancho a Gilito por el cuello, lo meto en el horno con una naranja en el pico e intento comérmelo. Está duro y correoso, pero me lo zampo sin contemplaciones.

Cae la cartera al suelo y veo varios carnés con identidades distintas. ¡Qué cosas! Soros era una de ellas. Quien tenga oídos que oiga.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario