Del sueño español al trampantojo cañí. Por Francisco Gómez Valencia

Del sueño español al trampantojo cañí
Del sueño español al trampantojo cañí

«Unos dicen que el vaso está medio lleno y otros que medio vacío, un clásico que expresa a la perfección la capacidad de verdad que hay entre el sueño español  y el trampantojo cañí»

Todos ustedes conocen eso que tan habitualmente se piensa cuando las cosas se tuercen y dependiendo de por dónde sople el viento, unos dicen que el vaso está medio lleno y otros que medio vacío, un clásico que expresa a la perfección la capacidad de verdad que hay entre el sueño español  y el trampantojo cañí.

La cosa está que arde y eso que todavía este año los incendios forestales parece que nos están respetando aunque ya llegarán como todos los años, aunque de momento como digo la cosa parece que no está mal.

Si aplicamos el dicho popular a la situación política, pues no dista mucho ya que aunque parezca mentira hay mucha parte de la población que se sitúa en una posición cómoda, porque por fortuna para ellos, tienen las espaldas bien cubiertas, o porque tienen una situación laboral estable trabajando en alguna administración, o porque es un bicho raro y lleva años y años en el mismo sitio dando el callo y cree que no les puede pasar nada porque viven en ese estadio intermedio, entre la falsa seguridad, y la obscena percepción del mundo desde su posición de ensueño, conseguido con esfuerzo y penurias durante gran parte de su vida laboral.

Si les parece, les recito sucintamente las últimas noticias de las que estarán al corriente aunque, necesarias para opinar sobre cómo está el percal y así poder escribir con cierta amargura la cruel realidad en este humilde artículo, el cual espero sea de su interés…

La España rescatada sigue su cauce de contagio (“APLAUSOS”) al ritmo que se espera desde fuera de nuestras fronteras (recuerden que estamos fuera del contrato más importante en Europa para comprar la vacuna) excusa perfecta, para que nuestros amigos europeos indiquen que no se viaje a nuestro país, y así sus súbditos agradecidos por la buena gestión de su Gobierno de turno se gasten las extras en sus propios países, como es normal.

La España contagiada con su Gobierno irresponsable más tieso que una vela, ahora va y resulta que definía los saltos de fases, políticamente y no científicamente como sospechábamos durante el estado de alarma (encubierto en toda regla a la postre de las noticias) con el consejo de un grupo seleccionado de expertos que no existían (“APLAUSOS”)

La España hipnotizada, ya está a la cabeza del paro en la UE. Sí, en serio se lo digo, los primeros (“APLAUSOS”)

La España hipotecada y embargada de pos vida, ya ha generado lo nunca visto hasta ahora que es una caída del 18% del PIB, lo cual creo que es hasta relativamente bueno que la inmensa mayoría no sepa ni lo que significa para que de momento, no ardan las calles y se produzcan los disturbios que algunos anhelan (“APLAUSOS”)

Mientras tanto, recuerden además los temas candentes tapados en lo que va de año, como que los culpables de los ERES de Andalucía siguen en la calle, que el tema de las maletas o “caso Delcy e Ábalos” sigue sin resolver con el Coronel de la Guardia Civil responsable del control de la seguridad de Barajas, soezmente agradecido con un destino fetén, o el “caso Dina” o la caja “B” de Podemos, etc… Todo ello y mucho más, sin embargo pareciere ser “pecata minuta” o material baladí, para ser desarrollado por los medios de comunicación de forma incansable, para simplemente informar con la objetividad que se les debería presumir.

Decir al respecto que por fin esta semana, Pablo Casado se atrevió a denunciar amargamente este asunto, en una reunión vip a la que tuvo acceso como líder de la fragmentada oposición de centro derecha, cuestión que por cierto ya viene denunciando Santiago Abascal desde siempre. Ya es hora Casado, ya es hora…

Que tal, ¿Bien verdad? Somos unos fieras, somos el mejor país del mundo para vivir, somos el país donde cualquier persona del mundo desearía estar para operarse de la cadera gratis, o de ser inmigrante ilegal, para que al menos le instalen en un resort, como paso en la pandemia o como se ha vuelto a ver esta misma semana, para pasar su correspondiente cuarentena antes de fugarse por las tierras españolas, a la busca de la correspondiente mafia que con la debida paciencia, le estará esperando para ponerle en marcha rápidamente. Tenemos la mejor Seguridad Social con el mayor número de sanitarios contagiados del mundo, las mejores infraestructuras ferroviarias también del mundo, y bla, bla, bla… Y así hasta que me entran arcadas y tengo que parar un rato para ver si se me pone mejor cuerpo.

Mas o menos esto es lo que en la última sesión en el Congreso de los Diputados vino a decir el Presidente del Gobierno después de haberle barnizado el sable su chusma durante unos minutos seguramente muy breves para él, con un cerrado aplauso otorgado por tercera vez en unos días, por cierto, saltándose un acuerdo entre los partidos en el Congreso limitando como máximo al cincuenta por ciento el aforo para salvar la distancia mínima de seguridad; pero visto lo visto, se la trae al pairo, porque están al servicio del mal para provocar el mayor hundimiento de nuestra nación a todos los niveles a los que seamos capaces de imaginarnos, debido a nuestra limitada capacidad mental, como citó el Sr. Pablo Echenique al calificarnos a más de doce millones de votantes como “terraplanistas con cucurucho hecho de papel metálico en la cabeza incluido”

¿Qué más tiene que suceder para que después de pasarse por el forro cerca de diecisiete mil fallecidos sin reconocer en el macabro acto celebrado a mediados del mes de Julio, los españoles reaccionemos?

¿Y que tiene que suceder para que las distintas oposiciones se pongan de acuerdo de una santa vez al menos para dar batalla?

Miren, Ciudadanos da asco, aunque reconozco que solo por ver a Rufián maldiciendo a diestro y siniestro porque los suaves liberales naranjas, son la nueva meretriz “low cost” y porque su gran gurú, el político preso y golpista Junqueras, tiene que volver a estar a la sombra, parecen estar justificados aunque en mi opinión, nada más lejos de la realidad ya que deberán pagar con la nada su felonía y traición a España, con tal de sobrevivir como chiringuito progre.

El PP levantando el tono hizo una buena faena para dejar al “tendido 7” algo contento hasta septiembre, aunque como de costumbre pinchando en hueso, que es lo que de momento le toca por orden de sus amos supranacionales.

¿Y Vox? Pues a ver… aquí tengo un dilema y me explico. Si directamente digo que son unos aspirantes a políticos de segunda división, pueden: o dejar de leer el artículo, o darme la razón, o incluso decirme que vaya análisis más simple. Ciertamente, por eso diré que bien en el tono, algo simplón en los argumentos (como le pasa a casi todos los demás excepto a Sánchez y Casado) ya que una vez más y van no sé cuántas, se pierde en auto promocionarse continuamente, cuestión que ya no viene a cuento salvo que sigan sin creerse donde están y con qué representación cuentan, y por ultimo… ¡Ay que me da!

Va el “chavalote” de Amurrio y se marca solemnemente una moción de censura a un mes vista con cincuenta y dos votos a favor, salvo que el mismo Abascal falte por olvido o por estar de vacaciones, sin ser el mismo el que la encabezaría el supuesto nuevo gobierno que nos salvará del caos, el hambre, la miseria “y tal y tal” como diría otro que yo sé y que era más o menos igual de populista; vamos que igual se postula Torra y todo, porque los de Puigdemont, me parece que son los únicos que igual lo apoyan.

Perdónenme aquellos lectores de Vox y lo digo de corazón porque yo mismo estuve en sus filas zascandileando escasamente seis meses hasta que vi la tostada y no me arrepiento ni un momento de mi decisión, pues eso me hizo ser más libre ideológicamente lo cual es francamente necesario para hacer análisis político.

¡Es que no se hace así Santi! Deja de hacer caso a los cuatro falangistas trasnochados que te están asesorando y haz caso a los que dentro y fuera de tu clan, te están diciendo que te adaptes al sistema al que siempre has pertenecido cobrando de lo público desde la pubertad y no incurras en los mismos errores en los que cayeron Pablo Iglesias pretendiendo dar el “sorpasso” al PSOE o Rivera pensando lo propio, autoproclamándose nuevo Rey del centro derecha “Pop”, cuando Casado estaba noqueado (algo más que lo habitual) con sus peores resultados en la Historia del PP.

Así no señores, así no porque da la impresión de que realmente estáis bien cómodos en la oposición y si solo os ponéis de acuerdo para aplaudir a los diputados de UPN, porque son de todos y no son de nadie, pues quizás ellos debieran ser el pegamento que os una, o de lo contrario España, a los ojos de Dios y de la UE, nunca dejará de ser el gran trampantojo que es fuera de nuestras fronteras y parece que por fin, también dentro ante los ojos de cada vez más españoles empobrecidos.

La realidad del trampantojo cañí
La realidad del trampantojo cañí

«Sería tan sencillo escribir líneas y líneas sin fin hablando mal y opinando peor del Gobierno social comunista, que por eso mismo creo firmemente que para eso ya están las crónicas diarias»

Sería tan sencillo escribir líneas y líneas sin fin hablando mal y opinando peor del Gobierno social comunista, que por eso mismo creo firmemente que para eso ya están las crónicas diarias de los medios de centro derecha, qué día tras día nos amargan las mañanas al leer las noticias en las que nos recuerdan, que la Monarquía está en peligro, cosa que a día de hoy es inviable, que los contagiados aumentan por doquier haciendo pasadas por las diferentes regiones buscando focos como si de auténticos enterradores (como los de las películas del Oeste) se trataran, que si Urkullu pide más y le dan otros mil setecientos millones para que asista a la reunión con el Rey (cosa que hace sin inmutarse), que si Torra obliga al Rey de España a no pisar tierras barcelonesas y además me enfado y no asisto a una reunión de Presidentes Autonómicos, o que si los de Podemos aplauden cuando se cuelan las pateras y los okupas en suelo español y en casas ajenas diariamente y llamándoles temporeros que hay que tenerlos cuadrados para calificar así a un ilegal…

Estoy harto, en serio se lo digo, estoy cansado, hastiado de la política, los políticos y los medios que los sostienen y comprendo cada vez más a aquellos que abogan por la abstención pero creo que esa postura es de cobardes, y me niego a plegarme a esa posibilidad. Siempre he dicho, que esté donde esté, apoye a quien apoye o milite donde milite, una cosa es el ciudadano que vota a quien le sale del alma y otra cosa, es el que hace análisis político a veces dando chance a unos y a otros pese a que a veces se me enfaden.

Esta semana me decían varios seguidores, por cierto: (“Spoiler”) @Sr_Gomez_ en Twitter, un placer y encantado para los que tengan a bien sumarse a la causa…) que no me entendían y que incluso les confundía, y los entiendo perfectamente porque si de mi dependiera llevaría las pulseras de todas las formaciones políticas que estén en frente del Socialismo, el Comunismo y el Nacionalismo, pero como de momento todos estos no tienen intención de hacer una coalición de Gobierno y como son incapaces de plantearse una verdadera moción de censura consensuada por todos, incluyendo incluso a algún partido regionalista que apoyó a Sánchez e Iglesias, y que seguramente a cambio de réditos cambiaría de aires, pues me permito el lujo de repartir estopa a todos y cada uno de ellos, ya que considero como decía antes, que para criticar a los que gobiernan o escribir artículos dando vaselina al partido que te gusta, ya están los periodistas que se enriquecen haciéndolo y demás palmeros.

En fin, me lo estoy pensando y estoy a un tris de fumarme un puro, como la mayoría de este país de trileros, pícaros de playa y demás fauna, que con dos salchichas sobre un plato de postre, una foto de una playa de arenas blancas como fondo de pantalla de la Tablet y un teléfono normalito con cámara para inmortalizar el momento, es capaz de fingir estar feliz de vacaciones, olvidándose de la basura de Nueva Normalidad que nos han dejado estos desgraciados a los que no les debería llegar el cuello de la camisa al gaznate, cerrando el Congreso un mes como si aquí no pasara nada. Y sin embargo pese a que nos quieren bien encerraditos y sin divertirnos en familia o entre amigos, ellos continuarán orinándose encima de todos y cada uno de nosotros diariamente, y que salga el sol por donde salga al menos el mes de agosto.

No sé, ya veremos, en todo caso recuerden que Sánchez después de anunciar la caída del PIB más importante de la Historia moderna de España desde tiempos de la Guerra civil, se va de vacaciones unas semanitas y si mientras tanto usted se contagia y se muere, pues que le den por donde amargan los pepinos…

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario