El Silencio de los corderos. Por José Crespo

 

El Silencio de los corderos
El Silencio de los corderos

«Esto solo me lleva a pensar en aquella película titulada El silencio de los corderos paralizados frente al gabinete del doctor Hannibal Lecter con su mascarilla y todo»

Me envía un amigo las declaraciones del amigo de los etarras de AlsasuaDestapa en sus afirmaciones sus más íntimos deseos y sentimientos. Ya le vimos mostrar su rechazo a la bonhomía del señor Amancio Ortega, para él el rico es malo por antonomasia, porque sí, no puede albergar buenos sentimientos.
Al que vimos en el Congreso con chaqueta de Zara nos vomita desde su casoplón con piscina-lago:«Un rico no necesita la Ley porque puede comprar un riñón o contratar a un sicario». Con esa declaración este incompetente que ha llegado, como Sánchez, a la cúspide del poder fruto de un sistema darwiniano inverso, pone de manifiesto todo aquello de lo que sería capaz de hacer ahora que es poderoso y miembro de la casta.
Este tío, cabalgador de contradicciones, que se hacía fotos con los etarras de Alsasua, los que atacan a la Guardia Civil, pero que ahora tiene a la Guardia Civil vigilando su mansión. Todo ello ocurre mientras que a día de hoy en Alsasua comparan a la Guardia Civil con el virus y ni la Audiencia Nacional, ni Marlasca ni el gobierno abren la boca ni ven delito en vez de disolver de inmediato el consistorio.
Pablo Iglesias con los etarras de Alsasua
Pablo Iglesias con los etarras de Alsasua
En todo lo que denuncia el doctor Iglesias vemos la nítida y precisa fotografía de aquello en lo que ha caído, a saber:
De decir que iba exclusivamente al parlamento «en camiseta a montar el pollo», se ha convertido en un poderoso.
Desde su posición de poder defiende a los delincuentes y condenados cuando son suyos, nada de dimitir tal como preconizaba, muy al contrario ataca a los jueces «no amigos» simplemente cuando investigan o condenan a los suyos, que por supuesto no dejan el cargo ni con agua caliente.
Recordemos que una juez dio la razón a Inda cuando presentó documentos que confirmaban su cuenta en el paraíso fiscal de las islas Granadinas con reiterados ingresos de Venezuela.
El líder podemita perdió la demanda contra Eduardo Inda y OkDiario al sentenciar la juez que la noticia sobre sus cuentas en el paraíso fiscal de Granadinas «es veraz». La magistrada no sólo desestimó íntegramente la demanda sino que, además, condenó a pagar las costas.
Su portavoz en el Congreso fue sancionó por no pagar la seguridad social a un empleado y descaradamente sigue en el cargo.
A Monedero, cofundador de Podemos, el que fue advertido por Montoro de su deuda con Hacienda por «asesorar a Venezuela» presentando una declaración complementaria para regularizar los 425.150 euros que facturó su empresa, le abrió la Complutense un
expediente disciplinario por posible falta «muy grave» por presuntamente incumplir las normas sobre incompatibilidades de la institución. Monedero sería sancionado, recurriría y un juez confirmaría la sanción de la UCM.
En este momento Podemos, apoyado sin rubor por Sánchez, es el único partido que tiene diputados condenados por diversos delitos, que abarcan una amplia panoplia delictiva desde el ataque a la fuerza pública al abuso de menores.
Lo que declara sin pudor ni vergüenza el doctor Iglesias es una auténtica vergüenza para cualquier español decente y un bochorno a la vista de que nadie lo condena empezando por el muñeco narcisista el que se presentara como adalid frente a la corrupción.
Esto solo me lleva a pensar en aquella película titulada El silencio de los corderos paralizados frente al gabinete del doctor Hannibal Lecter con su mascarilla y todo.
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario