La cabeza de Rajoy cayó tras una cacería política, judicial y mediática. Por Rafael Gómez de Marcos

Rajoy cayó por una simbiosis política, judicial y mediática
La cabeza de Rajoy cayó por una simbiosis política, judicial y mediática

«Según Graciano Palomo “una conjura” judicial de izquierdas  pone en bandeja a la izquierda política la cabeza de Mariano Rajoy en la guillotina»

“… El periodista Graciano Palomo desmenuza en su libro «La larga marcha. De Rajoy a Casado» los últimos días del presidente del PP… Itziar Reyero escribe hoy en ABC  bajo el título «Rajoy cayó por una simbiosis política, judicial y mediática» al reseñar el libro de mas seiscientas páginasque: «… la operación de derribo contra el Gobierno conservador venía larvándose hacía años, y que existió una cacería judicial desde la izquierda…». Lo asegura remontándose a la famosa montería de 2009 en Jaén entre Baltasar Garzón y el entonces ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. En aquella juerga cinegética, el exjuez y primer instructor de la Gürtel apartado de la investigación por prevaricar, le dijo al ministro socialista de Zapatero: «Con esto vais a estar muchos años en el poder».
El 11 de marzo, tal y como reconoce Cebrián en una entrevista a la revista ICON, él y Garzón mantuvieron conversaciones telefónicas en las que el magistrado le trasladó su parecer: se trataba de un atentado islamista. Garzón fue uno de los magistrados que aquel día acudió a todos los focos del atentado y participó en las actas de levantamiento de cadáveres, los jueces que asistieron a los escenarios de los atentados debían mantener un escrupuloso secreto profesional. Algo que, según lo relatado por Juan Luis Cebrían, no cumplió Baltasar Garzón”.
Otras fuentes dicen que Garzón no fue el encargado del levantamiento de los cadáveres, simplemente se pasó por Atocha y el resto de las estaciones para curiosear. Allí, intercambió algunas preguntas y comentarios con las autoridades personadas y funcionarios policiales.
En cualquier caso: Según Graciano Palomo “una conjura” judicial de izquierdas que pone en bandeja a la izquierda política la cabeza de Mariano Rajoy en la guillotina, cinco minutos después de conocerse la polémica sentencia judicial.
«Garzón ya estaba en todas las televisiones señalando el famoso párrafo de entre mil y pico folios» donde se cuestionaba la «credibilidad» de Rajoy en su testimonio en el proceso de la Gürtel. Sobre aquella mención, la izquierda construye la moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy e hizo que Pedro Sánchez se convirtiera en presidente del Gobierno”.
Más tarde algunos medios publicaban lo siguiente: El juez José Ricardo de Prada «íntimo» de la ministra Delgado y de Garzón, a quien se atribuyen las frases más contundentes y duras de la sentencia sobre el caso Gürtel que condenó al PP en calidad de partícipe a título lucrativo volverá a juzgar al PP.
Pero: El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional concluyó que la argumentación que hizo el magistrado José Ricardo de Prada sobre la presunta ‘caja B’ del PP en la sentencia sobre la primera época de la trama Gürtel no era «absolutamente necesaria» ya que su posible existencia era el objeto de un juicio todavía no celebrado, por tanto su imparcialidad para juzgar la supuesta contabilidad opaca del partido ya estaba «comprometida, los magistrados también concluyeron que De Prada «ya dio por sentado el acreditamiento de varios hechos que no eran objeto estricto de enjuiciamiento».
La sentencia del Tribunal Supremo sobre los recursos del PP ante esta sentencia, hace mucho tiempo que debiera haber salido, el veredicto del Tribunal Supremo podría cambiar muchas cosas en la política de este país, fuentes bien informadas dicen que la sentencia ya está preparada ¿por qué entonces no se atreven a publicarla?
Rafael Gómez de Marcos

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido.

Deja un comentario