La última tontería de la Fiscalía del Estado. Por Rodolfo Arévalo

La última tontería de la Fiscalía del Estado
La última tontería de la Fiscalía del Estado

«La última tontería de la Fiscalía del Estado ha sido poner en solfa, las señales de advertencia “cuidado niños cruzando” en los colegios»

La última tontería de la Fiscalía del Estado ha sido poner en solfa, las señales de advertencia “cuidado niños cruzando” en los colegios. Esto al parecer es de lo más grave que ocurre en España. No es grave que el Presidente del gobierno vete una investigación sobre un grupo comunista, con graves corrupciones, que debiera estar ilegalizado hace mucho, por asuntos mucho más que turbios. No es grave que no se vayan a depurar muertes por coronavirus que superan las cincuenta y pico mil. Y se quiera echar la culpa al empedrado de Madrid, mira por dónde. No es grave que por Barajas entraran maletas portadas por una tal Delcy la mano derecha de Maduro en dirección a ni se sabe, llenas de ni se sabe y con la connivencia del ministro Ábalos.
No es grave que día sí y día también haya violaciones de niñas, muchas de ellas menores, por parte de magrebíes inmigrantes y lo peor cuando se trata de menores y que gentes como algunas presentadoras lo justifiquen basándose en las diferencias culturales. Pregunta ¿Si entro en una mezquita desnudo y violo a una mujer que esté en el interior, qué me pasa? Lo mínimo, es que me detenga la policía, pero la realidad es que a duras penas saldría vivo. Yo respeto la religión y creencias de esos fieles musulmanes, siempre que no me las impongan. ¿Pueden los menas imponer la violación a una niña o mujer española o no, porque forma parte de su cultura?, No, radicalmente no. Tampoco forma parte de mi cultura la religión musulmana y yo la respeto. Y además dudo que la violación forme parte de su cultura. Lo que sí forma parte de su cultura es considerar a la mujer, menos importante y valiosa que un hombre.
Pero por eso, es seguro que la fiscalía no levantará la voz contra ellos, pero sí contra un cartel de chichinabo, que no molesta a nadie y que no ofende a nadie salvo a los recatados puritanos, que parecen sacados de la sociedad Victoriana. Es hasta tal punto increíble esa manera de pensar, que hace que la mayor parte de la población no sepa con cuál bacilo quedarse, es más ni siquiera sabe si es que la están vacilando, tan moña se queda ante estas gilipolleces. No lo sabe, pero desde luego lo parece.
Lo del puritanismo no debe extrañarnos porque muchos de los que lo resucitan están ubicados y viviendo las revoluciones del 1917 las revoluciones comunistas que están bastante próximas a esas boberías victorianas. Tampoco es importante que la gente empiece a hacer colas para que le den de comer, ni que muchos millones de españoles vayan a perder sus puestos de trabajo, que medianas y pequeñas empresas vayan a cerrar, no ¿qué va a ser importante?
Esa chusma que solo nos sirve a la hora de las elecciones no merece ni el papel higiénico que consumen, por eso es mucho más importante lo de los cartelitos que perjudican ¡gravemente! la consideración del sexo femenino ante sus retorcidas mentes machistas, que mira por dónde aparecen, por un lugar en el que las feministas ni soñaron estaban.
Creo sin temor a equivocarme, que la extraña interpretación que hacen los fiscales del susodicho cartel, no se le ha pasado por la mente a ninguna persona cuerda y con dos dedos de frente. Y me atrevo a asegurar que en la población en general esa sensación no existe. Y dirán que claro, porque se tiene asumido el rol del chico mayor que cuida a su hermanita ¡oiga!, y también, digo yo, el de la hermana mayor que cuida de su hermanito pequeño, pero es que esas cosas no hay ni que decirlas. ¿Quién ha educado a los fiscales?, al parecer nadie humano, que supiera interpretar en su justa medida los signos generales de instrucciones para la circulación y para la vida.
El cartel sería igual de discriminatorio si la que lleva a su hermanito fuera una chica. Seguro, pero eso no lo van a reconocer ni el día que a las ranas les salga pelo. No es que me importe nada, menos que una mierda, pero lo que sí me importa es que la bromita, venga de dónde venga nos va a costar una pasta, que se llevará algún amiguete que fabrique señales de tráfico, igual que cuando cambiaron dos veces las de máxima velocidad.
Creo que en este momento no estamos para regalar dinero a amigos, ni familiares de nadie, por muy hermanitas pequeñas que sean de este gobierno Social Comunista. Que dejen ya de tomarnos o tomarnas por la mano, para cogernos por los h…. a ver si nos vamos a dar por menospreciados o menospreciadas y la tenemos.
La verdad es que ha habido negocios con problemas muy graves, bajo este gobierno actual, que gestionó de pena el coronavirus y no se deberían dejar pasar. La función política debe estar sujeta a unas normas básicas de respeto a los gobernados y si este se pierde por parte de los que gobiernan, el pueblo debiera tener todo el derecho de mundo a pedir responsabilidades, no solo políticas, si no incluso penales cuando las decisiones tomadas les han afectado tan gravemente como para tener que pedir comida.
Y a ver si estos Social comunistas se dan cuenta por fin de una puñetera vez que la libertad es lo que hace grande a los países y la ausencia de ella, los hunde en la puñetera miseria. Claro que les dará igual, porque la mayor parte de ellos están montados en el “machito” esto último dedicado a las ultra feministas que mira por donde también lo están. Ah¡ y por cierto saben lo de la última tontería de la Fiscalía del Estado que ha sido poner en solfa, las señales de advertencia “cuidado niños cruzando” en los colegios. Jate mate corderaaaaaa.
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario