El capitán Romero: Una vida ejemplar de sacrificio y aventura. Por José Crespo

capitán Romero
capitán Romero

«El 13 de octubre de 1577 muere Julián Romero de Ibarrola o simplemente capitán Romero, uno de los soldados de Infantería más famoso de los históricos tercios»

En este día se cumple el aniversario de la muerte de Julián Romero en Alessandria. Su nombre está en lo más alto de la historia de los tercios. Ascendió de tambor a maestre de campo por su esfuerzo y osadía, recibió el hábito de Caballero de Santiago y fue miembro del Consejo de Guerra en Flandes.
En 1534, a la edad de 15 años se embarca como tambor en las tropas que acometieron la Jornada de Túnez. Tras ser licenciado en 1544, junto con las tropas del maestre de campo Pedro de Gamboa, sirve al rey de Inglaterra en la frontera de Escocia en la batalla de Pinkie Cleugh, donde recibió la distinción de knight Banneret, como caballero que sirve bajo su propia bandera. Combatió en Calais contra Francisco I. A pesar de los ofrecimientos del rey de Inglaterra que le nombró Sir Julian, tras un duelo victorioso en tierra francesa, regresó a servir al rey de España pasando a Flandes. En 1552 defendió como maestre de campo las tierras de Lieja. En 1554 participó en la campaña de Picardía, hallándose en la defensa de Dinant. Acompañó a Felipe II de España durante su estancia en Inglaterra tras su matrimonio con María Tudor.
En 1557 se distingue en la batalla de San Quintín, donde le será amputada una pierna tras ser herido por bala de mosquete. En 1558, Felipe II le concede el hábito de la Orden de Santiago y ese mismo año participa en la Batalla de Gravelinas.
En 1559 es castellano de Damvillers y asimismo se le hace castellano de Douai. Establecida con la corona francesa la Paz de Cateau-Cambrésis, se produce la repatriación de las tropas españolas residentes en Flandes, partiendo el 10 de enero de 1561 desde Zelanda.
En abril de 1561, el capitán Romero se halla en Málaga para embarcarse con tres compañías para reforzar la guarnición de La Goleta, a donde llega a finales de mayo.
Al ser asediada Malta por los turcos en 1565, Felipe II envió los tercios de Italia en su socorro y entre ellos se hallaba Julián Romero, cuya compañía se hallaba guardando Siracusa, con rango de capitán. A causa del fallecimiento de Melchor de Robles en septiembre, el capitán Romero lo sustituyó en el cargo de maestre de campo del Tercio de Sicilia.
En otoño de 1569 regresó licenciado a España y allí estuvo residiendo una temporada hasta que en 1572 partió desde Laredo con el IV Duque de Medinaceli y 6 compañías de infantes bisoños que llegaron a Ostende en junio de 1572.
El capitán Romero participó en el asedio de Mons y perdió un brazo al ser herido por un tiro de arcabuz; dirigió una encamisada en el campamento de Guillermo de Orange. A finales de 1572 participó en el asedio de Haarlem y perdió un ojo también por herida de arcabuz. Recuperado rápidamente, continuó en el asedio hasta que plaza capituló en julio de 1573. Tras el asedio, tuvo que lidiar con el amotinamiento de las tropas españolas, sublevadas por el atraso acumulado de las pagas, viendo amenazada su propia vida. En ese mismo año se halló en el asedio de Alkmaar.
En 1574, Luis de Requesens le encargó socorrer con una armada de bajeles a las tropas cercadas en Middelburg y tuvo que llegar a la costa a nado al perder su nave. En ese mismo año participó además en la Batalla de Mook y luego acudió al asedio de Leiden. Reducido su tercio a 12 compañías por la comisión de reforma de Requesens, y viéndose cansado y mutilado, con su familia en España, y apreciando que no se reconocían adecuadamente sus méritos, dio aviso al gobernador de los Países Bajos de que renunciaría a su cargo, aunque continuó sin embargo en el mismo hasta el final del conflicto.
En 1575 participó en el asedio a Zierikzee, prolongado hasta junio de 1576 y, tras unirse a los soldados amotinados en Aalst, trabajó en el socorro a las tropas españolas cercadas en Amberes.
Tras el Edicto perpetuo de 1577, las tropas españolas abandonan los Países Bajos y fueron conducidas a Italia. Se alojaron en Liguria y se les ordenó embarcarse para España en junio de ese año. Julián Romero fue nombrado castellano de Cremona; pero don Juan de Austria solicitó después el regreso de los tercios y a Julián Romero se le encargó que dirigiera a las tropas que debían marchar desde Italia a Flandes con rango de Maestre de Campo General. En el trayecto entre Alessandria della Paglia y Solero le sorprendió la muerte mientras conducía las tropas montando a caballo. Tenía 59 años y había perdido un ojo, una pierna, un brazo, tres hermanos y un hijo en combate, viviendo como militar toda su vida.
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario