Conversaciones en el andamio: doña Marisa y el exorcismo en el Vaticano. Por Francisco Gómez Valencia

 

Conversaciones en el andamio. Exorcismo en el Vaticano
Conversaciones en el andamio. Exorcismo en el Vaticano

«Oye pues que los meta en el palacio ese tan grande que tiene ¿No? Sí, sí… en el Vaticano o en la plaza esa tan grande que sale en la trece…»

-Hola Doña Marisa ¿La ayudo con la bolsa?

-Bueno ¿Vas para casa?

-Sí, que ya es hora…

-Oye tú que eres “mu” listo… ¿Qué ha dicho el Papa de los “esos”? Que me he cruzado con don Avelino, el que vive al lado de la farmacia y no se que me ha contado, que no me he enterado muy bien, pero vamos, que estaba que echaba espumarajos por la boca como un “basiliso”…

-Mmm… ¿Qué “esos”? Y será “basilisco”

-Ya sabes…los que son un poco “asín”…

-Mmm… ¿”Asín” cómo?

-Ya sabes hijo, “de la otra acera”…

-Vale, vale, a ver… pues mire el Papa dice que le parece bien que se junten y tengan hijos, como “el Miguel Bosé” que igual lo ha visto en “el sálvame”…

-Yo no veo a esas “señoras” bueno y señores que también los hay ¿Y qué te parece? Anda que no se ha estropeado ese chico con lo majo que era y lo raro que se ha vuelto…

-Pues mire, a mí ni me va ni me viene, ni “el Bosé” ni “los de su acera”, en todo caso y respecto a los curas: cada uno bajo la sotana sabrá que hace con su badana…

-Ya, que cosas dices ¿Y lo de los pobres esos que vienen en barcas desde África? Si vienen todos con móvil, que lo he visto yo por la tele ¿Pero allí hay cobertura?

-Si claro ¿Qué pasa con ellos?

-Pues que… ¿Qué te parece?

-Pues que es un problema muy mal resuelto y además no tienen ganas…

-Oye pues que los meta en el palacio ese tan grande que tiene ¿No? Sí, sí… en el Vaticano o en la plaza esa tan grande que sale en la trece…

-Pues le ha ido a ver Pedro Sánchez…

-Madre mía de mi vida, lo que hay que oír…

-No sé, ¿Por qué? El Papa es como un presidente y el Vaticano es una ciudad estado dentro de Roma…

-Pues sabes lo que te digo, que se hagan los dos un exorcismo de esos, como los que hacía Don Julián, el párroco de mi pueblo, vamos eso dicen que yo no lo sé, pero se lo escuchaba a mi madre cuando era niña…

-Jajajaja, que fuerte Doña, pues sí que es usted radical, por cierto ya me hablara de su pueblo…

-No lo sabes tú bien chato, vale cuando quieras y te enseño fotos viejas…

-Adiós Doña Marisa, seguro que son magníficas…

-Adiós hijo ¡Oye, oye… que la bolsa es mía!

-Vale, vale que casi me la subo…

-Pues te hubiera tocado bajármela, por Raskayú…

-¿Raskayú?

-Ya te digo…

Un rayo cayendo sobre San Pedro en el Vaticano durante un temporal e -mismo día que Benedicto XVI sorprendió al mundo con su adjudicación
Un rayo cayendo sobre San Pedro en el Vaticano durante un temporal el mismo día que Benedicto XVI sorprendió al mundo con su adjudicación

Quedan dos pisos más de escaleras pero apenas me canso pues sin querer voy canturreando “por lo bajinis”…

Raskayú, ¿Cuándo mueras que harás tú?

Raskayú, ¿Cuándo mueras que harás tú?

Tú serás un cadáver nada más.

Raskayú, ¿Cuándo mueras que harás tú?

¡Vamos!

Sábado 24 de Octubre. San Antonio María Claret. Fundó la Congregación de los Misioneros del Corazón de María, conocidos popularmente como claretianos. Fue nombrado arzobispo de Cuba y después confesor de la reina Isabel II. Sufrió atentados físicos y muchas contradicciones que supo soportar con gran visión sobrenatural. Murió en 1870, en su exilio de Francia.

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario