El nuevo peón chino que aparece en la película de terror que sufrimos: Li-Meng Yan. Por Vicky Bautista Vidal

Lo peor de la globalización y el nuevo peón chino que aparece en la película
Lo peor de la globalización y el nuevo peón chino que aparece en la película: Li-Meng Yan

«Y ahora, se manifiesta otro personaje nuevo en la película: La chica experta en virología, buena o mala, no sabemos todavía. Se trata de la doctora de nacionalidad China, Li-Meng Yan»

Lo peor de la globalización, ese proceso igualitario mundial es precisamente eso, la interdependencia entre unos y otros. El ensamblaje de los mercados y la supuesta liberalización y democratización global de la Política deja al mundo ante un panorama aterrador.
En esta civilización nuestra, y me temo que en otras anteriores y las que nos sucederán, todo tiene dos extremos opuestos.
Lo que inventamos tiene dos opciones: Todo puede ser bueno o malo y carga con la vida y la muerte a la vez.
Todo cuenta con un efecto secundario que, en ocasiones, puede ser mucho más letal que el mismo mal que pretende corregir.
No es ningún secreto que contamos en la Política mundial con una serie de alianzas oscuras y peligrosas que intentan educar la opinión según su interés y hacer caer a la humanidad en un desastre global.
Algo repta bajo tierra y viene a por nosotros. Algo con tentáculos poderosos que intenta gestionar la caída del mundo para convertirlo en un inmenso campo repleto de autómatas sin Dios, sin ley, sin principios y sin héroes.
Lo que seria favorable en un mundo perfecto: la unificación de la humanidad en una sola patria bajo el mandato de un gobernante único, que evitaría guerras, promete en nuestro mundo imperfecto el desastre global, pues dependiendo en que mano o pezuña caiga el planeta, podríamos convertirnos en una inmensa Corea del Norte repleta de personas vestidas de marrón con sonrisa helada por el miedo a un necio y jactancioso jerarca totalitario y déspota.
Nos enferman en masa. No sirven las fronteras para el último protagonista del momento: el virus del siglo. Un terror más en esta pesadilla en que se está convirtiendo nuestro presente.
Si, todo parece una película De Ciencia ficción. Por lo tanto, se hace forzoso buscar al traidor. Al gobierno interesado en apropiarse del mundo, al malo que parece bueno; al espía o al científico loco o vendido. A hipotéticos lobos solitarios de la Ciencia que aun dan más miedo que la negligencia injustificable de alguien.
Y ahora, se manifiesta otro personaje nuevo en la película: La chica experta en virología, buena o mala, no sabemos todavía. Se trata de la doctora de nacionalidad China, Li-Meng Yan: un nuevo peón en el juego, que se ha presentado en Estados Unidos con facilidad pasmosa; demasiada para ser una perseguida por un poderoso, imponente y represivo régimen como es el chino.
La doctora, que se presenta como testigo y heroína rebelde por la humanidad, afirma que el virus SARS- cov- 2 no proviene de la Naturaleza y que es un arma biológica. Arremete contra la OMS, contra el gobierno chino y nos muestra el fenómeno Coronavirus como un asunto oscuro de Geopolítica.
Ofrece como panacea la traída y llevada “Hidroxicloroquina”; y si bien acusa a China de diseñar la secuencia genética del Covid-19, no puede demostrar la sospecha de todos, de que sea el Gobierno chino quien ha gestionado la difusión del virus, provocando la espantosa situación mundial que ha cambiado nuestras vidas y nuestra realidad.
Hipótesis en ristre sería bueno vigilar de cerca a esta doctora e investigar un poco, no vaya a ser que porte en su mochila, además del dentífrico y el peine, algún secreto oculto sacado por ella misma de las lúgubres profundidades de laboratorios conocidos o desconocidos…
¡Vaya! Ya me he dejado arrastrar por la película. Y encima, se me atragantan las palomitas.
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario