En nuestras mochilas una tonelada de amor: Resiste España. Por José Crespo

En nuestras mochilas una tonelada de amor
En nuestras mochilas una tonelada de amor

«Ayer tarde Resiste España nos volvimos a reunir bajo una bandera, la Bandera Nacional, la bandera de todos, sin preguntarnos filiaciones, ni creencias, e incluso nacionalidades»

Ayer tarde Resiste España nos volvimos a reunir bajo una bandera, la Bandera Nacional, la bandera de todos, sin preguntarnos filiaciones, ni creencias, e incluso nacionalidades, unidos por el Valor más importante, el Amor.
Frente a la tristeza por ver una clase política que se dedica a enfrentarse, a segregar, al frentismo, a prodigarse en sueldos y departamentos inservibles, dejando de lado a ancianos, familias, autónomos y parados.
Frente a ello nos queda el consuelo de llevar una sencilla ayuda para las familias que lo necesitan. Nos congregamos en Colón, ya anochece mucho antes, quedaron atrás los calores del estío. Se aproxima el invierno pero disfrutamos de la frescura otoñal.
Desde Colón fuimos hacia la Carrera de San Jerónimo por el Paseo de la Castellana, allí recordamos a las víctimas de la pandemia cantando «La muerte no es el final», formados tras nuestra abanderada que el pasado abril había perdido a su padre víctima del virus.
Proseguimos, recibiendo aliento cada vez que gritábamos ¡Viva España! Y todos respondíamos. También devolvíamos el aplauso a quien nos lo daba por la calle o desde los balcones.
Resiste España
Resiste España

«Respondimos con un sencillo y sentido ¡Viva España! La alegría y la satisfacción llegó cuando por fin respirábamos ya la frescura del Parque del Oeste «

A quién nos gritaba fascistas (¿?), solo respondimos con un sencillo y sentido ¡Viva España!
La alegría y la satisfacción llegó cuando por fin respirábamos ya la frescura del Parque del Oeste que nos retornaba el oxígeno que nos faltaba para finalmente llegar al Centro de Acogida San Isidro donde entregamos la tonelada y todo lo que llevábamos en nuestras mochilas, un mínimo de 5 Kg por corredor.
Desde allí, la cuesta por el Parque del Oeste hacia Pintor Rosales, ya con las mochilas vacías, se nos hizo ligera, como si llegásemos alas en los pies.
Regresamos por Gran Vía para llegar frente al pebetero de las víctimas del Covid donde dejamos nuestra oración y retornar finalmente al abrigo de Bandera Nacional en la plaza de Colón que nos acogió para despedirnos con el Himno Nacional antes de saludarnos hasta la próxima.
¡Viva España!
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario